“La nacionalización nos devolvió la dignidad” (García Linera)

El vicepresidente Álvaro García Linera resaltó ayer por la noche que la nacionalización de los hidrocarburos, el 1 de mayo de 2006, le devolvió la dignidad a los bolivianos, porque le permitió al país generar los suficientes recursos económicos para sentar las bases de un Estado soberano.

“La nacionalización nos dio dinero, pero nos devolvió la dignidad. Dinero más dignidad son la base de un país soberano”, remarcó García Linera, en una entrevista con el programa Democracia Directa transmitido por la estatal Bolivia TV.

El segundo ejecutivo del país sostuvo que si no se hubieran nacionalizado los hidrocarburos, todos los sueños, las expectativas e ilusiones que tiene un país de vivir mejor, “hubieran sido imposibles”.

Según el Mandatario, los ingresos que recibió el país por la nacionalización en la última década ascendieron a 31.573 millones de dólares, frente a los 2.516 millones de dólares que se capataron en un periodo similar de privatización.

Aseguró que no basta la voluntad política para emprender políticas de desarrollo sostenible en beneficio de la sociedad, y gracias a la nacionalización de los hidrocarburos el país consiguió los recursos económicos, que son “la base material de la idea de soberanía o progreso”.

“Hoy la ama de casa tiene gas a domicilio, hoy el niño tiene (el bono) Juancito Pinto, hoy la señora embarazada tiene el bono Juana Azurduy, hoy el joven tiene mejores recursos en la universidad, o tiene la atención médica en un hospital, gracias a esa decisión del 1 de mayo de 2006, hace 10 años”, remarcó.

A su juicio, si no se nacionalizaban los hidrocarburos en mayo de 2006, “hoy seguiríamos siendo un pueblo postrado, de genuflexos (arrodillados) ante los poderes externos”.

“El liderazgo, la recuperación de los recursos naturales y los movimientos sociales han constituido, digámoslo así, el trípode político que nos permitió dar este paso”, agregó.

Recordó que el presidente Evo Morales, en los tres primeros meses y 10 días de su gobierno conformó un equipo “secreto” de cuatro personas e instruyó armar un grupo militar para tomar los campos petroleros, el 1 de mayo de 2006.

“Entonces, cuando llegamos al Gobierno los rumores de sabotajes eran intensos, entonces se dijo que este trabajo se va hacer de forma secreta. Se trabajó de manera muy silenciosa la toma de los campos petroleros”, apuntó.

Consideró que si no se corría el “riego” de tomar los campos petroleros que estaban en manos de privados, Bolivia no iba a crecer y ni iba recuperar su dignidad.

La nacionalización nació de la voluntad del pueblo, que surge en la denominada “guerra del gas”, en octubre de 2003, dijo.

Para García Linera, el ex presidente, Carlos Mesa, (2003-2004) tuvo miedo a los riegos y por eso no nacionalizó los hidrocarburos cuando estaba en la presidencia. “Y uno no puede gobernar teniendo miedo a los riegos, teniendo miedo asumir el control de los recurso naturales y a recuperar la dignidad”, agregó.

ABI