Privados y estatales hablan de más de 130.000 despidos en ambos sectores

Pese a que el Gobierno insiste que no hay emergencia laboral y que incluso creció el empleo privado, desde hace días las principales cámaras hablan que los despidos en lo que va del año suman más de 130.000. Todas advierten cómo daña este aumento de desocupación a la economía pero desestiman el proyecto de la oposición antidespido que abarca la doble indemnización.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) fue una de las primeras en Salir a advertir que ya son más de 120.000 los puestos de trabajo perdidos en lo que va del año, aunque rechazó la posibilidad de implementar la doble indemnización.

“Más de 120.000 despidos han provocado una fundamentada preocupación de Senadores y Diputados de la Nación que obliga a buscar alternativas para detener ese flagelo en el sector público y privado y que afecta a los trabajadores y a miles de familias argentinas. Pero en esa búsqueda, hay que dimensionar que en el sector privado, y especialmente en las pequeñas y medianas empresas, esa situación ocurre por la caída en los niveles de producción provocada por la retracción en la demanda de consumo, por la casi nula demanda de inversión, por las aceleración de la inflación, y por las altísimas tasas de interés del mercado”, sostuvo en contra de los proyectos en danza en el Congreso.

En tanto, según un estudio privado entre enero y marzo el empleo público y privado arrojó una tendencia a la contracción, ya que se registraron 141.542 despidos. Así lo indicó el Centro de Economía Política (CEPA) en un informe que difunde los resultados de un monitoreo de las principales variables en la coyuntura económica actual.

Con un total de 141.542 despidos, el empleo tuvo una contracción en el primer trimestre de 2016, con mayor incidencia en el sector de la construcción, que ya acumuló cuatro meses consecutivos con caídas en la actividad. Sin embargo, ese sector no fue el único que arrojó números negativos ya que, por ejemplo, las ventas minoristas evidenciaron una caída de 5,8% en marzo, mientras el desempeño salarial, a partir de la devaluación, registró una caída de los sueldos en dólares como también una disminución de 10 puntos del poder adquisitivo del Salario Mínimo Vital y Móvil.

ATE también habla de 140.000 cesantías en el universo de los publico y privado. “Ya hubo 140 mil despidos en el Estado y los sectores privados. Esto presupone un daño al tejido social y en los próximos años se verá cómo la crisis de los años 90”, comentó Cuatro Cesar Fariña, secretario general de ATE.

Sin precisar números de despedidos pero atentos a su aumento, se expresaron entre otras la Cámara Argentina de Comercio (CAC) manifestó que “si bien existe una emergencia económica, en modo alguno se ha extendido al ámbito laboral” pero consideró “inoportuno y falto de fundamento” el proyecto para frenar los despidos.

La Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires (UIPBA) reclamó necesario que el Estado aplique “políticas activas” destinadas a paliar la situación de los despidos, pero llama a diputados y senadores a evitar avanzar con iniciativas “que podrían convertirse en un remedio peor que la enfermedad”.

Ámbito Financiero


El Gobierno insiste con que no hay una “emergencia de empleo”

El jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, brindó una conferencia de prensa este lunes desde Casa Rosada en la que afirmó que en Argentina “no existe un proceso de destrucción de empleos” y que, a partir del segundo semestre del año, “la situación laboral mejorará con la creación de puestos de trabajo”.

“Podemos ratificar que no hay un proceso de destrucción de empleo en Argentina y que tenemos que tener la tranquilidad que todas las medidas que estamos tomando es para que, lo más rápidamente posible, probablemente en el segundo semestre, vamos a estar viendo un proceso de creación de empleo en la Argentina”, afirmó Peña en conferencia.

En este sentido, dijo que “la situación de empleo en Argentina es la misma que hace cinco años”: “una situación en donde no se crea empleo ni se destruye empleo, más allá de una variación del 1 por ciento porcentual anual. Vivimos una situación a fines de año que particularmente afectó el sector de la construcción pero se está revirtiendo y lo que está afectando por la situación de Brasil a algunos sectores de la manufactura”.

Por su parte, el ministro de Trabajo Jorge Triaca, aseguró que actualmente existe “un crecimiento del empleo, principalmente en el sector del comercio y los servicios” y reiteró que la voluntad del Ejecutivo es “generar condiciones de empleo para todos los argentinos”.

Minuto Uno


Una reacción para frenar la ley antidespidos

La mejor defensa es un ataque. O eso, al menos, parecen pensar en el Gobierno nacional, en donde pasaron de la estrategia de bloquear la ley antidespidos que había unificado a la oposición a impulsar una norma propia de empleo joven. La jugada tuvo como protagonista al presidente Mauricio Macri. Lo anunció como “una promesa de campaña” que incluye “exenciones y subsidios para las empresas” que se sumen al programa. A cambio, los macristas esperan frenar el proyecto de doble indemnización ante los despidos. A la par del Presidente, distintos funcionarios volvieron a negar que haya una ola de despidos y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, afirmó que incluso hubo crecimiento del empleo en algunos sectores, como el de servicios.

Los distintos bloques de la oposición presentaron en Diputados y el Senado sendos proyectos para prohibir los despidos y reinstalar la doble indemnización que la semana pasada tuvieron dictamen en comisión (ver página 9). Los apoyan las cinco centrales sindicales. Macri salió a responder que esos proyectos no servían para crear empleo y amenazó con vetarlos.

No obstante, el macrismo comenzó a trabajar para que eso no fuera necesario. Sondearon al bloque del PJ que se separó del FpV y al Frente Renovador para ver donde encontraban la fisura que pudiera quebrar ese frente opositor. La encontraron en Massa, quien el miércoles pasado se reunió con el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó, y con el jefe de bloque PRO, Nicolás Massot. Luego de ese encuentro, el massismo comenzó a abrirse de la línea más dura de la oposición y propuso una ley de apoyo a las pymes. Massa los primereó con el anuncio en el fin de semana. “Es su negocio”, se encogía de hombros ante este diario uno de los hombres del macrismo.

Ayer, el Presidente buscó retomar la iniciativa con su anuncio sobre el empleo joven. Aunque sonara poco creíble, en Balcarce 50 juraban que el anuncio estaba planificado desde hacía 10 días, y que “el frente opositor ya estaba quebrado”. Enmarcaron, en cambio, esta medida en el paquete de medidas sociales que el Gobierno anunció una semana antes.

El mandatario aseguró que “hace prácticamente cinco años que el país no genera empleo”. Justificó los más de 30 mil despidos en el Gobierno nacional, los provinciales y municipales con la idea de que hace “cinco años que vienen escondiendo, con la creación de empleo público artificial, la incapacidad de crecer”. En un gesto estudiado, volvió a recordar los empleos que salvaron en la empresa avícola Cresta Roja.

Fin de mes

Macri volvió a prometer que “en el segundo semestre” vendrán las inversiones y crecerá el empleo. Mientras tanto, hay que pasar “el período de transición”. El Presidente nuevamente indicó que las medidas que está tomando, como despidos o subas de tarifa, le duelen. “Hemos tomado decisiones difíciles, muchas de las cuales me han dolido. Estamos haciendo lo correcto en esta etapa de sinceramiento”, indicó. El mandatario se compadeció porque “estamos en una etapa en la cual hay mucha gente a la que le cuesta llegar a fin de mes, que hace un enorme esfuerzo”, una experiencia que –por su procedencia social– es improbable que el Presidente haya vivido alguna vez en carne propia.

El mandatario también volvió a ensayar una de las recomendaciones del consultor Jaime Durán Barba, quien manda a incluir en los discursos fragmentos donde se muestra una cercanía con los vecinos. En estos casos, según describen documentos internos que fueron publicados por este diario, se debe mencionar a la persona por su nombre. Seguramente por eso Macri habló ayer de un “Francisco, de San Juan”, quien le dijo que quería tener su primer empleo.

“Por eso, estamos mandando al Congreso, cumpliendo con una de las promesas de campaña, la ley de empleo joven. Esta ley busca que los jóvenes de 18 a 24 años tengan facilitado el acceso al trabajo. Esto significa exenciones y subsidios para las empresas que les den esa oportunidad”, afirmó el Presidente, quien indicó que el beneficio se extenderá a las personas con discapacidad y para quienes vivan en las provincias del NOA sin límites de edad. “Así como hemos prometido que va a bajar drásticamente la inflación, todos vamos a poder percibir que la Argentina volverá a ser un lugar donde, a partir de la inversión, se genere trabajo de calidad”, prometió Macri.

¿Qué despidos?

A la par del anuncio de Macri distintos funcionarios del gobierno nacional insistieron en negar que existan despidos masivos. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, mostraron en una presentación conjunta cifras de la evolución del empleo en el Gobierno anterior para fundamentar que se encontraba estancado. “En el segundo semestre del año la situación laboral mejorará con la creación de puestos de trabajo”, indicó Peña, en sintonía con Macri. “No existe un proceso de destrucción del empleo”, consideró el jefe de Gabinete, aunque la Cámara de Pequeña y Mediana Empresa (Came) en los últimos días estimó que se perdieron 120 mil puesto de trabajo. Sobre esto, Peña dijo que “algunos miran una parte de los datos. Nosotros miramos el conjunto. La situación en la Argentina es exactamente la misma que se viene viviendo hace cinco años en el país, una situación en la que no se crea empleo ni se destruye empleo”.

Triaca se animó a ir más allá y aseguró que, al contrario de lo que plantean cámaras empresarias, sindicatos y dirigentes opositores, en verdad, hubo “un crecimiento del empleo, principalmente en el sector del comercio y los servicios”. Los funcionarios distribuyeron un Powerpoint con una estadística que tiene como fuente los registros de la AFIP. Ese documento indica una variación interanual a febrero de 2016 del 0,5 por ciento en el empleo registrado en el sector privado. Según ese documento oficial, la cantidad de empleos pasó de 6.211.844 en febrero de 2015 a 6.240.416 en febrero de este año: una variación de 28.572 trabajadores en blanco. Según los registros que mostraron los funcionarios, no es diferente a la de años previos. Ambos funcionarios resaltaron la recuperación de las estadísticas públicas.

El ministro admitió que existen “ciertos niveles de tensión en los sectores de la construcción y las manufacturas” –algo que Peña asoció a la crisis de Brasil–, pero Triaca indicó que hay crecimiento en los sectores de comercio y servicios. “Para nosotros es una obsesión, la tarea que tenemos por delante es, justamente, poner en marcha la Argentina para empezar a crear trabajo de calidad”, aseguró el funcionario, quien enfrenta un conflicto en el Ministerio de Trabajo por el despido de 280 trabajadores.

Página 12