No hubo cremación en Cocula, ratifica el GIEI

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para el caso Ayotzinapa no halló una sola evidencia para asegurar que en el basurero de Cocula, Guerrero, fueron ejecutados e incinerados los 43 estudiantes de esa normal rural, desaparecidos desde septiembre de 2014. Por el contrario, tras un año y un mes de trabajo confirmó su conclusión –a la que llegó hace siete meses– de que en ese tiradero no existió incineración de estos cuerpos.

Al presentar ayer su informe final sobre el caso –de 608 páginas–, los expertos aseguraron que las autoridades no han seguido líneas de investigación claves, se ha manipulado evidencia, obstruido y rechazado diligencias, protegido a oficiales que habrían participado en la desaparición, y torturado a presuntos sospechosos para obtener confesiones que respalden la versión gubernamental. Subrayaron que el sistema de justicia mexicano sólo investiga y castiga a los autores materiales del delito, pero es omiso con los intelectuales. La investigación a la cadena de mando no existe.

Con este reporte, los expertos cierran sus trabajos en México (el 30 de abril concluyen su labor), después que el gobierno federal negó prorrogar su mandato. Lamentaron que el principal objetivo del GIEI –la ubicación de los normalistas– no se haya concretado.

Un elemento clave para las investigaciones, dijeron, era obtener de manera directa el testimonio de los militares que estuvieron presentes en varias de la escenas de los hechos violentos en Iguala, lo cual fue reiteradamente rechazado por la administración de Enrique Peña Nieto.

Los soldados –señalaron– incluso tuvieron conocimiento de las golpizas y detenciones de los normalistas, pero no tomaron ninguna medida para protegerlos. Otro hecho a destacar es que familiares de los jugadores del equipo Los Avispones solicitaron directamente ayuda al 27 batallón de infantería, donde les contestaron que no podían brindar auxilio porque no es nuestra jurisdicción.

Los expertos concluyeron que existe certeza de que en el ataque contra los normalistas hubo perfecta coordinación durante más de 10 horas entre diferentes corporaciones policiacas y presuntos integrantes del crimen organizado, con la finalidad de crear un círculo de control que abarcaba hasta 80 kilómetros, para evitar la salida de los autobuses (tomados por los estudiantes) de Iguala.

En contraparte, diversas policías, entre ellas la federal, habrían dejado pasar el llamado quinto autobús (que de acuerdo con la hipótesis del GIEI es clave para la investigación, ya que podría estar relacionado con el trasiego de estupefacientes de Iguala a Chicago, Estados Unidos). Esta unidad, agregaron, ni siquiera se había incorporado al expediente inicial del caso.

Ángela Buitrago enfatizó: Se trató de un ataque masivo e indiscriminado contra población civil, sin que hasta el momento exista alguna explicación de la PGR. El quinto autobús es una hipótesis investigativa que podría justificar un ataque de esa intensidad. Esa línea no está ni puede estar cerrada.

En medio de gran expectativa por conocer el contenido del reporte titulado Informe Ayotzinapa II: avances y nuevas conclusiones sobre la investigación, búsqueda y atención a las víctimas, decenas de personas, entre ellas familiares de las víctimas, defensores de derechos humanos, el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, James Cavallaro, políticos e intelectuales, se dieron cita en el patio principal de la Universidad Claustro de Sor Juana.

Ausencias oficiales

Quedaron vacíos los lugares destinados a los subsecretarios de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa; de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Miguel Ruiz, y el subprocurador de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República, Eber Betanzos, pese a estar invitados. El argumento para esa ausencia fue que deseaban conocer el informe antes de su presentación, pero éste fue concluido a las 22 horas del sábado, por lo que fue imposible hacérselos llegar.

La verdad histórica, abajo

En una larga presentación y posterior conferencia de prensa, que se prolongaron casi cuatro horas, los expertos delinearon algunos elementos para echar abajo, una vez más, la llamada verdad histórica.

El GIEI halló registro de la actividad de los teléfonos móviles de cuando menos siete de los estudiantes hoy desaparecidos, varias horas e incluso días después del 26 y 27 de septiembre. Por ejemplo, uno de ellos hizo una llamada a la 1:26 de la madrugada del 27, con registro en la carretera Huitzuco-Tenango. En la versión oficial, para esa hora los estudiantes ya habrían sido asesinados y sus celulares destruidos.

Un elemento más que no fue investigado pese a la solicitud de familiares y del GIEI, es que desde el celular de Jorge Aníbal Cruz Mendoza se envió un mensaje de texto a su madre pidiéndole que le pusiera saldo. Ese teléfono siguió activo incluso meses después de los hechos de Iguala.

El informe del GIEI muestra que un presunto integrante de la organización criminal Guerreros unidos, identificado como El Caminante, y que hasta ahora las autoridades desconocen de quién se trata, habló en las horas críticas con al menos siete policías municipales ubicados en lugares claves, como Cocula e Iguala. Una circunstancia que sí se incluyó en el expediente de la PGR es que Jonhatan Osorio, uno de los detenidos inculpados por la presunta incineración de los cuerpos, hizo una llamada de su teléfono desde el basurero de Cocula, donde–de acuerdo con los expertos– no hay señal.

Diversos testimonios obtenidos por el GIEI arrojan la hipótesis de que los 43 estudiantes habrían sido separados y conducidos a lugares distintos. Varios testigos afirmaron que entre 10 y 14 de ellos fueron vistos en el patio de la comandancia de la policía municipal de Iguala, donde habrían pasado la noche del 26 al 27 de septiembre. Otros más indican que otro grupo fue llevado a Huitzuco. Se chingaron a un compañero y se los van a llevar a Huitzuco, que allá el patrón decidirá qué hacer con ellos, le habría dicho un policía a otro.

Los expertos enviados por la CIDH acreditaron actos de tortura contra al menos 17 de los detenidos por el caso, entre ellos los cinco presuntos integrantes de Guerreros unidos que aportaron declaraciones en torno a la incineración de los cuerpos de los 43 en el basurero de Cocula. De las quejas presentadas ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos por esos tratos, 15 son de los 17 señalados por el GIEI.

Condenaron la descalificación mediática –con la que el gobierno federal fue complaciente– de su labor y agregaron que desde enero la PGR retrasó innecesariamente o rechazó las deligencias propuestas por el grupo. El informe hace una serie de recomendaciones que confiaron sean acatadas por el Estado mexicano.

Por estos hechos, agregaron, hubo 180 víctimas directas y 700 indirectas. Si bien se van tranquilos con el trabajo realizado, Francisco Cox reconoció: Nos vamos con el peor sabor por no haber cumplido con el principal objetivo: la ubicación de los normalistas desaparecidos.

Jornada


Peña dice que la PGR analizará el informe del GIEI para sumarlo a sus investigaciones de los 43

El Presidente Enrique Pena Nieto aseguró que la Procuraduría General de la República (PGR) analizará el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para sumarlo a sus investigaciones sobre el caso Iguala.

A través de su cuenta de Twitter, el mandatario señaló: La @PGR_mx analizará el informe completo, para enriquecer su investigación sobre los trágicos hechos del 26 y 27 de septiembre de 2014.

Peña Nieto agradeció la “información” y “recomendaciones” de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Con apertura, responsabilidad y apego a Derecho, la @PGR_MX seguirá trabajando para que haya justicia”, escribió el el último de sus tres mensajes el Presidente.

El Grupo de Expertos de la Comisión Interamericana presentó este día su segundo informe sobre la desaparición de los 43 normalistas. En él, los expertos denunciaron los obstáculos impuestos por el Gobierno de México a sus labores de coadyuvancia, desde la lentitud para atender sus solicitudes hasta la negativa para impedir a los expertos interrogar a militares y un rechazo de las autoridades del Ejército a entregar documentos o imágenes sobre la noche de Iguala.

Al respecto, el día de hoy en conferencia de prensa, el Subprocurador de Derechos Humanos de la PGR, Eber Omar Betanzos, aseguró que en todo momento el Estado mexicano ha dado las facilidades al GIEI para resolver el caso de los desaparecidos y que a la CIDH también le entregará la información que solicite.

Cabe destacar que la relación entre el Gobierno de México y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que llegó a investigar los hechos ocurridos en Iguala entre el 26 y 27 de septiembre de 2014, ha sido tensa de principio a fin. Y hoy no ha sido la excepción.

El penúltimo episodio de tensión fue ayer, a unas horas de que fuera presentado el informe final del GIEI. El Gobierno de México simplemente no acudió a una reunión con integrantes de la Comisión Interamericana, entre ellos su presidente James Cavallaro. En ella se acordaría cómo dar seguimiento a las recomendaciones que serían emitidas el domingo.

Asimismo, Betanzos Torres aseguró que en todo momento el Estado mexicano ha dado las facilidades al GIEI para resolver el caso de los desaparecidos y que a la CIDH también le entregará la información que solicite.

Sin Embargo


Normalistas marchan en Guerrero para exigir la permanencia del GIEI

Alumnos de la escuela normal de Ayotzinapa se manifestaron ayer en Chilpancingo, Guerrero, para exigir que los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) permanezcan en México y apoyen la búsqueda de los 43 desaparecidos en Iguala, en 2014.

Los estudiantes efectuaron una marcha por las calles de la capital guerrerense y tomaron tres estaciones de radio, incluida la emisora de la Universidad Autónoma de Guerrero (Radio UAG) con el propósito de demandar la permanencia del GIEI.

Un contingente de normalistas se introdujo en la cabina de transmisión de Radio UAG, donde los jóvenes escucharon el informe final de los expertos del GIEI. Cuando terminó, dirigentes de los normalistas exigieron al aire al gobierno de Enrique Peña Nieto que ya se deje de mentiras y que devuelva a los 43 compañeros. Con este informe que acaban de dar los expertos, para nosotros está más que claro y se ratifica por enésima vez lo que siempre hemos dicho: que nuestros compañeros siguen con vida, y que no es cierto que fueron quemados en el basurero de Cocula, como lo dijo el ex procurador Jesús Murillo Karam.

Acusaron al gobierno federal de ser responsable directo de las desapariciones y aseguraron que es evidente que el gobierno los tiene (a los 43 normalistas).

Denunciaron que fue el gobierno (quien desapareció a los estudiantes). El 27 batallón (de Infantería, con sede en Iguala), por acción u omisión, es el responsable de la desaparición de nuestros compañeros.

Los contingentes de normalistas fueron apoyados por miembros del Frente de Defensa Popular en su llegada a Chilpancingo, donde los aguardaban más de 150 policías antimotines estatales.

Una parte de los manifestantes se dirigió a las instalaciones de la Ciudad Judicial, en el sur de Chilpancingo, y a las oficinas del Tribunal Superior de Justicia, en el centro de la ciudad, donde realizaron pintas en paredes y puertas con leyendas como: Asesinos y Por la permanencia del GIEI en México. Luego se apoderaron de las cabinas de ABC Radio, Radio Capital y Radio UAG.

En la comunidad Aguacaliente, del municipio de Acapulco, normalistas acusaron que el Ejército interviene sus comunicaciones telefónicas, y aseguraron que el gobierno busca desprestigiar a su movimiento, lo que ha dificultado que se comunique con otras organizaciones sociales.

Los normalistas convocaron a una gran concentración a partir de este domingo para que el martes 26 de abril, cuando se cumplan 19 meses de la desaparición de los estudiantes, salga una marcha hacia la capital del estado desde las instalaciones de la normal, en la que participarán otras escuelas formadoras de maestros y organizaciones sociales, como el Frente de Organizaciones Democráticas del Estado de Guerrero, representaciones de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias y la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero.

Un joven advirtió que se va exigir la presencia del GIEI por tiempo indefinido, con el objetivo de que sigan investigando el paradero de nuestros compañeros que nos hacen falta.

Añadió que como estudiantes estamos al cien por ciento con los padres, pues son nuestros compañeros, nosotros defendemos nuestra educación como ellos buscan a sus hijos. Vayan donde vayan, toquen a donde toquen, vamos a estar siempre con ellos.

La Jornada


Ver Informe Ayotzinapa II completo aquí