En el 54 aniversario del inicio de relaciones diplomáticas entre México y la República de Corea, y a 111 años de la llegada de los primeros migrantes de ese país asiático a Yucatán, los presidentes Enrique Peña Nieto y Park Geun-hye acordaron iniciar consultas para un Tratado de Libre Comercio y potenciar el futuro económico de ambas naciones.

“Exploraremos alternativas, como el apoyo de México para que Corea se sume al Tratado de Asociación Transpacífico, el TPP, y el inicio de consultas para un posible TLC bilateral, que nos abriría un mercado potencial de 50 millones de personas”, destacó el mandatario mexicano.

Luego de darle la bienvenida oficial en Palacio Nacional a la presidenta de la República de Corea, Enrique Peña Nieto destacó el buen momento que atraviesa la relación bilateral fortalecida en 2005 a partir del establecimiento de la Asociación Estratégica para la Prosperidad Mutua.

La República de Corea y México forman parte del G-20, de la OCDE y son socios también en el MIKTA, junto a Indonesia, Turquía y Australia.

“En el año 2000 nuestro comercio total fue de cuatro mil millones de dólares. En 2015 prácticamente fue de 17 mil 500 millones de dólares, mientras que la inversión anual de Corea en México se ha multiplicado 24 veces en este mismo periodo”, resaltó Peña Nieto.

Convenios

Los dos presidentes atestiguaron la firma de cinco de un total de 17 acuerdos o memorandos de entendimiento en materia económica, turística, de seguridad, salud, infraestructura, educación, cultura y medio ambiente.

Destaca el documento que signó el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, con el ministro de Industria, Comercio y Energía, Joo Hyung-hwan, para establecer un comité conjunto que fomente la inversión en los sectores industrial y energético.

Otro convenio fue entre la CFE y las instituciones financieras Export –Import Bank of Korea y Korea Eximbank para operar dos nuevas líneas de crédito: una por mil millones de dólares, para el desarrollo de infraestructura eléctrica, y otra por 200 millones de dólares, para el financiamiento de empresas mexicanas proveedoras de industrias coreanas.

“Este consenso redundará en un apoyo formidable al ensanchamiento del comercio y las inversiones entre nuestros países, sirviendo de catalizador para reforzar la presencia del sector privado de Corea en el mercado mexicano”, puntualizó la mandataria sudcoreana.

Contra ensayos

Durante el mensaje conjunto, Enrique Peña Nieto ratificó la condena de México a los ensayos nucleares que hacen naciones como Corea del Norte, que ponen en riesgo la seguridad de sus vecinos y del mundo.

“Para México los ensayos nucleares constituyen una clara violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas al tiempo que minan la confianza e incrementan la tensión entre naciones”, añadió el mandatario federal.

La presidenta Park Geun-hye expresó a su vez que la intención es “quebrar la voluntad de Corea del Norte de desarrollar armas nucleares, adoptando medidas de presión a Pyongyang, como la exhaustiva implementación de la Resolución número 2270 del Consejo de Seguridad de la ONU”.

Monta una guardia de honor

La presidenta de la República de Corea, Park Geun-hye, inició su visita oficial a México al depositar una ofrenda floral en el Monumento a los Niños Héroes, en Chapultepec.

A las 11:33 horas, el vehículo diplomático que la trasladó atravesó la Puerta de Leones, hasta el pie de las primeras escaleras de la Calzada Juventud Heroica.

La mandataria fue recibida con el toque de trompetas de la banda de guerra y el saludo de un centenar de guardias presidenciales.

Luego fue escoltada hacia la alfombra roja camino al pie del monumento “A los defensores de la patria”.

A diferencia de ceremonias anteriores en las cuales han participado mandatarios de otros países, la presidenta Park Geun-hye no fue recibida por funcionarios del gobierno mexicano, sino por diplomáticos y representantes coreanos.

Así, siguió el protocolo e hizo honores a los Niños Héroes de México con una guardia durante la entonación de los himnos nacionales de ambos países. Luego presenció el disparo de salva a cargo de una veintena de cadetes.

La ceremonia concluyó en siete minutos. La jefa de Estado retomó camino por la alfombra roja y abordó nuevamente el automóvil que avanzó con dirección a Palacio Nacional, donde ella se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto.

Excelsior