Sesenta y ocho voces, sesenta y ocho corazones es el nombre una serie de siete cuentos animados y creados para fomentar el orgullo, respeto y uso de las lenguas indígenas mexicanas.

De acuerdo con Verne, el huasteco, maya, mixteco, náhuatl, totonaco, yaqui y zapoteco están plasmados en breves relatos subtitulados en castellano que duran, cada uno, menos de cuatro minutos y que se publicaron en noviembre de 2013.

En abril se publicarán otros tres y se espera que pronto se puedan producir otros 58 cuentos para que las 68 lenguas indígenas que existen en nuestro país se den a conocer.

En México hay 119 millones de habitantes, de los cuales un 7% hablan una lengua indígena.

El proyecto surgió bajo la premisa de que “nadie puede amar lo que no conoce”, explica Gabriela Badillo Sánchez, creadora y directora de la iniciativa y socia del estudio de diseño y animación Combo.

“Desde hace ya varios años tenía la idea en la cabeza. Quería hacer algo desde mi trinchera para evitar que desapareciera la cosmovisión de estos pueblos, porque cuando esto pasa se pierde parte importante de la humanidad. Por eso desarrollé esta idea, y aplique a una beca para el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA). Me la dieron hace tres años y con eso creamos los primeros siete cuentos”, relata Badillo en entrevista telefónica.

Quadratín