México y Estados Unidos violan los derechos humanos de inmigrantes centroamericanos al deportarlos masivamente y dificultarles el paso y acceso a asilo en territorio mexicano, a fin de evitar que lleguen la frontera estadounidense y soliciten alivio migratorio, denunciaron el jueves varias organizaciones ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Las presuntas violaciones que socavan o desalientan el derecho de decenas de miles de inmigrantes a solicitar asilo en ambos países se realizan de manera sistemática a través de un “enigmático” programa llamado Plan Frontera Sur, dice la queja presentada por el Centro para los Derechos Humanos y Leyes Constitucionales y decenas de organizaciones pro-inmigrantes.

El plan respaldado por Estados Unidos y México viola varios tratados que ambos países han firmado, agrega la denuncia presentada ante la comisión con sede en Washington, división de la Organización de Estados Americanos. Tiene como meta parar, evitar y desalentar la migración proveniente de El Salvador, Honduras y Guatemala, región azotada por la violencia y conocida como Triángulo del Norte.

“México y Estados Unidos están ahora negando sistemáticamente cualquier tipo acceso a protecciones internacionales a migrantes del Triángulo del Norte, sin importar que tan convincente sea su necesidad y deportan sin el debido proceso a miles a lugares donde enfrentan claras probabilidades de ser víctimas de violencia o asesinatos”, dice la queja.

Sobre el plan no hay muchos detalles pero se cree que es responsable del reciente incremento de deportaciones mexicanas al Triángulo del Norte, dijo Carlos Holguín, abogado principal del centro con sede en Los Angeles.

En el 2014, México deportó a casi 123.000 inmigrantes, 99% de ellos a Honduras, El Salvador y Guatemala, añade el reclamo. El año pasado, deportó a casi 108.000 personas, 97% de ellos a la misma región.

“Debemos dejar de ignorar a los miles de niños y familias que huyen de la violencia en el triángulo del norte en Centroamérica están siendo deportados de México a pedido de Estados Unidos, para que no puedan valerse por sí mismos ni puedan aprovechar las pocas oportunidades que podrían tener para pedir estatus de refugiados en Estados Unidos”, dijo Holguín.

México también ha atizado el peligro de la ruta por tierra hacia Estados Unidos, al evitar que los inmigrantes sigan usando los tranvías, agrega la denuncia. Y cuando los inmigrantes solicitan asilo, el gobierno generalmente los detiene mientras dure el proceso.

Por eso, agrega la denuncia, solo 1,2% de los centroamericanos arrestados el año pasado (más de 170.000) solicitó asilo. Esto demuestra que México viola el debido proceso de los inmigrantes que solicitan o podrían ser aptos para solicitar asilo en su territorio, agrega la queja.

Pulso