Campesinos exigen condonación de deudas y el fortalecimiento de la agricultora familiar. Los cooperativistas exigen el rechazo la aplicación del IVA y el sistema de elección D’Hondt. Ayer desarrollaron el octavo día de movilizaciones en el centro de Asunción.

Los pequeños productores exigen que el gobierno se haga cargo de las fallidas campañas agrícolas promovidas por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), las que dejaron sumidos en deudas a los labriegos al no tener mercado para la venta de sus productos o sufren los bajos precios de sus productos, hechos que no les permite enfrentar sus compromisos financieros y les deja al borde de perder sus fincas consignadas como garantía de los préstamos.

Los labriegos denuncian que una pequeña élite de empresarios allegados al gobierno se enriquece a costa de la mayoría y recibe subsidios y condonaciones espurias de deuda, como los empresarios del transporte, que a pesar de deber millones al Banco Nacional de Fomento (BNF) fueron beneficiados con un regalo estatal de más de 11 millones de dólares para la compra de los buses con aire acondicionado, que además cuestan un pasaje más caro a los usuarios.

Asimismo, los sectores sojeros reciben millones a través del combustible subsidiado y con la devolución del IVA por operaciones de exportación de sus productos, que muchas veces son infladas para evadir los ya de por sí exiguos impuestos que se aplican al sector.

Los manifestantes anunciaron que no se retirarán de la capital hasta que sus reclamos sean atendidos. En cambio, hasta ahora el gobierno no muestra predisposición por resolver el problema e incluso el presidente Horacio Cartes trató de “sinvergüenzas” a los manifestantes. Además, los diputados oficialistas adelantaron que los pedidos ni siquiera serían tratados en la sesión de la Cámara Baja y que de tener ingreso serían rechazados, pues los legisladores colorados tienen mayoría propia en esa cámara.

En el transcurso de los días varios otros sectores se acoplaron a la protesta, como los trabajadores del transporte de cargas, que rechazan el cobro bidireccional del peaje. También se adhirieron sindicatos de choferes del transporte público, como los trabajadores de la Línea 49 que fueron despedidos por intentar conformar un sindicato a fin de hacer cumplir las leyes en materia de la duración de la jornada laboral, seguro social, vacaciones y salario mensualizado.

E’a