La Casa Blanca advirtió ayer a la mayoría republicana del Congreso que mientras más retrase otorgar al gobierno de Puerto Rico un mecanismo para reestructurar su deuda pública, “más cerca estaremos de que se requiera un rescate financiero”.

Tras el anuncio del gobernador Alejandro García Padilla de que el impago del 1 de mayo es inevitable, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, afirmó que muchos republicanos “rehúsan abrazar su responsabilidad de gobernar”.

Earnest sostuvo que el interés de los republicanos en aprovechar la legislación que impondría una junta federal de control fiscal por encima del gobierno de Puerto Rico y con poderes para restructurar por lo menos parte de la deuda pública, para, entre otras cosas, promover una reducción en el salario mínimo de los que en la isla tienen 25 años o menos “es un fallo de liderato”.

“No sé exactamente qué van hacer, pero lo que sí sé es que mientras más tiempo los republicanos bloqueen legislación que no es un rescate financiero, pero que le da al gobierno de Puerto Rico la oportunidad de reestructurar sus deudas de forma tal que les permite implantar reformas económicas y fiscales, eso significará que estaremos más cerca de que un verdadero rescate financiero sea requerido”, indicó Earnest.

El martes, el portavoz de la mayoría republicana, Kevin McCarthy (California), sostuvo que son los requerimientos del Departamento del Tesoro los que han impedido una votación sobre el proyecto 4900 en el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes.

Entonces, Earnest también respondió que “presentamos nuestras propuestas – en referencia a los pilares de una posible legislación -, hace 188 días”.

Hoy, Earnest agregó que la mayoría republicana del Congreso  “parece más comprometida a mantener juegos políticos y obstruir en vez de utilizar la mayoría por la cual tanto lucharon para fortalecer el país. Eso es desafortunado”.

El Nuevo Día