Decenas de rescatistas buscaban ayer sobrevivientes del poderoso terremoto que azotó la zona costera de Ecuador el fin de semana y que cobró la vida de al menos 413 personas, generando daños multimillonarios al arrasar poblados enteros.

El sismo de magnitud 7,8, el peor en casi 40 años, afectó a 1.532 edificaciones, destruyó caminos, cortó el servicio de electricidad, hirió a 2.658 personas y dejó 231 desaparecidos.

Durante la jornada del lunes, el presidente Rafael Correa recorría las zonas afectadas en la provincia de Manabí.

“Tememos que (la cifra de fallecidos) suba más”, dijo el mandatario a Reuters mientras caminaba por la zona ante los ruegos de los damnificados que le pedían agua.

En la golpeada ciudad de Portoviejo, donde unos 100 reos se fugaron tras el derrumbe de los muros de la prisión, los pobladores se quejaban por su estado de desatención.

“Estamos abandonados, no hay quién nos proteja, no ha venido nadie, ya han pasado 38 horas, hay estructuras a punto de colapsar, hay muertos entre los escombros”, dijo al borde de las lágrimas Gabriel Páez, un abogado de 45 años que tenía una tienda de celulares en el centro de la ciudad.

Cerca de allí, muchas personas deambulaban en busca de algo valioso entre los escombros y fierros retorcidos. Muchos contaron que se llevaban el aluminio de los marcos de las ventanas y cables para venderlos.

La gente también buscaba ropa y zapatos entre las ruinas, mientras la policía intentaba infructuosamente controlarlos, según testigos de Reuters.

IMPACTO “ENORME”

A unos 181 kilómetros al norte de Portoviejo, en la devastada localidad de Pedernales, se instalaron carpas en el incólume estadio para recibir cadáveres, tratar a los heridos y distribuir agua, alimentos y mantas a los sobrevivientes.

El alcalde dijo el lunes que en esa localidad la cifra de fallecidos ya superaba los 130 y que el 70 por ciento de sus edificaciones se encontraban en ruinas.

También en la costa, en el poblado de Tarqui, los habitantes tuvieron un ápice de alegría cuando los bomberos rescataron a cuatro personas que estuvieron 32 horas bajo los escombros.

Tras abrir un hoyo en el techo de la ruinosa casa, los bomberos rescataron a los atrapados, ante el fervoroso aplauso de sus colegas y ciudadanos, según un vídeo que se volvió viral.

En diversos puntos de Quito, Guayaquil y otras ciudades, miles llegaban con bolsas de comida, ropa y botellas de agua a los puntos habilitados para recibir donaciones.

Aunque la dimensión completa del daño ocasionado todavía no era clara, el desastre natural probablemente complicará el desempeño económico 2016 de Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP, ya golpeado por el desplome del precio del crudo.

Durante su recorrido por las arruinadas calles de Portoviejo, Correa dijo, sin animarse a dar una cifra exacta, que la reconstrucción costaría miles de millones de dólares y que su impacto en el PIB podría ser significativo.

“Aún estamos estimando (el impacto del terremoto en el Producto Interno Bruto)”, dijo Correa. “Pero podría ser enorme”.

La crucial industria energética no sufrió grandes daños por el sismo, aunque la principal refinería, Esmeraldas, estaba cerrada por precaución. A pesar de todo, las exportaciones de bananas, flores, cacao y pescado podrían sufrir retrasos por las carreteras agrietadas y las demoras en los puertos.

Michael Henderson, un analista de la consultora de riesgo Maplecroft, dijo que Ecuador estaba menos preparado para la recuperación de lo que estuvo Chile cuando sufrió un terremoto en el 2010 que causó daños por unos 30.000 millones de dólares.

“El daño total a los activos en términos de dólar podría ser bastante menor que en Chile debido a la menor magnitud del sismo y que Ecuador es un país mucho más pobre”, agregó.

COMIENZA LA ESCASEZ

Más de 330 réplicas han sacudido al país de 16 millones de habitantes, algunos de los cuales se apiñaban en las calles, preocupados por el derrumbe de sus ya agrietados hogares.

“Tenemos miedo de estar en la casa, que quedó prácticamente destruida. Hemos sacado algunas cosas básicas”, dijo Yamil Farfán, un empleado privado de 47 años que estaba junto a unas 30 personas en una calle de Portoviejo. “Cuando esto mejore y paren las réplicas veremos si podemos repararla”.

Unos 14.000 efectivos de seguridad fueron enviados a mantener el orden en Ecuador, pero no pudieron hacer nada para impedir que hombres armados desvalijaran dos camiones que partieron el lunes de Guayaquil hacia Pedernales con víveres.

Tras el susto del sismo, los vecinos de las zonas afectadas estaban preocupados por la escasez de agua y alimentos.

“Vamos a ir en búsqueda de comida, no tenemos nada que dar a los niños”, dijo la panadera Alicia Calderón en Pedernales.

Más tarde, Correa dispuso que las empresas embotelladoras de agua de todo el país entreguen su producción.

“En caso de ser necesario se ordenará la requisición del agua embotellada necesaria para abastecer las zonas afectadas”, dijo el Ministerio Coordinador de Seguridad en un comunicado.

Unos 600 millones de dólares en líneas de crédito de contingencia con organismos multilaterales estaban disponibles para atender la emergencia, dijeron autoridades, explicando que del total, 160 millones de dólares deberían llegar esta semana.

Se estaban estableciendo fondos locales de ayuda y Venezuela, Chile y México enviaron personal y suministros. Unos 400 rescatistas de distintos países latinoamericanos llegaron a Ecuador junto con especialistas en desastres de España y Suiza.

Infografía de EFE sobre las consecuencias del terremoto

Expreso


La ayuda humanitaria se traduce en insumos, recursos y expertos

La ayuda sigue llegando. La comunidad internacional se solidariza con Ecuador, tras el terremoto del sábado. No solo han enviado rescatistas, sino también equipos, suministros y hasta colaboraciones económicas.

El canciller Guillaume Long confirmó la llegada de expertos y rescatistas de Venezuela, Colombia, Perú, Cuba, Bolivia, Chile, España, Suiza y México. Además, la viceministra coordinadora de Seguridad, Natalia Cárdenas, informó que ayer se esperaba el arribo de personal de apoyo para las operaciones de rescate desde Estados Unidos y Argentina.

Los gobiernos de estos y otros países, como China, e instituciones como el Banco Mundial y la Unasur, ofrecieron ayuda tras la noticia del devastador sismo en Pedernales. Pero, como lo informó Pedro Solines, secretario de la Administración Pública, toda la ayuda que viene desde el exterior debe ser coordinada por la Cancillería.

Pero Fausto Herrera, ministro de Finanzas, aclaró que si bien la parte técnica y de materiales la coordina el Ministerio de Relaciones Exteriores ecuatoriano, la ayuda económica debe ser coordinada por su cartera de Estado. Hasta ayer al mediodía no había una suma concreta que difundir, agregó.

El Gobierno de Taiwán ofreció USD 100 000 para las víctimas y la Unión Europea hizo ayer un desembolso de USD

1 131 400 para una primera ayuda, “mientras se lleva a cabo una evaluación detallada de las necesidades”. Este monto lo facilitará a través de sus socios humanitarios en Ecuador.

Noruega por su parte aprobó USD 1,8 millones de ayuda y Canadá 800 000.

Asimismo, los europeos activaron el Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea, a petición de las autoridades ecuatorianas y de las Naciones Unidas (ONU), que solicitaron asistencia de emergencia, equipos de búsqueda y rescate urbanos, de iluminación nocturna y expertos.

Otras ofertas de asistencia están llegando de Francia, Alemania, Polonia, Israel y otros Estados participantes.

También, otros organismos internacionales como la Unicef, el Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) y la ONG Acción Contra el Hambre abrieron cuentas para recibir aportes desde el exterior.

La misma Cancillería activó una cuenta nacional y una internacional para recibir donaciones económicas.

Lo que sí se puede contabilizar es el número de las delegaciones que están en Ecuador y las que se espera que lleguen.

Los 28 médicos y rescatistas que envió Venezuela fueron los primeros en llegar, el domingo. Le siguieron la delegación de 50 colombianos expertos en búsqueda y rescate.

Así se fueron sumando 120 expertos en seguridad, bomberos, protección civil y Cruz Roja de México, 80 españoles de la Unidad Militar de Emergencias, 53 médicos y rescatistas cubanos, 49 bomberos y miembros de la Unidad de Búsqueda y Rescate de Chile, 35 bomberos y 10 médicos peruanos, 50 rescatistas bolivianos y tres expertos suizos.

El Salvador anunció la salida de un equipo de 25 rescatistas y paramédicos. Asimismo, la Embajada de Estados Unidos en Ecuador informó que un equipo de bomberos está listo para colaborar y Argentina también ofreció a su equipo de expertos conocidos como los Cascos Blancos.

El Comercio


“El pueblo ecuatoriano ha demostrado muchísima unidad”

El Presidente Rafael Correa, durante su recorrido de ayer en la mañana por Pedernales, una de las ciudades más afectadas por el terremoto ocurrido este sábado, expresó su agradecimiento por el apoyo en estos momentos difíciles por parte de ministros y funcionarios de Gobierno, gobiernos locales, organismo y empresas internacionales.

“Cuando viene una tragedia nos une a todos, el pueblo ecuatoriano ha demostrado muchísima unidad” expresó el Primer Mandatario, quien palpó en carne propia la realidad de los ciudadanos afectados por el sismo.

En este contexto el Jefe de Estado mencionó que en estas situaciones es donde se refleja que el gasto público está funcionando.

“Antes de que llegue al Gobierno había un helicóptero que volaba, gracias a que tenemos helicópteros que vuelan, que cuesta millones de dólares, se pueden transportar víveres, personas, funcionarios. Gracias a los transportes de nuestras Fuerzas Armadas hemos podido abrir caminos. Razonablemente bien han funcionado las instancias del Estado, la institucionalidad con los recursos que tenemos”, manifestó.

Además, el Mandatario aclaró que esta es la peor tragedia que ha sufrido el país en 70 años, “la única tragedia que supera a esta, en la historia contemporánea, es la de 5 de agosto de 1949 del terremoto en Ambato”.

Destacó que ante esta tragedia de gran magnitud, mucho mayor es la voluntad del pueblo ecuatoriano, la unidad y la solidaridad. “Saldremos adelante”, dijo.

Finalmente, informó que se están estabilizando los suministros de agua y de alimentos, pero que posterior se necesitarán carpas debido a que la reconstrucción tomará varios meses.

El Ciudadano


Campaña internacional de ayuda a Ecuador