El porcentaje de personas que viven por debajo de la línea de pobreza en Uruguay se mantuvo en 9,7% el año pasado, cifra idéntica a la registrada en 2014, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, aumentó el índice de Gini, que mide la desigualdad de ingresos.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el porcentaje de personas por debajo de la línea de pobreza en 2015 fue de 9,7%. Este dato es idéntico al de 2014, por lo que la pobreza en Uruguay se mantuvo estable.

En los diez años anteriores se han registrado bajas consecutivas que llevaron el porcentaje de pobreza en Uruguay desde el 40% hasta el actual registro, que no llega a los dos dígitos.

En cuanto a la indigencia, tampoco hubo cambios significativos. El INE explica que “un hogar es considerado indigente o pobre extremo, si el ingreso corriente per cápita con valor locativo del hogar es menor al valor de la Canasta Básica de Alimentos. Las personas indigentes son los miembros de un hogar indigente”.

La proporción de hogares en situación de indigencia en Uruguay se ubicó en 0,2%. Esta cifra compone un “valor similar al observado en 2014”, según el informe del INE. Si se considera el porcentaje de personas indigentes, el número asciende a 0,3%. “Es decir que tres de cada 1.000 personas no superan el ingreso mínimo previsto para cubrir las necesidades alimentarias básicas”, explica el Instituto.

Los niños están en peores condiciones

El INE destaca que donde se observan los mayores porcentajes por debajo de la línea de indigencia es en los niños menores de seis años. Aquí, 7 de cada 1.000 niños menores de seis años son indigentes.

Además, los niños y adolescentes menores de 18 años siguen siendo los más afectados por la pobreza. 206 de cada 1.000 niños menores de seis años son pobres, mientras que solo 78 de cada 1.000 personas de entre 18 y 64 años lo son.

De todas formas, el INE destaca que, entre 2006 y 2015, la cifra de niños y adolescentes que se encuentran bajo el nivel de pobreza se ha reducido a más de la mitad. En 2006, el 53,4% de los niños menores de seis años era pobre, mientras que en 2015 se registró un porcentaje del 20,6%.

Lo que sí aumentó fue el índice de Gini, encargado de medir la desigualdad de ingresos. Según este, Uruguay fue más desigual en 2015 que en los tres años anteriores, pues el índice subió tres puntos (cambió de 0,381 a 0,386).

Otras variables

Cuando se observa la pobreza en el país, se revela que la distribución es heterogénea. La mayor concentración de personas bajo la línea de pobreza se encuentra en Montevideo (13,4%) y en las localidades urbanas del Interior del país con menos de 5.000 habitantes (8,3%). En el Interior rural del país se presenta la menor incidencia (2,6%).

Por otro lado, si se tiene en cuenta la ascendencia étnica racial, es la población afrodescendiente la que continúa registrando los mayores niveles de pobreza. No obstante, el número de personas de esta etnia que se encuentran bajo la línea de pobreza ha disminuido considerablemente entre 2006 (el 55,4% de la población afrodescendiente era pobre) y 2015 (21,8%).

La Red 21