El ministro de Economía de Uruguay, Danilo Astori, dijo este miércoles que “seguramente va a haber cambios en las previsiones” de crecimiento establecidas en el Presupuesto Nacional para 2015-2019 presentado en julio del año pasado, que estimaban un 2,5 % de crecimiento del producto interior bruto (PIB) para 2016.

“Seguramente va a haber cambios en las previsiones, porque ya la realidad los está indicando (…) no es que nosotros estemos cambiando, todos los analistas públicos y privados nacionales e internacionales las han cambiado”, dijo a la prensa el ministro tras comparecer en la Comisión de Hacienda de la Cámara Baja.

“Las han cambiado correctamente, porque leen la realidad, que se deterioró más de lo que estaba previsto. (…) Nuestra previsión en el Presupuesto (…) fue (un crecimiento del PIB del) 2.5% (tanto para 2015 como para 2016). La realidad hoy indica que hay que corregirla. Por lo tanto lo vamos a hacer”, agregó.

Pese a ello, el titular de la cartera de Economía subrayó que analistas privados del país, “a mediados del año pasado y según una encuesta del Banco Central preveían un crecimiento de 2,9%” del PIB para 2015, que finalmente creció un 1%.

En ese sentido, Astori reiteró que, pese a la desaceleración económica de Uruguay, que según el Banco Mundial tuvo un crecimiento promedio anual del 5,2% entre 2006 y 2014, ese 1% es positivo al compararlo con el contexto económico regional, principalmente con el de “los grandes vecinos”, en referencia a Brasil y Argentina.

“Brasil y Argentina han tenido que enfrentar circunstancias comerciales y financieras muy adversas, en particular Brasil, que ha caído por dos años consecutivos, ha aumentado su déficit fiscal y su inflación”, apuntó el ministro.

“Argentina está empezando a intentar corregir los principales desequilibrios que tiene. Otros mercados regionales como Venezuela también han tenido un impacto muy importante y negativo sobre la economía uruguaya”, añadió.

Sobre ello también aseguró que en ese contexto regional Uruguay sigue manteniendo la confianza de los inversores extranjeros.

“Solo contando los proyectos del primer trimestre (de 2016) podemos llegar a un volumen de 1.500 millones de dólares de inversiones extranjeras. Esto es una fortaleza del país”, afirmó Astori, que destacó que Uruguay “sigue siendo un país de inversión”.

Preguntado acerca de si el cambio en las previsiones de crecimiento provocará modificaciones en el Presupuesto Nacional, el ministro dijo que se anunciarán “oportunamente” dado que “van a ser parte fundamental del contenido de la próxima rendición de cuentas”.

El Espectador