Tabaré Vázquez se puso al frente del debate sobre la aplicación del nuevo Código de Proceso Penal como una forma de producir modificaciones que ayuden a fortalecer la seguridad pública.

El Presidente lo dejó en claro la semana pasada durante su encuentro con las fuerzas políticas, donde se analizaron diversas alternativas planteadas en el nuevo código, una parte del cual comenzará a regir a partir de 2017.

La estrategia de Vázquez es dejar consensuado buena parte del debate para llegar al Parlamento con el camino allanado, y evitar largas y complejas discusiones planteadas más para los titulares de los diarios que para la búsqueda real de alternativas concretas.

Con todos los partidos representados en la reunión, el Presidente procuró sortear la grieta política y dejar planteado un tema que le interesa mucho concretar en el corto plazo.

“Si bien es tarea de los legisladores, el hecho de estar aquí representados todos los sectores ayuda a iniciar un debate que resultará clave para poder concretar cambios importantes”, expresó el Presidente a los referentes de la oposición.

Novick y Barrera

Ayudó mucho al debate técnico la presencia del reconocido penalista Jorge Barrera, quien acompañó al líder de la Concertación, Edgardo Novick.

Barrera, con amplia trayectoria docente y reconocida praxis en materia penal, fue el encargado de hacer los aportes jurídicos al análisis de la ley del Proceso Penal y de sus posibles modificaciones, lo que fue especialmente valorado por el Presidente y por los miembros de su equipo.

Vázquez dejó en claro en esta segunda reunión la importancia central que su gobierno ha dado al tema ya que en todo momento se planteó el debate como una cuestión de Estado y muy lejos de “una reunión para la foto”, como jocosamente calificó algún miembro de la oposición para justificar su ausencia en la reunión.

La sola presencia de gran parte del equipo de gobierno así lo demuestra. El secretario de la Presidencia, Miguel Ángel Toma; el prosecretario Juan Andrés Roballo; el ministro del Interior, Eduardo Bonomi; el viceministro, Jorge Vázquez, entre otros, acompañaron al Presidente.

Los referentes de la oposición fueron los nacionalistas Luis Alberto Heber, Javier García y Carlos Camy; los colorados Germán Cardoso, José Garchitorena y Consuelo Pérez; los independientes Pablo Mieres, Daniel Radío e Iván Posada; Unidad Popular con Eduardo Rubio y Gonzalo Abella; y la Concertación con Edgardo Novick, y el abogado penalista Jorge Barrera, a quien Novick presentó como su asesor personal.

Precisamente el referente de la Concertación, quien asistió acompañado también por Guillermo Stirling, el último ministro del Interior no frentista, destacó la importancia de la reunión sostenida con Vázquez y recalcó su concepto de que la seguridad “no tiene ideologías”.

La República