El pueblo dijo “no” a la ley estafa de la AN

El pueblo revolucionario manifestó su rechazo a la Ley de Otorgamiento de Títulos de Propiedad a los Beneficiarios de la Misión Vivienda Venezuela, conocida como ley estafa y aprobada la semana pasada en la Asamblea Nacional, con una multitudinaria movilización realizada ayer, que comenzó en la estación del Metro de Bellas Artes, en la avenida México, y tuvo como punto final el Palacio de Miraflores, en la avenida Urdaneta.

Personas de distintas edades, gremios, grupos organizados y lugares del país unieron sus voces mediante pancartas, afiches y megáfonos para decir “no”, no solo al referido instrumento, sino además al resto de las leyes aprobadas recientemente por la derecha parlamentaria, por considerar que atropellan sus derechos y pretenden sabotear el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En esta jornada los participantes también exhibieron afiches y pancartas en los que expresaron su rechazo a la extensión del decreto injerencista del presidente estadounidense Barack Obama y a la actuación del jefe de la derecha en el Parlamento, Henry Ramos Allup.

MARCHA PACÍFICA Y CON ENTUSIASMO

La movilización, que se inició aproximadamente a las 12 del mediodía, se desarrolló de manera cívica y pacífica, pero con mucho entusiasmo y alegría.

Varios camiones tipo miniteca acompañaron a los manifestantes con temas alusivos a la Revolución, entre ellos “Chávez no se va”, “Adelante, Comandante” y “Chávez, corazón del pueblo”.

La ruta trazada por las avenidas México y Universidad se cumplió sin modificaciones ni contratiempos para hacer una parada entre las esquinas San Francisco y La Bolsa, en la parte sur del Palacio Federal Legislativo, donde fueron esperados en una tarima habilitada por varios parlamentarios del Bloque de la Patria que participaban en ese momento en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional.

Los manifestantes, por intermedio de un megáfono, corearon reiteradamente la consigna “si va caer, si va a caer, esta Asamblea va a caer”, dirigida a los diputados de la oposición.

En el mismo sitio varios manifestantes expresaron que la Asamblea Nacional actúa de espaldas al pueblo con la aprobación de la Ley de Amnistía, que ampara a los autores materiales e intelectuales de la violencia desatada en el país en los últimos años, con sus nefastas consecuencias.

Luego de unos 20 minutos de interrupción, la movilización llegó finalmente a las afueras del Palacio de Miraflores en la avenida Urdaneta a la 1 y 40 de la tarde, aproximadamente, a la espera de ser recibidos por el presidente de la República, Nicolás Maduro.

LOS PROTAGONISTAS

Celia Monasterios, quien vive en El Limón, municipio Carrizal del estado Miranda, expresó que su presencia en la movilización estuvo motivada por la defensa del programa de viviendas que creó el presidente Hugo Chávez y que ahora continúa Nicolás Maduro.

“Yo vivía en un rancho en el sector La Ladera de Carrizal en condiciones muy malas, decidimos conformar un Consejo Comunal en la zona y al año el Comandante Chávez nos tomó en cuenta y nos hizo el proyecto donde finalmente fuimos beneficiadas 604 familias con una vivienda”, relató.

Luis Marrero, residente del oeste de la capital, señaló que vino a respaldar al presidente Maduro y a rechazar tanto la ley estafa como la ley olvido (Ley de Amnistía) y resaltó que el pueblo se movilizó para alzar su voz.

El movimiento de inquilinos del Distrito Capital también se hizo presente y a través de una de sus voceras, Rosa Carpio, fijó su posición de apoyo a la Gran Misión Vivienda Venezuela, pues ese programa ha beneficiado y seguirá beneficiando a muchas personas que han vivido muchos años en inmuebles alquilados, pero que ahora se les presenta la posibilidad de tener un techo propio.

Entre tanto, Rosalima Arsenio, habitante de la parroquia Altagracia, enfatizó que, a pesar de no ser beneficiaria de la Gran Misión Vivienda Venezuela ni de ningún otro programa social del Gobierno del presidente Nicolás Maduro, respalda la acción del pueblo en defender sus derechos adquiridos.

“No soy beneficiaria, ni tampoco tengo una pensión, a pesar de tener 66 años, pero esta ley estafa es una verdadera injusticia y los que somos revolucionarios no podemos permitir que se perjudique a nuestros hermanos”, reflexionó.

Ciudad CCS