El Tribunal Oral Federal 1 leyó la sentencia del juicio por el Plan Cóndor, la represión coordinada entre las dictaduras de la Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Chile y Bolivia durante la década del ´70. También se investigó en la causa un tramo del expediente por lo sucedido en el centro clandestino de detención “Automotores Orletti”.

La mayoría de los 18 acusados en este juicio, iniciado en 2013 en Buenos Aires, fueron condenados por “asociación ilícita” con sentencias que van de 8, 12, 20 y 25 años, dependiendo de los casos probados a cada uno de los exmilitares acusados. Los implicados, en su mayoría sentenciados por otras causas, dieron forma a un plan de secuestro, tortura y asesinato de opositores bajo los regímenes dictatoriales en Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

La pena de 25 años de prisión la recibieron el represor Santiago Omar Riveros, al agente de inteligencia Miguel Angel Furci y al coronel retirado uruguayo Cordero Piacentini. En tanto, Reynaldo Bignone y Rodolfo Feroglio recibieron penas de 20 años.

De 88 años, Bignone, el último presidente de facto del país, fue condenado a 20 años como autor “penalmente responsable de integrar una asociación ilícita en el marco del denominado Plan Cóndor”, dijo el juez Oscar Almirante, al leer el veredicto.

El ex militar uruguayo Manuel Cordero fue sentenciado como “partícipe necesario, penalmente responsable de privación de libertad en once casos”, según la sentencia. Entre los casos probados contra Cordero destacó el vinculado con la desaparecida María Claudia García, nuera embarazada del poeta argentino Juan Gelman, fallecido en 2014.

La nieta de Gelman, Macarena fue entregada a una familia cómplice de la dictadura uruguaya, y recuperó en el 2000 su identidad a los 23 años. Presente en el tribunal, Macarena Gelman no ocultó su satisfacción al escuchar la condena a uno de los responsables del crimen de su madre y su apropiación.

Página 12


Penas de 20 y 25 años de cárcel para Bignone y Riveros por el Plan Cóndor

Catorce ex jefes militares y de inteligencia argentinos y uno uruguayo fueron condenados hoy a penas de entre 25 y 8 años de prisión por más de un centenar de privaciones ilegítimas de la libertad y otros delitos de lesa humanidad cometidos hace cuatro décadas en el marco del Plan Cóndor de exterminio de opositores a las dictaduras de la región.

Dos de las mayores condenas recayeron sobre el entonces jefe de la guarnición militar de Campo de Mayo, Santiago Omar Riveros, a 25 años y el último dictador y entonces jefe de Institutos Militares, Reynado Bignone, a 20 años.

Tambien fueron condenados a 25 años el ex agente de la SIDE, Miguel Angel Furci y el uruguayo Cordero Piacentini por su papel en el centro clandestino de detención conocido como Automotores Orletti, epicentro de la persecución a uruguayos en la Argentina ejecutada por represores de los dos países rioplatenses.

Decenas de cadenas televisivas y medios de la región y el mundo cubrieron esta tarde la lectura del tramo dispositivo del fallo del Tribunal Oral Federal 1 de la Capital Federal al cabo de tres años y dos meses de audiencias en el edificio de Comodoro Py.

El fallo unánime fue leído al cabo de tres años y dos meses de audiencias por el presidente de TOF 1, Oscar Ricardo Amirante acompañado por sus colegas Adrián Federico Grünberg y Pablo Laufer.

El Tribunal anunció además que el 9 de agosto próximo divulgará los fundamentos de la sentencia de este juicio iniciado en 2013, en el que se juzgó por primera vez ante un tribunal a imputados por la asociación ilícita que constituyó el Plan Cóndor articulado por las dictaduras de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay en una reunión realizada en 1975 en Chile, durante el régimen de Augusto Pinochet.

Entre tanto, los 42 aspectos resolutivos leídos esta tarde fueron recibidos con satisfacción en una sala colmada por familiares de las víctimas e integrantes de organismos de derechos humanos.

Entre los primeros se destacaba la nieta recuperada del fallecido poeta Juan Gelman, Macarena Gelman, nacida en cautiverio en Montevideo después del traslado de su padre y madre embarazada en un vuelo ilegal tras ser secuestrados en Buenos Aires.
“Se hizo justicia”, dijo emocionada Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, cuyo hijo desaparecido trabajaba en Télam.

El interés internacional por el fallo quedó revelado por la cobertura que le dieron algunas de las principales cadenas informativas del mundo y la región que se acreditaron ante la Corte Suprema de Justicia.

Entre ellos se contaron las agencias Associated Press, AFP y Reuter y las cadenas televisivas británica BBC, brasileña SBT, china CCTV, T de Catalunya y árabe Al Jazira, además de diarios, medios que colmaron con sus equipos el hall de los tribunales federales de Comodoro Py.

“Es un tema de gran interés porque tuvo que ver con la dictadura argentina pero también fue regional, sistemática y con vínculos con loa CIA, algo único en el mundo”, explicó a Télam Paul Byrme, productor televisivo de la agencia AP.

Los casos de las víctimas de los crímenes del Plan Cóndor fueron investigados en la Argentina en una causa cuyo tramo más avanzado llegó hoy a sentencia, mientras que más de 380 hechos están aún en la etapa investigativa y deberán ir a juicio en el futuro.

El Plan Cóndor fue articulado por las dictaduras de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay en una reunión realizada en 1975 en Chile, durante el régimen de Augusto Pinochet y permitió secuestrar opositores en cualquier y trasladador ilegalmente a su país de origen.

En este juicio, de los 32 imputados iniciales por “asociación ilícita” y “privación ilegal de la libertad agravada por aplicación de tormentos” en un total de 105 casos, sólo 17 llegaron como acusados a la sentencia, de los cuales dos fueron absueltos.

El resto fueron apartados por razones de salud o murieron sin llegar a conocer el veredicto de los jueces, como en el caso del dictador Jorge Rafael Videla.

Además de los ya mencionados Bignone, Riveros, Furci y Cordero Piacentini, el Tribunal condenó hoy a 20 años al ex director de la Escuela de Caballería Rodolfo Feroglio y a 18 años de prisión al ex jefe del Regimiento Patricios Humberto Lobaiza.

También sentenció a 13 años de prisión al general retirado Eugenio Guañabens Perelló y al almirante retirado Antonio Vañek, entonces jefe de la Esma; a 12 años, a los oficiales retirados Luis Sadi Pepa, Nestor Horacio Falcon, Eduardo Samuel, Felipe Jorge Alespeit, mientras que aplicó ocho años al general retirado Federico Antonio Minicucci, en el momento de los hechos jefe del área militar 112.

Absueltos resultaron Carlos Horacio Tragant y Juan Avelino Rodríguez, quienes cesaron en la prisión domiciliaria.

Télam