Masiva marcha en “defensa de la educación y la universidad pública” a Plaza de Mayo

Los gremios docentes universitarios marcharon en reclamo de mayor presupuesto, mejoras salariales y en defensa de la educación pública, comenzó en el Ministerio de Educación y concluyó en la emblemática plaza.

Los gremios docentes universitarios realizaron hoy una masiva movilización en reclamo de mayor presupuesto, mejoras salariales y en defensa de la educación pública, que comenzó en el Ministerio de Educación y concluyó en Plaza de Mayo.

La Marcha Nacional en Defensa de la Educación y la Universidad Pública fue convocada por las federaciones docentes Conadu, Conadu Histórica, UDA, Ctera Fagdut y Fedun, que por primera vez en 15 años confluyeron en una demostración contra las autoridades educativas.

A la movilización, que ocupó al menos tres cuadras, adhirieron representantes de gremios docentes provinciales y de las federaciones de estudiantes de universidades públicas de Buenos Aires, La Plata, Córdoba, Patagonia y Nordeste, entre otras.

La manifestación universitaria se enmarcó en una semana de paros de los gremios docentes, con clases públicas en la calle, estaciones de trenes y subtes, tomas de las facultades de Filosofía y Letras y Psicología de la UBA y asambleas en las unidades académicas, entre otros medidas de fuerza.

Los manifestantes salieron pasadas las 16 desde Plaza Houssay, frente a la Facultad de Medicina, con destino a la sede del ministerio de Educación, donde se leyó un documento conjunto, y luego siguieron hasta la Plaza de Mayo, para “hacer oír” sus reclamos a las autoridades nacionales.

El consejero superior Lucas Valderrama remarcó que “la oferta salarial del Gobierno es inaceptable” y resaltó que el anuncio del presidente, Mauricio Macri, del aumento a las Universidades “representa el 1 por ciento para que mantengan lo que ya tienen que es luz y gas”.

“Queremos una respuesta, estamos peleando contra un ataque a la Universidad pública. El límite del acceso a la Universidad lo pone el Gobierno con el presupuesto”, agregó.

En este contexto, el ministro de Educación, Esteban Bullrich, afirmó que la marcha universitaria en reclamo de mayor presupuesto se basó “en datos falsos” y atribuyó el conflicto con los gremios docentes a que “se quiere crear una crisis donde no la hay”.

El funcionario dijo que convocó a los gremios universitarios a una nueva reunión de paritarias para mañana, a la que llevará una nueva propuesta salarial a fin de destrabar el conflicto.

En tanto, el rector de la UBA, Alberto Barbieri, dijo hoy que apoya la protesta docente porque “hay un atraso salarial evidente” y expresó su deseo de que el ministro Bullrich y los gremios “se pongan de acuerdo lo antes posibles” para retomar las clases en universidades y escuelas preuniversitarias.

Por su parte, el legislador porteño Pablo Ferreyra, del bloque del Frente para la Victoria (FpV), quien acompañó la movilización junto a los legisladores, aseguró que “en el marco del ajuste macrista que viene sufriendo el país, las universidades sufren un recorte en su presupuesto que hace peligrar su continuidad”.

Los paros y medidas de fuerza, con clases públicas y tomas de facultades, se enmarcan en un plan de lucha de los gremios docentes universitarios que reclaman un aumento salarial de entre 40 y 45 por ciento.

Los gremios rechazaron la propuesta del Gobierno de un incremento de haberes de 31 por ciento, en tres cuotas, con reapertura de la paritaria en junio de 2017.

La Capital


La comunidad universitaria anuncia una marcha multitudinaria para este jueves

Todos los gremios universitarios y 15 federaciones estudiantiles se movilizarán desde la Plaza Houssay hasta el Ministerio de Educación y la Plaza de Mayo. “No se está debatiendo si las universidades pueden o no pagar la luz, sino la continuidad de la universidad pública”, señaló el secretario adjunto de la CONADU Histórica.

La Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU Histórica), todos los gremios universitarios y 15 federaciones estudiantiles: la convocatoria a la marcha que se realizará este jueves es histórica y puede marcar un punto de inflexión. Los organizadores afirman que “habrá decenas de micros que llegarán desde el Interior del país y también desde los barrios más alejados de la Capital Federal”.

Docentes y alumnos, codo a codo, se movilizarán desde las 16:30 hasta las 21: el itinerario marca que el punto de encuentro será en la Plaza Houssay, frente a la Facultad de Medicina, luego marcharán hasta la sede del Ministerio de Educación de la Nación, donde se realizará un acto, para luego trasladarse hasta Plaza de Mayo, donde terminará la protesta.

“Al no tener respuestas del Gobierno nacional, queremos que asegure el funcionamiento de todas las universidades del país y que reabran las paritarias”, explicó Antonio Roselló, secretario adjunto de la CONADU Histórica, en una conferencia de prensa realizada este miércoles. El Gobierno giró en la última semana aportes por 500 millones de pesos para “cubrir el incremento de tarifas y gastos de funcionamiento adicional en las universidades públicas del país”. Sin embargo, Roselló salió al cruce: “La partida que anunció (Mauricio) Macri de 500 millones de pesos es el 1% del presupuesto de la universidad pública. Acá no se discute si se puede o no pagar la luz, acá se discute si pueden seguir funcionando los laboratorios para la investigación, las becas a los estudiantes, las bibliotecas, los sueldos; se discute la continuidad de la educación pública”.

Desde el Ministerio de Educación advierten que para este año, la propuesta consistió en adelantar la paritaria universitaria un mes, adelantando el pago de la primera cuota al 31 de mayo, razón por la cual, desde la cartera educativa consideran innecesario realizar medidas de fuerza teniendo abierta una instancia de diálogo. Esta situación es desmentida por las federaciones universitarias: “Esperamos una propuesta evaluable por parte del Gobierno, que sólo nos ofreció un 20% en dos cuotas. Esa oferta no podemos ni siquiera llevarla a discusión. Ahora, directamente el Gobierno nacional suspendió las paritarias, por lo que la CONADU Histórica ya lleva 19 días de paro y el jueves y el viernes, los seis sindicatos docentes estarán de paro, así que 1.500.000 estudiantes no van a tener clases”. Y Roselló agregó algunas cifras alarmantes: “De las 53 universidades públicas de todo el país, 28 están totalmente de paro y el resto toman medidas de fuerza como clases abiertas o radios”.

Según funcionarios cercanos a Esteban Bullrich, ministro de Educación de la Nación, la última propuesta del Gobierno “consistió en un incremento del 15% en mayo, 5% en octubre y 11% en diciembre, y si se toma el porcentaje interanual de aumento de junio 2015 a junio 2016, la cifra supera el 50 %, que se contrarresta con el 15% de aumento que denuncian los gremios universitarios”. Para el Gobierno, la situación tiene anclaje en la herencia recibida: “Al asumir, se debían casi tres meses de partidas a las universidades, lo que implica prácticamente 1.800 millones de pesos transferidos a las universidades. Este Gobierno pagó los tres meses adeudados apenas asumió”.

En tanto, Esteban Bullrich se acercó hasta la Comisión de Educación del Senado para dialogar con los legisladores que la integran y los miembros de la Comisión de Presupuesto y Hacienda. “Buscamos transparencia y equidad en la distribución de los fondos que se les da a las universidades. Se distribuyeron fondos de manera discrecional. Esta discrecionalidad con la cual queremos terminar es uno de los grandes problemas que tenemos hoy”, señaló. “Cuando alguien dice “dame plata para pagar la luz” y debe cinco años de intereses porque no paga la luz, es ignorancia, malicia o hipocresía. Lo hago con mucho cuidado porque no quiero dañar la imagen de la universidad”, agregó.

Diario Popular


Gobierno argentino defiende en el Senado la política educativa ante reclamos

El ministro argentino de Educación, Esteban Bullrich, defendió en el Senado la política del Gobierno en materia de universidades, en medio de las protestas de varias casas de estudio tras el aumento en las tarifas de servicios públicos.

Bullrich reconoció que “hay atrasos” en el envío de pagos a las universidades estatales, pero que estos comenzaron “en la gestión anterior”, durante el último tramo del segundo mandato de Cristina Fernández (2007-2015).

“Recibimos tres meses de atrasos en los gastos de funcionamiento y nos hemos puesto prácticamente al día”, dijo el ministro al hablar ante un plenario de comisiones de la Cámara Alta del Congreso argentino, que analiza un proyecto de ley para que los recientes aumentos de tarifas de servicios públicos no se apliquen a las universidades estatales.

“Recibimos un sistema endeudado por más de 3.000 millones de pesos (unos 208 millones de dólares)”, dijo Bullrich, “no solo con las universidades sino también con los estudiantes”, a quienes se les debían “cuotas de las becas”.

Según el diagnóstico de Bullrich, la nueva gestión también se encontró con “obras atrasadas, obras paradas” que se están “reactivando” y “una absoluta iniquidad en la distribución de discursos”.

La comunidad universitaria de Argentina se ha movilizado en las últimas semanas para pedir una ampliación del presupuesto que el Gobierno transfiere a los establecimientos estatales, tras los aumentos en las tarifas de luz, gas y agua que se han aplicado en el país suramericano durante esta primera parte del año.

Con clases públicas y asambleas, estudiantes y docentes de la Universidad de Buenos Aires (UBA) han reclamado en los últimos días más presupuesto para la mayor casa de estudios del país.

Alumnos y padres del Colegio Nacional de Buenos Aires, instituto que depende de la UBA, realizaban esta noche una marcha con antorchas hacia el Ministerio de Educación también como forma de protesta.

En pleno reclamo, y mientras la comunidad educativa prepara para este jueves una movilización al Ministerio de Educación, el rector de la UBA anunció que Bullrich asignó una partida de 500 millones de pesos (34 millones de dólares) para el funcionamiento de los hospitales universitarios.

Según un comunicado del rectorado, “esto provoca que los fondos de la partida de educación vuelvan a ser destinados, íntegramente, para los fines correspondientes”.

“Ahora tenemos que garantizar que cumplan sus promesas. También hay que luchar junto a nuestros docentes por su salario y con el resto de las universidades nacionales que no ven resuelto su problema presupuestario en este anuncio”, dijo el presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aires, Adrián Lutvak, en un comunicado, sobre la marcha de este jueves.

Terra Noticias