La Justicia estableció “la inexistencia física comprobada del niño” y declaró improbada la demanda del presidente Evo Morales en contra de su expareja, Gabriela Zapata, por daños psicológicos al supuesto hijo de ambos.

Zapata presentó fotografías de cuatro menores que “no guardan ninguna relación de parecido físico ni edad con el niño que fue presentado al equipo y a la suscrita juez”, prevé parte de la sentencia judicial a la cual tuvo acceso La Razón.

Morales demandó a su expareja y exigió presente al supuesto hijo de ambos. La Justicia archivó obrados del caso. Más detalles mañana en la edición impresa de La Razón.

La expareja del Presidente evitó someterse a la prueba de ADN y lo condicionó a que concurran a un mismo acto los tres involucrados. El caso salió a la luz luego que el periodista Carlos Valverde denunciara tráfico de influencias entre el Gobierno y la firma china CAMC a partir de una relación entre Morales y Zapata, de la que nació un niño.

William Sánchez, abogado de Zapata, cuestionó el fallo y aseguró que el menor fue presentado el 12 de abril a la autoridad competente. Añadió que existe un certificado de nacimiento que da certeza de su existencia.

Hasta el momento, dijo, no se decidió la próxima acción judicial, que será resultado de una reunión con su defendida, sin embargo explicó que hay dos opciones: presentar un recursos o respaldar el archivo de obrados.

La expareja presidencial anunció el 7 de mayo, cuando fue hecha conocer la sentencia, que presentará una demanda contra Morales por negación de paternidad.

“Lo que voy ha hacer ahora es presentar una demanda de negación de paternidad ahí si lo voy a someter a mi niño a una prueba de parternidad de ADN, por toda la violencia que se ha ejercido de todo un aparato del gobierno que se ha ejercido contra mi persona y de mi familia”, dijo Gabriela Zapata al salir del juzgado Segundo de la Niñez y Adolescencia”, afirmó ese día.

La Razón