Pescadores artesanales dieron un plazo de 48 horas al Gobierno para crear una mesa de trabajo con el fin de encontrar una solución a la crisis ambiental que afecta a Chiloé.

En una declaración pública entregada en la tarde de este miércoles a los medios de comunicación, indicaron que “producto de la crisis ambiental que ha venido trágicamente afectando a miles de familias y pescadores en el país, solicitamos que se designe y asista a la comuna de Puerto Montt un delegado presidencial”.

Junto a esto, pidieron que este delegado tenga “amplias facultades de decisión para comenzar la elaboración de una política de estado para apoyar a la pesca artesanal en el país”.

En esta reunión también deberán participar “el intendente de la Región de Los Lagos, alcaldes de las comunas involucradas, consejeros regionales, diputados y senadores, quienes en conjunto con los pescadores artesanales y este delegado presidencial comenzarán con el trabajo para crear esta nueva política de estado”.

Además, exigieron que el bono de emergencia sea entregado sin requisitos a los pescadores formales e informales.

“Una vez que se realice esta reunión con el delegado presidencial y las autoridades convocadas, el paro de los pescadores artesanales se depondrá en todas las comunas de la Región de Los Lagos, previa consulta a nuestras bases”, aseguraron.

Críticas al Gobierno

En tanto, el dirigente Édison Ancapán rechazó lo que consideró intentos del Gobierno para separar el movimiento.

“El Gobierno ha estado haciendo maniobras muy feas, con faltas de respeto hacia la pesca artesanal, llamando a dirigentes, a algunos dirigentes a medianoche, entre gallos y medianoche, con el fin de bajar este movimiento y apagar el fuego con bencina”, dijo el dirigente.

Ancapán añadió que “eso es lo que está haciendo el Gobierno para que nuestra gente se retire de la calle. Hablan que van a poner el dinero, pero no hablan de la letra chica: el 80 por ciento de nuestros pescadores quedan fuera y eso es lo que no vamos a permitir”.

En tanto, Julio Cárdenas, dirigente de los pescadores de Ancud, afirmó que “todos deben entender que el problema no es platas más, platas menos; el problema es a quién llega el beneficio. En estos momentos vemos que el beneficio está llegando a muy pocas personas, a muy pocos pescadores. Se pide el registro de pesca artesanal, pero ahí hay otras cosas que influyen”.

Radicalización del movimiento

Mientras tanto, otro grupo de dirigentes se reunió con el gobernador de Chiloé, Pedro Bahamondes, quien sostuvo que “han presentado un petitorio, básicamente en el sentido de ver cómo se abordan los efectos inmediatos de la marea roja, también se plantea el tema de la situación ambiental de la provincia y cómo establecemos una estrategia de mediano y largo plazo para todo lo que es el sector pesquero de la provincia”.

Paralelamente, los pescadores afiliados a la mesa de trabajo regional de la pesca artesanal y el Movimiento por la Esperanza pidieron que se decrete zona de catástrofe en toda la región de Los Lagos.

El dirigente Luis Adué recalcó que “estamos hablando del medioambiente, del bono, de decretar toda la región como zona de catástrofe (…) no van a conseguir dividirnos, podremos tener diferencias entre dirigentes, pero el petitorio en la región es uno solo”.

“Vamos a seguir en la movilización, esto ya lo conversamos y ya está confirmado que vamos a radicalizar la movilización. Ya no podemos bajarnos, llevamos nueve días, no vamos a perder esos nueve días”, añadió.

Cooperativa