En Medellín experimentan para aprovechar la luz solar

Un grupo de estudiantes de ingeniería física de la Universidad Nacional, sede Medellín, desarrolló un panel que produce energía eléctrica a partir de la luz del sol.

El panel es una estructura similar a un tablero dividido por celdas en su parte superior, sobre las cuales impacta la luz solar para producir energía. Por dentro tiene un motor que funciona a partir de los rayos del sol. A los lados hay dos fotorresistencias que se conectan con el panel para generar electricidad.

El artefacto puede tener diferentes tamaños, dependiendo de la necesidad, y se puede emplear en una casa o en un salón de eventos de acuerdo con las demandas de cada espacio.

Fredy Hoyos, docente de la Escuela de Física de la Universidad Nacional, explicó que la función del panel solar es convertir la energía del sol en energía eléctrica y para esto el sol lo debe irradiar de forma perpendicular.

El motor que implementaron es de baja potencia, por lo cual no se emplea demasiada energía.

Este tipo de energía se considera fotovoltaica (se activa con la luz) y es una de las formas más limpias de producir electricidad, dado que no requiere del empleo de cables, sino que se basa en un sistema de celdas que al recibir los rayos del sol liberan electrones que se transforman en energía eléctrica.

Esteban Gutiérrez, estudiante de ingeniería física de la Universidad Nacional y quien trabajó en la realización del proyecto, también explicó el funcionamiento e importancia del aparato. Los elementos usados fueron dos servomotores (fotorresistencias) de 1,5 Newton por centímetro, un panel solar de 18 voltios y 20 vatios, un acrílico y un dispositivo explorer 16.

El sistema funciona al llegar cierta cantidad de luz a las dos fotorresistencias; entonces el panel gira para que la mayor cantidad de radiación esté en la mitad.

Luego, esta información pasa a una tarjeta controladora que envía una orden a los servomotores, encargados de mover el panel.

Para Gutiérrez, el panel solar beneficia a la sociedad porque es posible emplear su sistema para que en los hogares y en otros lugares se tenga autonomía de la energía común.

Además, la naturaleza misma exige la utilización de este modelo, dado que reduce sustancialmente los daños en el ecosistema por causa del empleo desmesurado de los recursos.

“Podríamos, entonces, disminuir el uso de otro tipo de energías, que generan mayor contaminación en el ambiente”, aseveró el estudiante.

Hay que agregar que, al evitar el uso excesivo de cables, el panel resulta menos costoso, menos arduo en su instalación y más amigable con el ecosistema.

El proyecto fue realizado en la materia Análisis de Señales y Sistemas. Con este trabajo, buscan fuentes alternativas de energía que contribuyan a suplir las necesidades actuales del país, luego de la crisis energética que se vivió en los últimos meses.

Los beneficios de implementar el panel en Colombia, según Hoyos, serían muchos puestos que a nivel nacional no se está aprovechando la energía solar que, además, es limpia.

En Alemania, por el contrario, más de la mitad de la energía es solar, lo que deja una gran reflexión. “Las autoridades deben apostarle a este sistema”, dijo el docente.

Y es que el panel solar produce energía útil, que puede implementarse en modo de corriente directa (computadores y dispositivos eléctricos, por ejemplo) o con un inversor 6 que transforma la energía en corriente alterna, con la cual sería posible cargar una batería.

Teniendo en cuenta que con un motor más grande se podría iluminar un estadio, el docente piensa que es tiempo de que el gobierno tome acciones al respecto, pues considera que en Colombia no hay demasiados incentivos para producir energía limpia. En suma, se ahorra dinero, recursos naturales y tiempo en instalaciones.

“Lo único que se necesita es ser inteligentes para manejar este sistema. Un chip para el panel puede costar alrededor de siete euros, mientras que el precio de los motores dependerá de la potencia que se requiera para la tarea que se desee realizar”, dijo Hoyos.

En algunas vías del país se han comenzado a usar los paneles solares para iluminar las carreteras a través de las líneas de señalización de tránsito. Con todo, aún resulta incipiente esta medida en Colombia.

“La energía hidráulica que producen las represas en el país ya está por debajo del 25 por ciento. Los embalses cada vez se secan más. Hay que empezar a usar este sistema desde ya”, insistió el docente de la Nacional.

El Tiempo