Morales vuelve a deplorar golpe judicial-congresal en Brasil

El presidente boliviano Evo Morales volvió a deplorar el domingo el golpe de Estado congresal que apartó de la Presidencia de Brasil a su colega Dilma Rousseff y que, dijo, tiene tufillo de responder a intereses proimperialistas.

“Como las Fuerzas Armadas de América Latina tienen una nueva doctrina basada en los pueblos y no pueden hacer golpes de Estado, ahora los procapitalistas, proimperialistas y conservadores emplean el órgano judicial y congresal para atentar contra la democracia”, dijo el mandatario durante un discurso en el municipio boliviano de Mineros, oriente de Bolivia.

El Senado de Brasil, mayoritariamente opositor, suspendió el jueves último a Rousseff de sus funciones por 180 días, en consonancia con la Cámara de Diputados que hacía tres semanas había votado por la exclusión de la mandatario electo en 2014 por 54 millones de sus compatriotas y bajo cargos sin sustento jurídico, según analistas internacionales de diversa tendencia.

Mientras en la Venezuela presidida por el izquierdista Nicolás Maduro parece fraguar la destitución, vía congresal y por referendo del sucesor de Hugo Chávez, Morales y su colega ecuatoriano Rafael Correa, se han convertido en el bastión del progresismo instalado en la región a comienzos de siglo.

El mandatario boliviano advirtió el asedio a la democracia latinoamericano después de presentar sus respetos por Brasil, que importa hace 20 años gas bolivianos para el sustento de su industria en Sao Paulo.

“La inestabilidad política hace daño a la economía como la de Brasil reconocida en el mundo y que afecta a Sudamérica hasta Latinoamericana”, sostuvo Morales.

“Por eso no comparto con los golpes, entiendo democráticamente que gane la derecha, es un derecho, también en Bolivia es un derecho ser capitalista, pro imperialista pro capitalista”, precisó.

Anotó que en Argentina ganó en las urnas, en diciembre anterior, un partido de derechas y que su obligación, como Presidente elegido democráticamente en Bolivia, era coordinar con el gobierno de su colega Mauricio Macri. Argentina también importa gas natural de Bolivia.

En esa corriente expuso su reconocimiento al comportamiento de las Fuerzas Armadas en Bolivia y Latinoamérica, adscritas a su rol previsto en la Constitución, luego de la restauración democrática en la región a principios de los años 80 del siglo pasado tras el imperio de gobiernos militares de corte dictatorial.

“Repito nuevamente como no hay golpe militar ahora tal vez los conservadores están en el órgano judicial o la mayoría de la derecha para el golpe a un gobierno izquierdista en la hermana República de Brasil”, sustentó.

abi


Volver