El Gobierno de la República de Costa Rica reitera que ha dado seguimiento, y con el mayor respeto a un pueblo hermano, continuará haciéndolo, a los preocupantes acontecimientos que acontecen en la coyuntura política de la República Bolivariana de Venezuela.

Costa Rica ha señalado con vehemencia la ineludible obligación con el soberano, de respetar y ejecutar los principios democráticos y actuará, prudente y consecuentemente, según las exigencias de las circunstancias.

Esta Administración agradece profundamente y toma en consideración el interés y preocupación de la señora y los señores Expresidentes, así como de miembros de nuestra Asamblea Legislativa sobre este tema tan importante para nuestra región.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto subraya, en línea con lo establecido en la Carta Democrática Interamericana, que la democracia representativa es indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo, dentro del respeto del principio de no intervención.

Sin duda, la democracia representativa es esencial para el desarrollo social, político y económico y se refuerza con la participación permanente y responsable de la ciudadanía conforme al orden constitucional.

Costa Rica reitera su firme compromiso con el diálogo sincero y productivo y con los mecanismos de la Organización de Estados Americanos (OEA), para promover el diálogo y la discusión política entre los Estados.

El gobierno del Presidente Solís Rivera siempre actuará  y colaborará con los demás Estados y organismos internacionales, guiado por su tradición de respeto a los principios que respalden los procesos democráticos, el Estado de derecho, la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal, directo y secreto, el ejercicio prudente y balanceado del poder, el régimen plural de partidos y organizaciones políticas y la separación e independencia de poderes del Estado.

Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica