El gobierno de Ecuador anunció este jueves un plan de incentivos socioeconómicos que permitirán a las familias damnificadas ser acogidas en viviendas y paralelamente promover la construcción de casas y complejos habitacionales sismorresistentes en zonas seguras de las localidades golpeadas por el terremoto del pasado 16 de abril.

El vicepresidente de la República, Jorge Glas, informó que estos planes, que cuentan con el debido financiamiento, tendrán énfasis en las provincias costeras de Manabí, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas y beneficiarán inmediatamente a unas 8.500 familias que han sido determinadas mediante un Registro Único de Damnificados (RUD).

El primer componente social de este programa es para las familias que se encuentran actualmente en albergues, a fin de que se puedan trasladar a casas, cuyos propietarios les brinden acogida. En este caso los dueños de casa recibirán un monto de 150 dólares, de los cuales 135 serán como arrendamiento y los otros 15 dólares para el pago de servicios básicos, durante seis meses. Mientras la familia acogida recibirá 100 dólares como bono de alimentación por tres meses.

En el caso de que la familia damnificada prefiera arrendar una vivienda, el Estado le reconocerá 135 dólares para el alquiler por seis meses y otros 100 dólares por tres meses como bono de alimentación.

La ministra de Inclusión Económica y Social, Lídice Larrea, indicó que ya cuentan con una base de datos con información actualizada respecto de los damnificados; no obstante, implementarán controles a fin de que los beneficiarios sean únicamente quienes perdieron sus casas tras el sismo.

Construcción y financiamiento de vivienda

El otro componente de estas medidas socioeconómicas tiene que ver con el aporte económico estatal para la construcción, reconstrucción y financiamiento para viviendas de interés social y para familias con capacidad económica de adquirir casas de hasta 70.000 dólares.

La ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi), María de los Ángeles Duarte, explicó que una vez que se tengan los resultados de los estudios de suelo se iniciará uno de los componentes de este programa que es la construcción de viviendas de 10.000 dólares financiados por el gobierno, pero a partir del año de la entrega de la casa los beneficiarios pagarán una contribución de 15 dólares mensuales por el equivalente al 10% del valor de la casa.

Este plan de vivienda de interés social aplicará para las familias que habitaban en zonas consideradas de alta vulnerabilidad, donde ya no se permitirán reasentamientos, recalcó la ministra.

Otro segmento es la construcción de viviendas por un valor de 10.000 dólares en zonas rurales, cuyas familias hayan perdido su casa. También los beneficiarios pagarán una contribución similar al caso anterior con un periodo de gracia de doce meses.

El Miduvi también pondrá inmediatamente a disposición un bono de 4.000 dólares para efectos de reconstrucción de casas que no hayan sufrido daños estructurales con una contribución del 10% de ese monto.

Adicionalmente para las personas que tengan mayor capacidad económica se le dará un incentivo de 9.000 dólares para que adquieran una casa cuyo costo no supere los 70.000 dólares.

La secretaria de Estado indicó que para el caso de vivienda de interés social ya cuentan con un modelo de vivienda. Para llevar a cabo este extenso programa -señaló- cuentan con asesoría de profesionales ecuatorianos y de importantes universidades del mundo para garantizar que las nuevas casas cuenten con parámetros actualizados de construcción sismorresistente.

También indicó que para socializar este proyecto de recuperación habitacional el Miduvi contará con seis oficinas distribuidas en Manabí, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas.

Glas, quien preside además el Comité de Reconstrucción y Recuperación Económica creado por Decreto tras el sismo, señaló que para ejecutar los planes de vivienda se empleará preferentemente mano de obra de las localidades afectadas por el terremoto y con mayor énfasis entre las personas damnificadas.

“Estas etapas de reconstrucción serán motores generadores de empleo en las provincias golpeadas por el sismo”, destacó el segundo mandatario, al tiempo que subrayó que otras partes del megaprograma de reconstrucción tendrán que ver con construcción de infraestructura educativa y financiamientos para los sectores productivos y comerciales de las zonas de desastre.

Andes