El ministro de Relaciones Exteriores ecuatoriano, Guillaume Long, agradeció a Colombia la ayuda humanitaria que brindó al país tras el terremoto del pasado 16 de abril. En medio de un ambiente de confraternidad, el ministro Long se reunió con la canciller colombiana, María Ángela Holguín, para revisar las relaciones entre los dos países y la agenda binacional que acordaron los presidentes Rafael Correa y Juan Manuel Santos.

Los ministros se reunieron en el Palacio de San Carlos, sede de la Cancillería de Colombia, para tratar aspectos relativos a seguridad, infraestructura y asuntos en la frontera. Además, las delegaciones dialogaron sobre el Plan Binacional de la Zona de Integración Fronteriza, donde se destaca la suscripción del Plan Operativo Anual en materia de seguridad y defensa y la concreción del protocolo sobre deportaciones de ciudadanos de terceros países. El objetivo es fortalecer los controles migratorios en la zona de frontera común y ejecutar acciones orientadas a proteger los derechos de las personas en situación de movilidad humana.

La última visita del presidente Santos y la canciller María Ángela Holguín a Ecuador fue el 24 de abril en el cantón Manta, provincia de Manabí, para entregar ayuda humanitaria, además de expresarle al presidente Rafael Correa la solidaridad de Colombia con los damnificados por el terremoto que sacudió al vecino país.

El ministro Guillaume Long dijo: “Nos hemos sentido como en casa, quisiera expresar a los colombianos el profundo agradecimiento de lo que hicieron en ese fatídico terremoto”. Destacó que Colombia fue uno de los países que más apoyó con la visita del presidente Juan Manuel Santos y toneladas de ayuda humanitaria.

El diplomático señaló: “Ahora quisiéramos que nos apoyaran en una segunda y tercera fase, que es la reconstrucción, de los albergues; tenemos más de 30.000 damnificados. Necesitamos apoyo técnico de Colombia, que tiene una experiencia consolidada. Eso nos sirve”.

De otra parte, Long reafirmó el compromiso de Ecuador con la paz y dio su respaldo a los diálogos que el Gobierno sostiene con los grupos insurgentes. “Como vecinos, somos un país afectado, por eso, con la paz vamos a conseguir estabilidad en la región”, indicó el diplomático.

Resaltó que Ecuador está listo para ser sede de los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y el grupo armado Ejército de Liberación Nacional (ELN). “El presidente Rafael Correa ha insistido en esto y, como se acordó, estamos listos para cuando decidan hacer los diálogos”, sostuvo Long.

En este mismo punto, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, agradeció a Quito su colaboración con este diálogo y dijo que se están haciendo esfuerzos con la guerrilla colombiana para dar comienzo a la mesa en Quito. Pero advirtió que esa situación depende más del ELN.

Por otra parte, Holguín dio la bienvenida a Long y añadió: “Vamos a reforzar todos los compromisos que acordaron los presidentes en diciembre pasado: temas limítrofes, de infraestructura, es una mejora considerable en los pasos de frontera”.

El Telégrafo