Se dividieron los recorridos. El presidente Rafael Correa y el vicepresidente Jorge Glas visitaron ayer las zonas más afectadas por las réplicas del terremoto, en Esmeraldas y Manabí, respectivamente.

Correa llegó pasado el mediodía a Esmeraldas y recorrió varias viviendas que quedaron dañadas en el centro de la ciudad. Recibió apoyo, pero también algunas quejas de los afectados.

El presidente tenía previsto realizar hoy el gabinete ministerial en Pedernales. Tras las réplicas del miércoles, sin embargo, quedaron suspendidas. Por prudencia para evitar aglomeraciones, dijo.

“En mi caso particular permaneceré en Quito para, ante cualquier eventualidad, seguir dirigiendo el COE nacional”, resaltó.

Pero ayer, temprano, aclaró que sí estará en territorio: primero en Esmeraldas y hoy en Cojimíes, pueblo que fue impactado con fuerza por las dos réplicas de 6,8 grados.

El vicepresidente Glas, en cambio, recorrió el nuevo albergue Divino Niño de Pedernales. Ahí se espera acoger a las personas que continúan refugiadas en asentamientos irregulares. También visitó Cojimíes junto al ministro José Serrano.

Expreso