El Consejo Nacional Electoral (CNE) presentó el miércoles una normativa para impulsar el respeto a las agrupaciones de Gays, Lesbianas, Transgéneros, Bisexuales e Intergéneros (GLBTI), dentro de los procesos electorales.

La presentación de dicho documento se realizó ante los miembros de la comunidad GLBTI y de Darwin Valdiviezo, delegado del Registro Civil (RC).

En este espacio se analizaron los parámetros para cumplir la disposición de forma efectiva, tanto del tema de identificación, como el registro de las personas en los padrones electorales.

La normativa fue aprobada en la sesión del pleno del CNE (PLE-CNE 0-17-16), el pasado martes, cuando se recordó el Día Internacional contra la Homofobia y la Bifobia.
Marcela Paredes, consejera del CNE, entregó el documento -de forma simbólica- a Diane Rodríguez, presidenta de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBTI.

La representante agradeció a los miembros del Consejo Nacional Electoral por el apoyo para que la ciudadanía respete los derechos de este sector de la población.

Juan Pablo Pozo, presidente del CNE, expresó que el diálogo con este sector es para reiterar que la entidad se preocupa por una participación igualitaria en los procesos democráticos.

Paredes indicó que esta disposición se cumple basada en las convenciones de derechos humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles, la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, entre otros cuerpos legales.

La funcionaria aludió también el cumplimiento del artículo 94 de la Ley Orgánica del Registro Civil, suscrita en febrero de este año, el cual garantiza que las personas -de forma voluntaria- podrán sustituir por autodeterminación el campo del sexo, por el campo de género (masculino o femenino).

La consejera indicó que con esta norma se garantizarán los derechos para el sufragio, el cual irá acompañado por una capacitación para atender a los miembros GLBTI, así como de una fase de sensibilización para los comicios de 2017, cuando se elija presidente de la República.

El cuerpo legal además incluye una resolución que exige que los servidores electorales, en el ejercicio de sus funciones, se abstendrán de realizar actos de acoso, discriminación o violencia de cualquier índole por atentar contra los derechos humanos de cualquier persona.

Para este caso, señala el enunciado, se propenderá la aplicación inmediata de los principios de inclusión de género y de igualdad, interculturalidad y generacional.

El Telégrafo