El ministro de Comercio Exterior de Ecuador, Juan Carlos Casinelli, ratificó ayer la disposición de su país de firmar un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) en diciembre de este año, y dijo buscará acortar plazos para llegar a ese resultado y evitar la suspensión del beneficio de las preferencias arancelarias a los productos ecuatorianos en ese mercado.

“Nosotros tenemos un cometido: firmar el acuerdo comercial, ratificarlo hasta diciembre de este año para mantener las preferencias (arancelarias) y no tener una pérdida de mercado”, señaló en conferencia de prensa en su primer día en esta cartera, en reemplazo de Diego Aulestia.

Casinelli, quien se refirió a una “transición ordenada” con el titular saliente, indicó que el compromiso que asume es continuar el trabajo de su predecesor y ratificar el acuerdo de adhesión con la UE, con Colombia y con Perú, y señaló que un tema abordado con responsabilidad y preocupación es el “acortar los plazos”, sobre lo cual ha existido voluntad con los interlocutores.

Explicó que el Consejo del bloque europeo podría tomar algunos meses en presentar su informe para someterlo a consideración del Parlamento europeo y posteriormente en el de Ecuador, antes de diciembre, por lo cual desde el primer momento se solicitó apurar el paso y “hemos recibido una respuesta favorable de las partes con las que nos hemos reunido”.

“Sobre todo en acortar los plazos del informe del Consejo (de la UE), del mecanismo administrativo que tiene que ver con traducciones en más de 15 idiomas para los 28 países de la comunidad europea, por lo tanto esa es una de las insistencias”, aseguró.

Según explicó, se espera tener un borrador del informe hasta julio venidero, de tal forma que si no ha concluido una votación a nivel del Consejo, por lo menos ya se sabría a qué atenerse a principios de septiembre, y existiría el tiempo para someter el texto a los parlamentos correspondientes.

Anunció que se realizará una nueva misión “para seguir insistiendo en la necesidad de que se acorten los plazos en el tema del tratamiento de la ratificación del acuerdo ante el Consejo”.

Precisó que existe un plazo para la pérdida de las preferencias arancelarias de los productos ecuatorianos, lo cual tendría un enorme impacto. “El acuerdo pudiéramos firmarlo el próximo año, pero sin preferencias arancelarias perdemos mercado”, acotó.

Sobre la extensión de las salvaguardias

El nuevo titular de Comercio Exterior de Ecuador señaló que la extensión de las salvaguardias y su motivación han sido explicadas en las conversaciones con la UE y siempre fue identificada como una de las posibles estrategias desde la política económica que podían desarrollar el país.

“Lo importante es decir claramente por qué tenemos que tomar determinadas medidas, por ejemplo las salvaguardias, y justificarlas adecuadamente para que se entienda la posición particular que tiene el Ecuador”, acotó.

Indicó que esta decisión “no es algo que ayuda definitivamente, pero tampoco es algo que entorpece las negociaciones”, las que de hecho continúan.

Al respecto indicó que el exministro Aulestia anticipó esta posibilidad en su última visita a Bruselas, a lo cual se añadió la situación de contingencia que vive el país por la catástrofe derivada del terremoto del pasado 16 de abril, y enfatizó que “por lo tanto ante los organismos multilaterales es plenamente justificable por qué lo tuvimos que hacer”.

“No considero que sea un obstáculo para continuar con nuestras conversaciones”, acotó.

Aseveró que existe el justificativo económico, político y legal ante los organismos correspondientes para extender estas medidas proteccionistas que contemplan, entre otras, la eliminación de la sobretasa por ejemplo del 5% para todo aquello que implica principalmente la importación de materias primas para la industria alimenticia, etcétera, y dijo que, además, fueron reducidas más de 700 partidas en esta ampliación del plazo para la salvaguardias.

En cuanto a la propuesta de aplicar el llamado ‘timbre cambiario’, un sistema de subasta de cupos para importaciones que beneficia a los exportadores, Casinelli señaló que está en análisis y de tomarse la decisión de aplicarlo, será justificado.

Por otra parte dijo que “son temas que siguen en proceso” el de un acuerdo comercial con Nicaragua, El Salvador, Cuba y Corea, mientras se hace énfasis con el de la UE porque es un acuerdo multipartes que permite llegar a 28 países de la comunidad europea y transferencia de tecnología y servicios, que redundan en un cambio de la matriz productiva, “uno de los objetivos principales que siempre ha tenido el país: aumentar la producción no petrolera pero con valor agregado siempre a esa producción”.

Andes