Ya se cuenta con la base del equipo técnico para construir la demanda y defender la soberanía del manantial Silala, que apuntará, entre otros aspectos, a que Chile compense a Bolivia por el uso de esas aguas y además pague la deuda histórica.

Así reveló ayer el viceministro de Relaciones Exteriores, Juan Carlos Alurralde, durante el seminario ‘La problemática existente en el Silala y la posible demanda internacional’, que organizó la Fundación de Apoyo al Parlamento y a la Participación Ciudadana (Fundappac).

“Obviamente en el petitorio, petitum que se llama (y) que vamos a someter (a la Corte Internacional de Justicia), está la deuda histórica, que jamás Chile, si no es una Corte que le obligue a pagar, jamás, no hay fuerza en este mundo que le obligue, que le haga entrar en razón a Chile, que nos debe, que hay una deuda con Bolivia, solo la Corte”, indicó Alurralde.
La decisión de judicializar la defensa de la soberanía de las aguas del Silala la anunció el presidente Evo Morales el 23 de marzo al instruir a la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar) que estudie las alternativas jurídicas para el eventual proceso.

Además, luego de realizar una inspección al manantial Silala, el 29 de marzo, Morales instruyó la conformación de un equipo multidisciplinario para la elaboración de la demanda.

El vicecanciller Alurralde comentó ayer que se tendrá un equipo de abogados internacionales y nacionales que “ya se ha conformado con las instituciones del Estado, instituciones académicas técnicas, además de que se está invitando a la universidad, un grupo importante para trabajar en este tema”.

“Muy pronto van a escuchar novedades”, anticipó Alurralde en el auditorio.
En el seminario, el Viceministro defendió la decisión de acudir a la Corte Internacional de Justicia porque ante ese tribunal las naciones están en igual nivel.

Pero además de ello, aseguró que ante ese tribunal, Chile “no va a poder sostener muchas de las mentiras que en la actualidad afirma”, como que el Silala es un río, porque “en realidad es una red de drenaje artificial” que se comenzó a construir en 1888, tras la invasión a Antofagasta en 1879.

Alurralde atribuyó la reacción dura de las autoridades chilenas a la demanda a que Chile sabe que no tiene los argumentos suficientes para asumir una defensa y que “la Corte va a fallar a nuestro favor”.

“Ojalá podamos muy pronto estar festejando que Chile está obligada a hacer una compensación sobre estos temas”, expresó Alurralde, quien prevé que una vez se presente la demanda, la CIJ la resuelva en un plazo de cinco años.

¿Desde cuándo?

Desde la perspectiva del excanciller Javier Murillo de la Rocha, quien también participó en el seminario, Chile debería compensar a Bolivia por el uso ilegal del manantial Silala desde 1960, año que se certifica que las aguas otorgadas en concesión a la empresa anglo-chilena The Antofagasta (Chili) ∞ Bolivia Railway Co. Ltd., en 1908, ya no son usadas en las locomotoras, sino en la actividad minera.

“Entonces, el cálculo se plantearía así, se debería hacer a partir de los años 60 o cuando las locomotoras ya no funcionan a vapor, sino a diésel”, argumentó el exministro de Relaciones Exteriores.

Contexto

Entre 1908 y 2000, la empresa anglo-chilena The Antofagasta (Chili) Bolivia Railway Co. Ltd. habría comercializado, sin permiso o autorización del gobierno boliviano, 962 millones de metros cúbicos de agua del Silala, que nace en la provincia Sur Lípez, Potosí.

Cambio