El 25 de abril se anunció la nueva composición del gabinete que acompañará lo que resta del gobierno de Juan Manuel Santos y la polémica desatada no es de poca monta. En la cartera de trabajo, la presidenta del Polo Democrático, Clara López. En medio ambiente un ingeniero de minas, Luis Gabriel Murillo. En vivienda, continúa la cuota del Cambio Radical con Elsa Noguera, exalcaldesa de Barranquilla. El ministerio en el que parecía inminente el cambio, relaciones exteriores, hoy no tiene nuevo jefe.

Encrucijada en el Polo y los descontentos en la Alianza Verde

El Polo Democrático Alternativo es el partido de oposición más importante del país. Su presidenta, Clara López, aceptó la oferta de Juan Manuel Santos para liderar el Ministerio del Trabajo.

Según manifestaron personalidades y políticos que integran el partido, entre ellos el senador Alberto Castilla: “el IV Congreso del Polo nos marcó el derrotero de seguir en la oposición al gobierno Santos y sus políticas. Por eso desde el Senado seguiremos oponiéndonos a las lesivas políticas del gobierno Santos, y seguiremos apoyando la movilización social”. Sobre el nombramiento de López aseguró que “el nombramiento de la Doctora Clara López como Ministra de Trabajo no es un acuerdo entre el Polo y Santos. Es una decisión personal”. Insistió en que el Polo Democrático sigue en la oposición y sigue respaldando todos los esfuerzos por alcanzar la paz con cambios que necesita Colombia.

No obstante, los senadores Jorge Enrique Robledo y Alexander López firmaron un comunicado en el que manifiestan el desacuerdo respecto a que la actual presidenta de nuestro partido, “acepte hacer parte del gobierno de Juan Manuel Santos como Ministra de Trabajo y Seguridad Social, pues el Polo ha aprobado en todas sus instancias ser oposición al gobierno”. Según los senadores, López Obregón, al aceptar el ministerio: “debe presentar su renuncia al cargo de presidenta del Polo Democrático Alternativo, como lo establecen los estatutos de este y las normas vigentes en Colombia”.

Por su parte, López aseguró que su papel en el Ministerio de Trabajo será estratégico para promover la participación de la sociedad en el proceso de diálogos entre el Ejército de Liberación Nacional -ELN- y el Gobierno. No obstante, muchos ciudadanos se preguntan en dónde quedan las críticas de López a la corrupción, la falta de planeación, entre otras medidas del actual Gobierno.

Por otro lado, en la Alianza Verde no hay un juicio unánime frente al nombramiento del exgobernador de Boyacá, Jorge Londoño como Ministro de Justicia. El presidente de la Alianza Verde, Antonio Sanguino, manifestó que el nombramiento de Londoño fue aceptado a título personal del exgobernador y que “no representa a la colectividad”. Con argumentos similares se manifestaron Claudia López y Angélica Lozano.

Mantener las carteras estratégicas de Vargas Lleras

El gran beneficiado con el cambio de gabinete es el Partido Cambio Radical. Por una parte, obtuvieron el Ministerio de Medio Ambiente con el nombramiento de Luis Gilberto Murillo y mantienen el de Vivienda con Elsa Noguera.

Murillo, Ingeniero de Minas, es exgobernador del Chocó, destituido por la Procuraduría. En septiembre de 2014, Santos lo nombró como coordinador del Plan Pacífico, una estrategia de choque de Santos para enfrentar los conflictos sociales, políticos y económicos de esa región. Plan que provocó huelgas y conflictos laborales que se han multiplicado en los últimos meses, principalmente en la ciudad de Cali y el Valle del Cauca. Queda una pregunta en el aire sobre el perfil de Murillo: ¿será que un Ingeniero de Minas, preparado para la explotación y exploración de fuentes minerales resguardará al medio ambiente o a las empresas explotadoras?

Noguera, exalcaldesa de Barraquilla, hace parte del imperio Char. También de Cambio Radical, permanecerá en el ministerio que más ha cuidado Vargas Lleras, quien se prefigura cada vez más como ‘presidenciable’. El mismo Juan Manuel Santos anunció en su cuenta de Twitter que se trata de la cartera más cercana a la gente, por lo tanto estratégica para las elecciones de 2018.

Atenuar la crisis

La jugada del Gobierno pretende ganar voces a favor en medio de una importante caída en la popularidad de Juan Manuel Santos. En febrero pasado, la firma YanHass realizó una encuesta en la que los colombianos, ante la pregunta de si aprueban o desaprueban la gestión de Santos, el 62% afirmó que no, frente al 21% que sí y el 13% que no tomó posición.

La medida también anticipa algunas movidas de gobierno para el momento de la implementación de los acuerdos de La Habana, próximos a ser firmados según manifestaron las mismas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -FARC- en un video difundido en la noche de ayer.

Son polémicos los nombramientos pero, sin duda, representan una bocanada de aire fresco para un gobierno que no ha logrado hacer que su bandera, la de la paz, sea asumida por el pueblo colombiano sin cuestionamientos.

Colombia Informa


Volver