Diputados del partido ARENA solicitaron ayer a la Asamblea Legislativa que emita un dictamen recomendable al presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, para que cambie su postura y busque los mecanismos para normalizar las relaciones diplomáticas con el nuevo gobierno de Brasil, presidido por Michel Temer

Los legisladores Margarita Escobar, John Wright Sol y Édgar Escolán Batarsé introdujeron ayer un escrito al pleno, en el que consideran que el mandatario salvadoreño no utilizó los canales adecuados para emitir su posición oficial tras el cambio de gobierno en Brasil, luego de que el Senado de ese país inhabilitó a Dilma Rousseff de sus funciones como jefa de Estado.

“Las relaciones diplomáticas no se manejan desde un Festival del Buen Vivir, como lo hizo saber el presidente el sábado anterior. Hemos notado que (el presidente) ha empezado a bajar el tono, luego de que Brasil le respondió con un comunicado oficial, que es así es como se manejan las cosas”, expuso Escobar, quien a su vez reiteró las declaraciones que ayer mismo había ofrecido en un programa televisivo matutino de entrevistas.

“El Salvador ha cometido un error terrible diplomático y nos ameritamos una respuesta oficial de Brasil, haciéndole ver (al gobierno) el amplio y profundo de la Constitución y las leyes brasileñas. Es realmente vergonzoso para El Salvador”, añadió.

Al respecto y relacionado con este tema, el diputado arenero René Portillo Cuadra aclaró, citando los artículos 51 y 52 de la Constitución de la República Federativa de Brasil, que “compete a la Cámara de Diputados autorizar por dos tercios de sus miembros el procesamiento del presidente y vicepresidente de la República y cualquiera de sus ministros; y que le compete al Senado nacional procesar al presidente”.

“Este exabrupto internacional, que más pudiera ser una situación de principiantes en el derecho internacional, significa el desconocimiento de los procedimientos constitucionales de un país y de los poderes constituidos, eso es gravísimo”, analizó.

Portillo Cuadra cree en este contexto que más que responsabilidad de Sánchez Cerén, la postura de no reconocer al nuevo gobierno del presidente Temer es atribuible a sus asesores y, de manera específica, señaló al que a su juicio es el mayor responsable.

“Pero en todo caso, el presidente Sánchez Cerén quizás no tenga la culpa de todo esto, porque cuando uno lo ve articular cualquier discurso se da cuenta de que tal vez no es culpa de él, sino de sus asesores; si para eso existen asesores en los gobiernos y creo que este error hay que atribuírselo directamente al ministro de Relaciones Exteriores (Hugo Martínez), quien jamás debió haberle aconsejado al presidente de la República, porque nos hizo ver como limosneros con garrote”, detalló el parlamentario del partido ARENA, refiriéndose a que El Salvador es, de acuerdo con la cancillería de Brasil, “el mayor beneficiario de cooperación técnica brasileña en toda América Central”.

La Prensa Gráfica