“En Brasil la presidenta Dilma Rousseff fue separada de su cargo por un golpe blando, no por una acción legal” – Álvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia

García Linera dijo que para enfrentar la restauración conservadora hay que ser primero autocrítico

Tras dar una charla sobre “la restauración conservadora y nuevas resistencias” junto a Atilio Borón, Emir Sader y Eduardo Rinesi, ofreció una conferencia de prensa en la que explicó que además hay que terminar con “la separación de los movimientos sociales y los partidos políticos” típica de los años 60 y 70.

“Autocrítica, integración social y política, para recuperar una sociedad civil vigorosa, son esenciales para volver a una segunda oleada popular”, enumeró.

Agregó que las fuerzas políticas tienen que ser “flexibles”, admitió que hace falta un “fuerte liderazgo” y destacó la importancia de “saber incorporar las nuevas sensibilidades de las clases medias”.

También recalcó la necesidad de avanzar con “audacia”, porque “si no se avanza no se consolidan los procesos revolucionarios”.
En ese marco dijo que la región vive una ofensiva de las derechas que buscan mostrarse democráticas, pero son básicamente “autoritarias”, como a su juicio se ve en Brasil y Venezuela.

“En Brasil la presidenta Dilma Rousseff fue separada de su cargo por un golpe blando, no por una acción legal”, respondió a una pregunta de Télam.

Agregó que luego se quiere vincular a la mandataria a la “corrupción” para “ensuciarla” e impedir que haya una recuperación del gobierno por parte de las organizaciones sociales y fuerzas políticas populares y de izquierda de ese país.

Consultado sobre la derrota que sufrió su gobierno y el presidente Evo Morales en febrero con el referendo popular para aprobar una reforma constitucional que permitiese una nueva reelección en 2019, dijo que fueron vencidos por “poco margen”, por sus propios errores, y porque los medios de comunicación difundieron una campaña de “mentiras” para enlodar al mandatario.

“Un segundo referendo (con ese mismo objetivo), como plantean algunas organizaciones sociales es constitucionalmente posible, pero eso lo debatiremos en los próximos años”, respondió a Télam, y agregó que ahora “salió a luz la verdad” acerca de que no había ni actos de corrupción de Morales con su ex pareja Gabriela Zapata, ni existe el hijo que pretendieron decir que estaba vivo.

Insistió en que para volver a tener gobiernos populares en la región hace falta “una buena gestión económica y una fuerte acción popular”.

En este último terreno mencionó una política de comunicación que incluya desde legislación antimonopólica de los grandes medios de prensa, hasta la “construcción de una amplia y heterogénea red capilar” de vinculaciones y contactos en lo social.

“Se trata de otras formas de creación de opinión pública” en contactos con sindicatos, medios alternativos, presentaciones académicas” sin restar importancia a ninguno de estas acciones en la construcción de un entramado de comunicación social.

Según García Linera, hay que tener en cuenta las nuevas generaciones de jóvenes y sectores de clases medias que no padecieron las dictaduras de los 70 en la región y tienen por eso “una nueva sensibilidad” que es necesario entender.

Telam


Volver