La solución a la crisis fiscal de Puerto Rico debe venir por la vía de la administración del presidente Barack Obama y no por el Congreso. Al menos, así lo entiende el congresista y aspirante demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Bernie Sanders, quien ayer -durante tres presentaciones en la Isla- hizo un llamado a la Reserva Federal estadounidense para que, sin trabas, actúe.

Además, Sanders se comprometió a resolver la “situación colonial” de Puerto Rico viabilizando un referéndum durante el primer año de su presidencia para que los puertorriqueños escojan entre la estadidad, la independencia o reformar el Estado Libre Asociado.

De esta forma, Sanders, de 74 años, pasó a ser el primer aspirante a la Casa Blanca que describe la relación entre Washington y San Juan como una “colonial”.

Igualmente, el senador por Vermont no titubeó en pedir a Obama la excarcelación del preso político Oscar López Rivera y si no se produce, él lo haría, dijo.

Abogó porque la Reserva Federal ponga en vigor su ley orgánica, específicamente la Sección 13 denominada “Poderes de los bancos de la reserva federal”, en su punto tres sobre “descuentos para individuos, sociedades y corporaciones” para que Puerto Rico pueda reestructurar su deuda que sobrepasa los $70,000 millones.

Durante su alocución en la Fundación Luis Muñoz Marín, en Trujillo Alto, Sanders comparó la ayuda que necesita la Isla con la misma que otorgó la Reserva Federal en el 2008 cuando estalló la crisis financiera.

“Hoy (ayer) estoy haciendo un llamado a la Reserva federal para que utilice su autoridad de emergencia concedida en la Sección 13 en el renglón 3 de la Ley de la Reserva federal (Federal Reserve Act) y de paso a la reestructuración de la deuda pública de Puerto Rico”, dijo Sanders lo que le valió un sonoro aplauso.

El mismo mensaje lo llevó a la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, lugar donde fue recibido con más efusividad. Previamente, el senador visitó la escuela Montessori Juan Ponce de León en Guaynabo.

Con el llamado a la Reserva Federal para que intervenga, el aspirante a la presidencia de Estados Unidos propinó un gancho directo a su contendora demócrata, Hillary Clinton. Previamente, la exsecretaria de Estado se había manifestado a favor de la reestructuración de la deuda de la Isla “respetando su autonomía y los derechos democráticos de los ciudadanos que viven en Puerto Rico”.

Sanders, en cambio, ayer fue más contundente. Opinó que la ayuda para Puerto Rico debe provenir de la administración de Obama y no del Congreso. “Washington rescató a Goldman Sachs y a Wall Street de su bancarrota. El pueblo de Puerto Rico es más importante que ellos. Debemos actuar ya”, dijo en español un día antes de que el expresidente estadounidense Bill Clinton, esposo de su contrincante, visite la Isla de cara a las primarias presidenciales que son este próximo 5 de junio.

Las expresiones del senador en apoyo a la intervención de la Reserva Federal no son distantes de la investigación de la Fundación Francisco Carvajal, presentada en junio del año pasado, que sostenía que no existen impedimentos legales ni reglamentarios para que el Sistema de la Reserva Federal y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos puedan proveerle asistencia financiera a la Isla.

Pero Sanders no solo hizo ese planteamiento sino que repudió sin titubeos la posible imposición de una junta de control fiscal para Puerto Rico tal y como se concibe en el Congreso de los Estados Unidos a través de legislación.

“Eso sería altamente antidemocrático y movería a la Isla a una dirección incorrecta, y debe ser rechazado”, sentenció Sanders, quien aseguró que no se quita de la contienda.

Ya en un aparte con El Nuevo Día y en lo que es su primera visita a Puerto Rico, Sanders anticipó que si es electo presidente, eliminará dicha junta.

“Mi postura es que no debes traer una fuerza externa para hacer decisiones bien dañinas para la gente sin que se los tomes en consideración. Me aseguraré de que esa junta no haga eso”, aseguró.

“Es inaceptable para mí que el gobierno de los Estados Unidos trate a Puerto Rico como una colonia durante el tiempo en que su gente enfrenta la peor crisis económica”, agregó.

ElNuevoDia


Volver