Como si en Brasil no hubiera pasado nada

El canciller interino de Brasil José Serra fue recibido con entusiasmo por el presidente Mauricio Macri y su ministra de Relaciones Exteriores, Susana Malcorra. “No es responsabilidad de la Argentina legitimizar o no la gestión del presidente (Michel) Temer”, aseguró Malcorra en alusión a la separación del cargo de Dilma Rousseff. No obstante, se pudo ver la sintonía entre el gobierno de Macri y el de Temer en materia de acercamiento a los Estados Unidos y flexibilización del comercio.

Serra eligió la Argentina como su primera visita internacional para marcar el carácter estratégico que tendrá la relación entre los gobiernos. En su asunción, el flamante canciller de Temer indicó que buscará terminar con las “trabas comerciales con los Estados Unidos”, apostar a la Alianza del Pacífico y flexibilizar el Mercosur, metas similares a las del Gobierno argentino, que apuntan a firmar –con el tiempo– un nuevo Alca, ahora conocido como Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

Macri recibió en su despacho a Serra junto a Malcorra y al jefe de Gabinete, Marcos Peña. Tuvieron una entrevista poco después de las 16. Serra estuvo más temprano reunido con Malcorra en el Palacio San Martín y con el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay. Con este último conversó la continuidad del comercio bilateral entre los países.

Un grupo de manifestantes de izquierda lo esperó a Serra ante el Palacio San Martín. Algunos de ellos eran brasileños. Cuando llegó, cantaron en portugués: “Fuera Temer, fuera Serra” y mostraron carteles que decían: “Se busca: golpista”. “Hoy tenemos en Brasil un gobierno de facto, ilegítimo, que no cuenta con el apoyo de la gente, que no tiene el respaldo del voto”, sostuvo Mateo Salvis, un brasileño que vive en Buenos Aires. “Está en el gobierno solo para limpiar sus delitos porque son todos corruptos”, aseguró.

La pregunta sobre el proceso que vive Brasil llegó en la conferencia de prensa de los funcionarios argentinos. “No es responsabilidad de la Argentina legitimizar o no la gestión del presidente Temer”, respondió Malcorra, pese a las visibles señales de apoyo. A continuación, defendió la separación de Rousseff y justificó la premura de Argentina en salir a sostener la legalidad del gobierno de Temer, a diferencia de la actitud cuestionadora que mantienen otros países de la región. “Hubo un procedimiento que se ha seguido a rajatabla y no encontramos que en el haya ninguna razón para que el proceso no haya sido legal. Hemos estado mirando muy de cerca”. “No somos los únicos que hemos reconocido este proceso, aunque hay algunos países de Latinoamérica que hacen una lectura distinta”, indicó Malcorra, quien sostuvo que debe “sin lugar a dudas, contactarse, relacionarse y trabajar con él”.

Malcorra consideró que la reunión fue “una señal clara de continuidad institucional y de trabajar con nuestro principal socio, como lo hemos dicho en múltiples ocasiones: Brasil es el socio de la Argentina y lo que pase en Brasil afecta a lo que pase en la Argentina. Como tal, no tenemos alternativa más que trabajar junto con ellos”.

“Hoy tuvimos una primera reunión, que fue muy importante porque fijamos inventario de dónde veíamos que estábamos parados y hemos decidido una serie de pasos para seguir trabajando, así que es la naturalidad y lo que corresponde a un vecino y socio como Brasil”, destacó. “Si en algún momento del proceso en lo que queda por delante nosotros encontráramos que no se respeta la institucionalidad que corresponde, entonces estaríamos allí en condiciones de mirar y revisar la cuestión. Por ahora y en este momento, no vemos que esto sea así y nos sentimos muy sólidos en ese sentido”, descartó las críticas.

Al mediodía, Malcorra firmó con Serra un Memorandum de Entendimiento para “el establecimiento del Mecanismo bilateral de Coordinación Política”. “El mecanismo tendrá como objetivos principales el intercambio de la agenda bilateral, regional y global con miras a coordinar posiciones, así como el seguimiento de los proyectos estratégicos de integración bilateral”, señalaron en la Cancillería. Las áreas de intercambio serán: ciencia, tecnología e innovación, defensa, industria aeronáutica, energía y comercio, entre otras.

Página 12


Macri formalizó la candidatura de Malcorra a la ONU

El presidente Mauricio Macri dio un fuerte espaldarazo a su canciller, Susana Malcorra, como candidata a secretaria general de la ONU y advirtió que la postulación es “coherente” con el objetivo de su Gobierno de “volver al mundo”.

“Es una excepcional candidata, con gran trayectoria en el sector privado y público y también enorme trayectoria internacional”, sostuvo Macri, al encabezar una conferencia de prensa en la Casa Rosada.

El mandatario destacó que Malcorra “es una mujer argentina” y el cargo de secretario general de la ONU “hace 24 años que no es ejercido por un líder latinoamericano y nunca fue ejercido” por una representante del género femenino.

“Llegó el momento de que impulsemos la candidatura de una mujer de las cualidades de Susana. Y esto es coherente con lo que intentamos: volver al mundo para aportar soluciones a temas que agobian”, recalcó Macri, acompañado por la canciller, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y la vicepresidenta Gabriela Michetti.

Y agregó: “Que la política tenga un vehículo que ayuda a la humanidad y que la gente viva mejor. Con temas que agobian a la humanidad me refiero a la paz mundial, a temas de terrorismo, de cambio climático. La Argentina tiene mucho para aportar, tiene una larga tradición diplomática”.

Tras la nominación oficial, Malcorra aseguró que tiene “pasión por las Naciones Unidas” y señaló que si llega a ser secretaria general de ese organismo internacional buscará transformarlo en línea con “lo que se necesita para este siglo”.

“Yo espero estar a la altura de las circunstancias, tengo una gran pasión por las Naciones Unidas y eso se puede traducir en transformar a la ONU en lo que se necesita para este siglo”, subrayó Malcorra.

La funcionaria aclaró que sigue siendo “canciller de la Argentina” hasta que se defina la elección.

“Tengo un enorme agradecimiento al Presidente, me siento muy acompañada, es una gran responsabilidad porque uno deja de ser uno para ser la representante de un país, la representante de la Argentina”, sostuvo Malcorra.

Según indicó, existe “una competencia fuerte” en la ONU, ya que ella es la “décima” candidata, y podría “haber otros”.

Ámbito Financiero