Chiloé: pescadores radicalizan protestas y comercio pide abrir una ruta a Puerto Montt

Una creciente tensión existe entre los comerciantes y camioneros de la Isla de Chiloé, cuando hoy se cumple una semana de las movilizaciones de pescadores, debido a la crisis por la marea roja. Los manifestantes aún mantienen bloqueados con barricadas varios caminos interiores y la ruta de acceso a las isla desde Puerto Montt, en protesta por el bono de ayuda que ofreció el gobierno. Este consiste en un total de $ 750 mil, desglosados en una primera entrega de $ 300 mil, y luego en tres meses sucesivos con $ 150 mil cada uno. La propuesta es considerada “baja”.

El desabastecimiento en Ancud, Castro y Quellón, sin embargo, entre otras localidades, comienza a sentirse. Los gremios del transporte y las empresas locales alegan que no han podido trasladar sus productos para la venta. Tampoco ingresar insumos, como carnes, harina, lácteos y verduras.

Ayer, los camioneros se reunieron en Ancud con la Cámara de Comercio, para hacer un llamado a deponer los bloqueos de las vías, aunque sea parcialmente. “Vamos a pedir que se haga un despeje momentáneo de las carreteras, porque necesitamos que nuestra gente tenga la tranquilidad de que van a contar con los víveres mínimos”, dijo Julio Candia, presidente de la Cámara de Comercio de Castro.

El presidente de la Asociación de Dueños de Camiones de Castro, Osvaldo Altamirano, dijo que “estamos viendo cómo ayudamos a destrabar este conflicto, porque se ven afectadas todas las actividades productivas de la provincia. No nos podemos dar ese lujo”.

A este llamado también se sumó el obispo católico de Ancud, Juan María Aburto. “Le he pedido a los dirigentes que se coordinen y permitan el paso de los camiones (con víveres)”, dijo, agregando sí que el bono del Ejecutivo debería “acercarse al sueldo mínimo”.

Pescadores

La visión de los comerciantes de la zona contrasta con la de los pescadores, quienes, hasta anoche, no habían alcanzado ningún acuerdo con el gobierno. El bono anunciado por la autoridad, ante el desempleo por la veda extractiva de productos, sigue siendo rechazado de plano. Los pescadores, mariscadores y buzos denuncian que durante este fin de semana no hubo ningún contacto formal con el gobierno para una negociación.

“No nos han llamado. La única forma que tenemos para que nos tomen en cuenta es radicalizando las movilizaciones e incluso ir a La Moneda”, dijo anoche Luis Adue, presidente del Consejo de Pescadores Artesanales y Pueblos Originarios. Por ello, aseguró que se mantendrán los piquetes de trabajadores realizando barricadas en los puntos de acceso a las comunas.

Jorge Velázquez, dirigente de la mesa de Ancud, confirmó que decidieron persistir en las protestas. “Se cerraron totalmente las carreteras, es definitivo. Sólo se permitirá el paso a vehículos de emergencia y gente con documento en mano que acredite una emergencia”.

Esa postura fue apoyada por Juan Viveros, vocero del movimiento Defendamos Chiloé: “Estamos buscando a otros actores sociales para que nos apoyen. No se va a dejar pasar a nadie, la ruta no se abrirá”. A diferencia del sábado, cuando los dirigentes dejaron transitar a peatones y algunos automóviles hacia Puerto Montt, ayer las vías estuvieron cortadas.

El gobierno pidió que los dirigentes depusieran las protestas. “Esperamos que prime la cordura y podamos resolver esto cuanto antes”, dijo el subsecretario de Pesca, Raúl Súnico, el único interlocutor que hasta ahora tiene la autoridad para enfrentar la movilización.

La autoridad agregó que “hemos tenido dificultades serias de abastecimiento en Chiloé. Necesitamos asegurar servicios, como el pago de pensiones, colegios y hospitales”.

La Tercera