El ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Raúl Morales, y el titular de Defensa, Williams Mansilla, coincidieron en sus posturas durante una citación con diputados de la Comisión Específica para la Integración y Desarrollo de Petén, y dijeron que hay provocación por parte de los militares beliceños, a quienes señalan de falta de profesionalismo y de no conocer los acuerdos entre los países.

Dos videos han circulado en redes sociales donde se evidencian embarcaciones de Belice que son interceptadas por el Ejército guatemalteco y les piden respetar los protocolos y que regresen a su territorio. En las imágenes de la primera grabación se trata aparentemente de soldados beliceños sin uniforme y asignados a la construcción de su base. En el segundo video, los hombres sí están uniformados.

Dean Barrow ve “mala fe”

Sl viernes 29 de abril, el comandante de las fuerzas armadas de Belice, David Jones, anunció medidas disciplinarias contra nueve soldados que fueron interceptados por guatemaltecos.

Jones declaró a medios de su país que los soldados no portaban uniforme porque estaban asignados a construcción en su base y se mantuvieron firmes ante el Ejército; sin embargo, las medidas podrían llegar hasta el retiro de mandos.
Según consigna Breaking Belize News, por el segundo video publicado la semana pasada, donde Fuerzas Armadas sí portan uniforme y armamento, el primer ministro Dean Barrow ha dicho que el incidente es “mala fe absoluta” de Guatemala, a pesar de las reuniones entre ambos países en Washington DC para lograr acuerdos.

Barrow declaró a ese medio que otras embarcaciones han salido sin incidentes.

“Tengo que reconocer que en el Ejército de Belice hace falta profesionalización, no solo que conozcan las medidas de fomento de la confianza sino entrenamiento más profesional que les permita actuar de manera correcta en el terreno. Si lo hicieran no tendríamos la muerte del niño y las otras 10 personas que han habido, pero no es peleándonos de la forma que se resuelve”, expuso Morales.

Por su parte, Mansilla aclaró que sus tropas están ejerciendo soberanía en el río y han insistido en que deben cumplir los tratados firmados; uno de ellos es que si entra una embarcación al Sarstún, debe ser acompañada por una guatemalteca.

“En el video se ve el comportamiento de nuestras tropas, y no ven una actitud de provocación. Yo lo que pediría es que los comandantes beliceños orienten a sus soldados para que no se dé un enfrentamiento. Por parte nuestra tenemos un dron y cámaras para documentar las provocaciones que hacen los soldados”.

Relación avanza

Morales fue enfático en que los procesos políticos con Belice deben continuar, y calificó de “madura” la relación. Además, recordó que hay tres acuerdos firmados en el 2000, 2003 y 2005 para la confianza.

Morales cree que se necesita garantizar que no se cometan más acciones violentas como la muerte de Julio Alvarado, de 13 años, y las lesiones a su padre Carlos y su hermano de 11 años, el 21 de abril pasado, luego de que militares beliceños dispararan contra la familia en la zona de adyacencia.

“El caso ha sido presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Tomará tiempo, pero queremos una condena moral por la violación de derechos humanos; pero independientemente de eso, tenemos que fortalecer la relación bilateral, tenemos un litigio que resolver y acudir a la Corte Internacional de Justicia”, refirió Morales.

Las autoridades reconocen que es necesario que el caso sea resuelto en la Corte Internacional de Justicia, pues los acuerdos de fomento de confianza no son suficientes para dirimir las diferencias; entre ellas, que Guatemala asegura que el río Sarstún le pertenece por completo, y Belice afirma que le corresponde la mitad de las aguas.

“Un documento o un acuerdo no va a solucionar; pero deben ser respetados por todas las instancias, desde un ministro hasta un soldado en el terreno. En el caso con Belice, reconozco un avance con la Cancillería, que es la que negocia los documentos”, calificó Morales.

Piden apoyo

Morales aseguró que ya han solicitado apoyo a Estados Unidos, Reino Unido y a la Organización de Estados Americanos (OEA) para que se involucren y obliguen a las fuerzas de Belice a que cumplan los acuerdos establecidos.

El Ejército continúa con patrullajes de contacto, que también ejecuta Belice en su área de adyacencia. Mansilla reveló que el jefe del Estado Mayor de Guatemala, Juan Manuel Pérez Ramírez, se reunió con los altos mandos del vecino país, y prometieron que darían instrucciones a sus efectivos. “Entiendo que los protocolos sean la política de los comandantes, pero los soldados no las han entendido o no las tienen claras”, argumentó Morales.

Desde el 21 de abril, cuando soldados beliceños dispararon contra guatemaltecos en San José Las Flores, Melchor de Mencos, Petén, la OEA anunció una investigación con un equipo especial.

La versión de los agresores es que dispararon en defensa propia al ser atacados, mientras que los sobrevivientes aseguran que fueron sorprendidos y les dispararon por la espalda.

Los expertos de OEA entregarán informes para determinar responsabilidades. La organización hizo un llamado para evitar la tensión.

Jimmy Morales: Asunto “delicado

En reunión con los directores de medios de comunicación social del país, el miércoles recién pasado, el presidente Jimmy Morales calificó de “delicado” el caso de Belice, en relación con los incidentes recientes, y exhortó a tratarlo en forma responsable, porque se trata de un asunto de interés nacional.

Morales dijo que a través del respaldo que tiene en ciertos ámbitos internacionales, Belice ha difundido la imagen de Guatemala como un país agresor, cuando la realidad es distinta, porque es este país el que ha recibido reiterados ataques y muestras de hostilidad de aquel Estado, y al respecto mencionó la muerte de Julio René Alvarado, de 13 años, quien fue baleado por la espalda y de frente por soldados beliceños.

Morales comentó también que ha sido dañina para la imagen de Guatemala como país pacífico y no agresor la información que se difundió el 21 de abril último, luego de la muerte de Alvarado, en cuanto a que el Ejército había movilizado tres mil soldados para resguardar la frontera y proteger la soberanía nacional —esa versión, con la cifra incluida, fue expresada por el ministro de la Defensa, Williams Mansilla, en la fecha citada—, porque es falsa, e insistió en que el país carece de capacidad para el traslado de ese número de efectivos castrenses.

Morales demandó de los medios de comunicación prudencia en el manejo noticioso, para no afectar las estrategias de Estado para la solución de la controversia de una manera pacífica pero que asegure la tutela de los intereses nacionales.

 

rossana rojas

Prensa Libre