El presidente Jimmy Morales, por medio de su vocero Heinz Heimann, confirmó ayer que Guatemala llevará el caso del niño asesinado en la zona de adyacencia entre Guatemala y Belice, por soldados del territorio vecino, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)

“Es la hoja de ruta que en el Gobierno de Guatemala se planteó. El procedimiento lo está coordinando la Cancillería por medio de las instancias necesarias, cortes y mecanismos internacionales”, dijo Heimann.

En tanto, ayer circuló en algunos medios digitales, información sobre la llegada de tropas del Ejército inglés a la zona de adyacencia del lado beliceño.

Al respecto, el mandatario Morales indicó que no tenía información sobre ese asunto en particular, pero que  “Guatemala ha planteado la solución pacífica al diferendo territorial”.

RESTRINGEN NAVEGACIÓN 

Mientras eto ocurre, el Gobierno beliceño suspendió por un mes el paso de embarcaciones y personas en la parte del río Sarstún que le corresponde a Belice.

La decisión fue tomada el sábado pasado como una medida para “evitar cualquier conmoción o amenaza para la seguridad pública como consecuencia de la continua y tensa disputa entre Belice y Guatemala”, informó un cable de la agencia Efe.

Al respecto, Carlos Morales, canciller guatemalteco, indicó que la medida del Gobierno de Belice fue para evitar que los miembros de la ONG Voluntarios Territoriales de ese país intentaran llegar al cayo del río Sarstún el pasado 30 de abril a conmemorar el aniversario del tratado de 1859, sin vigencia para Guatemala.

“Se espera que durante el período de un mes en el que las restricciones estarán en vigor, se encuentre una solución diplomática al problema, y que esa solución permita el acceso seguro de los civiles beliceños a lo largo del río Sarstún”, informó el Gobierno beliceño.

Siglo 21