La fuerza militar que el ministerio de la Defensa desplegó en la zona de adyacencia con Belice estará allí de forma permanente, para evitar algún conflicto o más incidentes que podría dejar a personas heridas o muertas.

El ministro de la Defensa, Williams Mancilla, explicó que la protección se da en dos vías: prevenir acciones contra vecinos que viven en el área, y evitar conflictos con las fuerzas armadas beliceñas.

Además, Mancilla precisó que son 400 soldados los que refuerzan la protección de la soberanía guatemalteca.

El presidente Jimmy Morales reiteró que nunca fueron tres mil militares los que se enviaron a la zona de adyacencia. “No hubo movilización, sino redoblamiento”, agregó.

El ministro indicó que el término “movilización” es utilizado en caso de un conflicto grave o de una guerra.

Después de hacer un repaso por el acuerdo entre ambos Estados de ir a la Corte Internacional de Justicia para solventar, de una vez por todas, el reclamo territorial, marítimo e insular que Guatemala hace a Belice, el presidente destacó la denuncia que se presentó en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por el asesinato de Julio René Alvarado Ruano, de 13 años, atribuido a las fuerzas de defensa beliceñas.

“Guatemala propone ir a la CIDH, cuando siempre Guatemala ha sido maltratada y no le han sido respetados los derechos como Estado en la CIDH, sino que siempre sale culpable. Nosotros decidimos ir a la CIDH para luchar como Estado por los Derechos Humanos de un niño que fue herido, uno que lo mataron, y una familia que va a ser acompañada por el Estado”, expresó Morales.

Por ese caso, la Organización de los Estados Americanos (OEA) comenzará una investigación al respecto, con el envío de varios expertos al lugar de los hechos.

Prensa Libre