El presidente Horacio Cartes se reunió ayer a media mañana con el ministro de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga, y le dio instrucciones para solicitar oficialmente una reunión de cancilleres del Mercosur, para tratar la crisis que enfrenta Venezuela.

“El presidente Cartes ha dado instrucciones para comunicarme con la presidencia pro témpore del Mercosur que la ejerce en estos momentos Uruguay, a los efectos de pedir una convocatoria de cancilleres para estudiar la situación por la que está atravesando la República Bolivariana de Venezuela en el marco del protocolo de Ushuaia I”, confirmó Loizaga en conferencia de prensa.

En el encuentro desarrollado en la residencia presidencial Mburuvicha Róga, el Mandatario analizó con el secretario de Estado la situación en Venezuela y decidió presentar el pedido oficial. “Esto amerita que el Mercosur tome una posición y en eso el Paraguay ha sido muy claro. Es una decisión ya asumida y hemos comunicado a la presidencia pro témpore”, remarcó el canciller.

Señaló que la intención es hacer el encuentro lo antes posible, pero aclaró que todo depende de la agenda de los ministros de Relaciones Exteriores de la región. Explicó que ahora el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa deberá hacer las consultas con los distintos países del bloque para fijar una fecha.

Consultado cuáles son los próximos pasos y si la situación podría desembocar en la suspensión de Venezuela dentro del bloque regional, Loizaga indicó que lo primero es hacer la reunión de cancilleres, para analizar la situación y después determinar si cabe aplicar la cláusula democrática.

De acuerdo con los términos del protocolo de Ushuaia, que establece la cláusula democrática del Mercosur, en caso de ruptura del orden democrático en uno de los estados parte se iniciará un proceso de consulta con el país afectado y si esto resulta infructuoso se aplicarán sanciones.

Las penas previstas van desde la suspensión a participar en la reunión de los distintos órganos del bloque, hasta la suspensión plena de los derechos y obligaciones del país miembro.

La aplicación de las penas debe ser tomada por consenso de todos los integrantes del bloque, excepto el país afectado, y entrará a regir apenas se oficialice la decisión.

La semana pasada el Paraguay emitió un comunicado expresando su preocupación por la situación generada en el país caribeño y llamó a buscar una salida a la situación. También manifestó la necesidad de mantener el orden democrático.

La cláusula se aplicó en 2012

En junio de 2012 el Mercosur aplicó al Paraguay la cláusula democrática y lo suspendió del bloque casi por un año, por haber destituido mediante un juicio político, al entonces presidente Fernando Lugo.

Los entonces presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; Argentina, Cristina Fernández, y Uruguay, José Mujica acordaron la suspensión a pesar de que nuestro país se limitó a aplicar la Constitución y no hubo una ruptura del orden democrático.

Mediante esa maniobra, Venezuela fue incorporado al bloque regional.

ABC