Partidos políticos de Mesoamérica y el Caribe miembros del Foro de Sao Paulo condenaron ayer en El Salvador la agresión imperialista externa e interna contra el gobierno y pueblo de Venezuela.

En el taller denominado La integración frente a la contraofensiva imperial que sesionó durante el sábado y domingo en esta capital, representantes de México, Guatemala, Nicaragua, Cuba, Honduras, Panamá, y del país anfitrión expresaron que Venezuela vive ataques sistemáticos sin precedentes en el campo económico-financiero, mediático, político y diplomático.

Estas agresiones constituyen “actos violatorios de los más sagrados principios de soberanía, autodeterminación de los pueblos y una peligrosa amenaza a la estabilidad de la democracia venezolana y regional”, alertaron en una resolución adoptada en esta cita previa a la edición 22 del Foro de Sao Paulo que tendrá lugar en El Salvador en junio próximo.

Rechazaron y denunciaron las declaraciones y actitud intencionadas del expresidente colombiano Álvaro Uribe y del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que han solicitado una intervención militar contra Venezuela.

“Nos comprometemos a denunciar en todas las instancias que sea necesario y ante nuestros pueblos esta agresión (…) y acompañar la Diplomacia de Paz que adelanta el gobierno del presidente, Nicolás Maduro, y sus firmes esfuerzos por desarrollar la integración latinoamericana”, manifestaron.

Recordaron que América Latina es territorio de unidad, de diálogo y de paz por lo que rechazaron los intentos de utilizar la Carta Interamericana Democrática como instrumento de reacción imperialista y como un acto de provocación contra la paz de un pueblo soberano.

Al mismo tiempo, exigieron a Estados Unidos que respete los principios de soberanía de cada país y detenga sus políticas injerencistas que atentan contra la autonomía de los pueblos del mundo.

Demandaron al presidente, Barack Obama, la derogación inmediata del decreto contra Venezuela en que declara a la nación suramericanacomo una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos.

Los partidos de izquierda de la región mesoamericana y caribeña miembros del Foro de Sao Paulo ratificaron su acompañamiento de manera firme y decidida al pueblo venezolano en su lucha.

Voces