El proyecto de las grandes transnacionales es el que encarna, utilizando el miedo y la incertidumbre de la gente, especialmente de las clases medias, en los proyectos de la derecha política que hoy levanta la cabeza en Europa y América Latina.

Donald Trump, prácticamente elevado a la categoría de candidato del Partido Republicano norteamericano; el Partido de la Libertad de Austria perdiendo las elecciones por un pelo; el inusitado avance del Frente Nacional, el partido de los Le Pen, en Francia; Brasil inerme ante la arremetida neoliberal que tiene al Congreso como punta de lanza política; Venezuela bajo asedio feroz. Hay un avance inusitado de la derecha en el mundo, que se apoya en el temor, la incertidumbre y la desconfianza.

En cada lugar los detonantes pueden der distintos, pero existen causas subyacentes comunes: una época teñida por el miedo a un futuro en el que llega a cuestionarse hasta la sobrevivencia de la especia humana en épocas no muy lejanas; un tiempo en el que el espacio cercano de la gente se llena de caras, colores de piel y costumbres distintas, y que les parecen amenazantes; un período en el que muchos se quedan sin un trabajo que les permita ganarse el sustento, y en el que cuando consiguen un empleo es precario, temporal, alejado de lo que quisieran; un momento de la historia en que el enfrentamiento armado y todas sus consecuencias sucede cerca o, a veces, en nuestra propia casa.

Una época, en suma, en la que muchas de las cosas que parecían naturales de pronto empiezan a cambiar o cambian radicalmente sin que dé tiempo a adaptarse.

Esa inestabilidad y desconfianza atiza la ambivalencia de las clases medias, las hace buscar asidero y parecen encontrarlo en lo que creen que apuesta por lo de siempre, por el estatus quo. Y eso es lo que les ofrece la derecha que las convierte en pasto fácil de proyectos que no son de ellos pero los utilizan.

Los proyectos son los del gran capital, los de las grandes corporaciones, los de los flujos que solo vemos retratados en los índices de las bolsas de valores que suben y bajan.

Son los que determinan lo que pasa, los que perfilan los contornos de nuestra época. Son, también, los que cada vez necesitan menos de nosotros, y que solo mantienen la parafernalia de la democracia y sus rituales porque deben tener cierto clima de tranquilidad para crecer y lucrar, aunque también lo hacen con la guerra y en medio de ella.

El proyecto de las grandes transnacionales es el que encarna, utilizando el miedo y la incertidumbre de la gente, especialmente de las clases medias, en los proyectos de la derecha política que hoy levanta la cabeza en Europa y América Latina.

Ha sabido capear el temporal que se abatió sobre ella, aprendió de los golpes recibidos, adoptó nuevas tácticas y estratégicas y, poniéndose con ellas nuevas caretas, salió a reconquistar el terreno en el que había cedido.

Ha dado un paso al frente.

Ha constituido una estrategia mundial que, si no está orquestada, lo parece. El gran titiritero apenas asoma cuando es necesario, pero usualmente actúa desde las sombras. Tiene un poco más de un siglo de estar forjando instituciones, estrategias, mecanismos y controles que le permiten urdir con paciencia el camino para lograr lo que desea y necesita.

El gran titiritero, el águila rapaz, el doble cara, el encantador de serpientes que da la mano sonriente en La Habana y en Saigón frente a los símbolos de la resistencia y la rebeldía, el Che en la Plaza de la Revolución, la bandera de la estrella solitaria en Viet Nam.

Nada es casual, todo se urde, todo se teje todo se imbrica.

Pobres de nosotros si no nos damos cuenta.

*Rafael Cuevas Molina. Escritor, filósofo, pintor, investigador y profesor universitario nacido en Guatemala. Ha publicado tres novelas y cuentos y poemas en revistas.
Es catedrático e investigador del Instituto de Estudios Latinoamericanos (Idela) de la Universidad de Costa Rica y presidente AUNA-Costa Rica.