La eliminación total de impuestos a la importación de los países de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú) va a tomar menos de 15 años, por lo que en 2030 prácticamente no se va a pagar ningún gravamen entre esos países, reconoció la Secretaría de Economía.

El subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, Francisco de Rosenzweig, aseguró que desde ayer entró en vigor el Protocolo Adicional al Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico, que es el “tratado comercial” entre esos países.

Por las ventajas comerciales se prevé un crecimiento en el intercambio de bienes entre esos países. En el caso de México, se espera un aumento de 12% anual a partir de la entrada en vigor de la iniciativa, explicó en entrevista con EL UNIVERSAL.

Aunque hay 42 países interesados en ingresar a la Alianza, en el mediano plazo el que más posibilidades tiene de adherirse es Nueva Zelanda, precisó.

A pesar de los problemas que enfrentó la Alianza del Pacífico (AP) para ser aprobada por los congresos de cada uno de los países (se firmó en junio de 2012 y fue hasta el 20 de julio de 2015 cuando entró en vigor), de Rosenzweig dijo que este acuerdo considera la visión de cuatro países que ven en la integración y el regionalismo las vías para fortalecer su posición en los flujos globales de comercio.

Con esta Alianza se visualiza una “nueva era de prosperidad en América Latina, concibiendo al libre comercio y la integración como piezas centrales para el desarrollo de sus sociedades”. Además de que México se posiciona y puede consolidar su liderazgo.

Además de que en México se integran acuerdos para el libre flujo del comercio, de bienes, de servicios, capitales y personas; por lo que se incluyen “reglas de comercio, claras y modernas que permitirán desarrollar nuevos modelos de integración comercial que detonarán nuevas oportunidades de comercio e inversión en la región”.

¿Cuál es el plazo para concretar la eliminación total de aranceles entre los cuatro países?

—El 1 de mayo inició la desgravación arancelaria inmediata de 92.1% del universo arancelario común. Es decir, los productos comunes entre los cuatro países tendrán 0% arancel o estarán libres de gravamen.

El 7.9% restante de los productos se va a desgravar para 2030, por lo que en menos de 15 años, el comercio intra-Alianza será libre de arancel.

¿Qué productos quedarán fuera del acuerdo de la Alianza?

—Es la iniciativa de mayor vanguardia y ambición que representa el primer esfuerzo del país, desde el Tratado de Libre Comercio de América del Norte por poner sobre la mesa de negociación, la liberalización plena del universo arancelario, con la excepción del azúcar, por virtud de la unión aduanera que el país tiene con Estados Unidos.

Aunado a la liberalización comercial, la Alianza privilegia insumos de la región para incentivar la integración productiva e invita a los demás países y regiones a impulsar una mayor apertura de sus economías.

¿De los países interesados en integrarse a la Alianza cuál sería de los primeros en lograrlo?

—La Alianza del Pacífico rompe paradigmas en América Latina, es un modelo que parte de una macroeconomía estable con vocación al libre comercio y que va más allá de un acuerdo comercial tradicional, y esto, le ganó la atención de 42 países como Panamá, Costa Rica, Uruguay, Canadá y Nueva Zelandia, que mostraron interés en ser parte de la iniciativa.

¿Cuál es el futuro que visualizan en la Alianza del Pacífico?

—Su consolidación y la adhesión de nuevos miembros, podría permitir, en el mediano y largo plazo, formar un frente común como bloque ante otras iniciativas comerciales.

¿Qué dará la Alianza a la región?

—Establece un modelo de crecimiento para los mercados emergentes de América Latina, enfocado en la integración económica pragmática, alejada de las corrientes e ideologías políticas que han dificultado esfuerzos previos de integración regional. Con ello, la Alianza del Pacífico envía la señal correcta a la región, de hacer del libre comercio una palanca de desarrollo mediante el impuso al crecimiento y competitividad.

Es una respuesta latinoamericana a las tendencias de comercio mundial caracterizadas por acuerdos mega regionales que están cambiando la dinámica y las reglas de operación del comercio del Siglo XXI.

El Universal