Mujeres y grupos originarios, claves para adaptación al cambio climático en los Andes tropicales

La inclusión de las mujeres y de los grupos originarios podría ser la clave para la implementación de una estrategia regional que permita la adaptación al cambio climático en los Andes tropicales, según un nuevo informe dado a conocer en la capital peruana.

La publicación Perspectivas de la adaptación al cambio climático en los Andes tropicales analiza la situación de las montañas de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Venezuela y alerta que a fines del siglo el área podría sufrir elevadas temperaturas a las cuales los seres humanos nunca se han enfrentado.

Los Andes tropicales son el hogar de muchas comunidades diversas, desde remotas aldeas agrícolas a grandes centros urbanos y capitales, como Mérida, Bogotá, Quito, Cusco, El Alto y La Paz.  Unas 60 millones de personas viven en al área entre 1.000 y 4.500 metros de altura.

El informe, publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), GRID-Arendal y el Consorcio para el Desarrollo Sostenible de la Ecorregión Andina (CONDESAN), señala que incluir el conocimiento tradicional en el diseño e implementación de las políticas sobre adaptación al cambio climático en zonas montañosas ha demostrado ser un éxito.

Las comunidades de los Andes han sufrido cambios ambientales desde hace 10,000 años, sus pobladores poseen experiencias que complementan las investigaciones y que pueden ser usadas para acciones de adaptación local, señala el informe.

Asimismo, el documento sostiene que las mujeres tienen un profundo conocimiento de su medio ambiente y están involucradas más directamente que los hombres en la gestión de los recursos naturales.

La publicación fue presentada durante una reunión de expertos de siete países andinos, quienes discutieron en Lima sobre los riesgos del cambio climático en los Andes.

El documento llama a adoptar una perspectiva de largo plazo que incluya la protección de los servicios ecosistémicos que proveen las montañas.  Recomienda abordar las amenazas que el cambio climático presenta para la gestión del agua, los suelos, la biodiversidad, la seguridad alimentaria y la salud. Los gobiernos también deben expandir sus medidas de prevención de desastres asociados con el cambio climático, así como compartir datos y mejorar los sistemas de monitoreo climático, señala el informe.

Esta publicación forma parte de una serie que incluye información sobre el Sur del Cáucaso y los Balcanes Occidentales, el Este de África, Asia Central, los Cárpatos, el Hindu Kush Himalaya y los Andes tropicales. Los informes aplican la misma metodología para todas las regiones, lo que facilita la comparación e intercambio de conocimiento entre países interesados en las cordilleras montañosas del mundo.

Conexión Cop