El presidente Mauricio Macri y su par de Paraguay, Horacio Cartes, avanzaron ayer en las negociaciones por un acuerdo definitivo que solucione las históricas diferencias desatadas en torno de una deuda que tiene Asunción con Buenos Aires por la construcción de la represa bilateral de Yacyretá.

Macri recibió a Cartes en la Casa Rosada en medio de las reuniones que mantuvo con empresarios y sindicalistas por la situación del empleo. Al parecer, Macri planteó a Cartes la necesidad de acordar en lo inmediato el monto de la deuda de Yacyretá que Paraguay sostiene que corresponde a la empresa binacional de la central eléctrica en el orden de los 6000 millones de dólares mientras que la Argentina reclama el pago de 16.000 millones de dólarespor los intereses acumulados. Asunción no toma como válido esos intereses porque considera que fueron pagados con producción de la represa. No obstante, anoche había intenciones de avanzar hacia un acuerdo.

Si bien no se dieron a conocer los detalles de un entendimiento se supo que había intención de ambos países de coincidir en una fórmula común para saldar cuanto antes el litigio. A su vez, Macri y Cartes dialogaron sobre la hidrovía que “es la ruta más importante que tenemos los dos países. El río Paraguay une cinco países y da competitividad a todos. En un mundo tan logístico, el río sigue siendo el flete más barato”, según había acotado Cartes.

Ambos presidentes también dialogaron sobre la situación de Venezuela, la crisis política desatada en Brasil y el eventual acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la UE.

Luego de la reunión con Cartes, Macri entregó las cartas credenciales de los nuevos embajadores de Paraguay, Nicaragua, Costa Rica y Grecia. Inmediatamente, ambos presidentes participaron de una función de gala en el Teatro Colón que se hizo a beneficio de los damnificados por el terremoto en Ecuador, en la que participó buena parte del gabinete nacional.

La Nación