En el Día del Maestro, miles de docentes salieron a protestar contra la reforma educativa en 10 ciudades de nueve estados, así como por la represión contra el movimiento magisterial que se opone a la evaluación docente, la reinstalación de trabajadores de la educación cesados y como parte de la huelga nacional que comenzaron este domingo.

Casi 15 mil profesores agremiados a la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca celebraron el 15 de mayo con una marcha sobre la carretera federal 190 Oaxaca-México, la cual concluyó en el zócalo, donde se instalaron en plantón.

En la zona del Istmo de Tehuantepec, padres de familia recolectaron firmas para apoyar a los maestros de la sección 22 que empezaron su jornada de lucha, en el contexto de la huelga nacional que se inició ayer.

En la escuela primaria Daniel C. Pineda, una de las más grandes de Juchitán, 90 por ciento de los padres, más de 700, respaldaron a los maestros a quienes dijeron que “si es necesario” resguardaran las instalaciones para no permitir el ingreso de las fuerzas federales.

El delegado sindical, Juan Carlos Martínez Sandoval, dijo que el apoyo de los paterfamilias “garantiza el respaldo para poder comenzar una jornada de lucha con más fuerza”.

En Morelia, Michoacán, integrantes de la CNTE tomaron las oficinas de la Secretaría de Educación del Estado (SEE) para anunciar el paro indefinido. Paralelamente se reunieron desde la noche del sábado en diferentes partes de la capital michoacana para trasladarse a la Ciudad de México donde participaron en la megamarcha de ayer.

La titular de la SEE Silvia Figueroa Zamudio dijo a medios locales que tal y como lo advirtió el titular de la Secretaría Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño, se aplicarán descuentos a los maestros que no acudan a las aulas, y de pasar más de tres días en paro se les despedirá.

En Chiapas, miles de integrantes de las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), estudiantes normalistas, padres de familias y grupos de la sociedad se unieron a la marcha en Tuxtla Gutiérrez.

Manuel de Jesús Mendoza, secretario general suplente de la sección 7, comentó que la Federación envió de 5 mil a 8 mil policías federales que ya están acuartelados desde la noche del sábado en hoteles de la periferia del municipio capitalino.

Advirtió que, “lejos de intimidarnos”, la presencia de las fuerzas federales “exacerba los ánimos de los compañeros y estamos listo para cualquier situación que se pueda dar”.

Las manifestaciones se repitieron en Morelos, con 500 participantes; Guerrero, con 200 miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (Ceteg); Chihuahua, 400 integrantes de las secciones 42 y octava del SNTE, así como de otras organizaciones, y Yucatán, con 300 adherentes de la CNTE.

En Sinaloa, unos 200 maestros provenientes de Ahome, Guasave y Salvador Alvarado protestaron durante la entrega de reconocimientos a miembros del SNTE. Una situación similar ocurrió en Jalisco, donde profesores cesados del Colegio de Bachilleres que mantienen un plantón desde abril pasado protestaron afuera del sitio donde se realizó la ceremonia oficial.

Adentro del recinto, en el que estuvo el gobernador Aristóteles Sandoval, entre otros, los profesores Moisés Guerrero y José de Jesús Castolo, al recibir su reconocimiento por 30 años de docencia se ubicaron frente al presídium con cartulinas para repudiar la reforma educativa.

El inmueble estuvo rodeado de vallas metálicas y custodiado por decenas de policías, elementos del Ejército y personal de seguridad, por lo que los manifestantes que llegaron sólo alcanzaron a exhibir sus pancartas de protesta.

La Jornada