Campañas negras: candidatos se dieron con la cubeta

En las campañas políticas que forman parte del proceso electoral para renovar 12 gubernaturas el próximo 5 de junio los candidatos no escatimaron en acusaciones ni economizaron insultos. Por el contrario, se esmeraron en denunciar a sus rivales por delitos de alto impacto y desafiaron la creatividad para ver quién decía la frase más ingeniosa que calara hondo en la dignidad de su adversario, aludiendo incluso a sus preferencias sexuales.

En el contexto de las campañas negras, las acusaciones de corrupción que algunos de los candidatos a gobernador en estos 60 días lanzaron en relación a la presunta opacidad de los patrimonios de sus oponentes fue lo de menos.

También hubo lenguaje soez, como en el caso de un spot de Gustavo Cárdenas, candidato de Movimiento Ciudadano al gobierno de Tamaulipas, en referencia al PRI y al PAN, a sus respectivos candidatos, Baltazar Hinojosa y Francisco Javier García Cabeza de Vaca, y al actual gobierno priista de esa entidad:

“…los del PRI tienen sumido al estado y a los municipios y los del PAN no cantan mal las rancheras, con estos cabrones vamos de mal en peor. Los candidatos del PRI y del PAN son delincuentes… quiero barrer la basura de los políticos que nos gobiernan, juntos los podemos sacar a la chingada…”

En todo caso, esas expresiones son peccata minuta para el anecdotario en un país acostumbrado a las maldiciones.

En cambio, las acusaciones de pertenecer a bandas del crimen organizado en su modalidad de narcotráfico o de pederastia son, a nivel mediático, expresiones que cobran dimensiones de escándalo y, en el plano legal, serían delitos constitutivos de cárcel. De lo contrario, serían difamaciones, otro delito.

Aunque no es el único candidato al que se le ha querido vincular con el narcotráfico, el de Francisco García Cabeza de Vaca es el caso más notorio en esta contienda electoral.

Desde antes de que en el PAN designaran al senador como candidato a la gubernatura de Tamaulipas, se le asoció con el narcotráfico.

En febrero pasado, un medio publicó que Héctor Crescencio de León Fonseca, alias El R3, identificado como operador del Cártel del Golfo, dijo a la Policía Federal que Francisco Javier García Cabeza de Vaca, entonces precandidato del PAN al gobierno de Tamaulipas, recibe dinero de ese grupo criminal.

La publicación señala que en una declaración formulada a los agentes de la Policía Federal que capturaron a De León el 7 de enero pasado en Altamira, Tamaulipas, El R3 dijo que su jefe, Marco Antonio Haro Rodríguez, El R2, le confesó que parte del dinero que recolectaban de diversas actividades criminales era entregada al senador con licencia.

Con esos y otros elementos el PRI presentó ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) una denuncia en contra de García Cabeza de Vaca por presuntos vínculos con la delincuencia.

En su denuncia, el PRI presentó una fotografía de una camioneta con hombres armados y el supuesto logo de campaña del panista, que resultó además truqueada, porque era de un hecho ocurrido en Michoacán, dos años atrás.

Hace unos días se conoció que en Zacatecas el PRI tiene listo un spot en donde alude que David Monreal, candidato de Morena a la gubernatura de ese estado, y sus hermanos tienen relación con el narcotráfico. Para ello se retomó información de 2009, cuando en una propiedad de los Monreal el Ejército hizo un decomiso de droga.

En el mensaje se escucha: “En el 2009, el Ejército Nacional decomisó 14 toneladas y media de mariguana en una propiedad de los hermanos Monreal, arrestando en el lugar a varios integrantes de Los Zetas”.

En Cancún, Felipe Eduardo Campos presentó una denuncia en contra de Carlos Joaquín González, candidato al gobierno de Quintana Roo, por PAN-PRD. En esa denuncia se liga a exsubsecretario de turismo con criminales.

Según la denuncia, Joaquín obtuvo dinero para su campaña de fondos dudosos, pertenecientes a mafias y se menciona de forma directa a Jamil Elías Hindi, operador financiero de la campaña del expriista y quien tendría conexión directa con esos grupos delincuenciales.

En el marco de este proceso, laboratorio para las elecciones presidenciales de 2018, la serie de acusaciones que los primos hermanos Héctor Yunes Landa, candidato del PRI, y Miguel Ángel Yunes Linares, del PAN-PRD, cruzaron en el primer debate en Veracruz tuvo impacto nacional.

“Mira Miguel, a ti que te gustan las fotos, a ver, te enseño ésta, mira si lo reconoces, es Jean Succar Kuri, el pederasta que está en la cárcel y con el que apareces en el libro Los Demonios del Edén de que hacías fiestas infantiles en tu yate en donde no había precisamente ni payasos ni piñatas, acuérdate que a ti te acusan de pederasta, además de corrupto”, le dijo Héctor Yunes a su adversario político.

Yunes Linares no se quedó con la espina. Y respondió, haciendo uso de un asunto de coyuntura, es decir, con el caso de la agresión sexual en contra de Daphne y la relación que Héctor Yunes tiene con el defensor de Los Porkys, los presuntos culpables del ataque a la menor.

“Tú, Héctor, sí eres protector de violadores, aquí está Édgar Cinta Pagola, tú compadre, coordinador de Alianza Generacional en Veracruz, defensor de los violadores de Daphne de Los Porkys, eso es ser cómplice, eso es andar tapando realidades”, dijo.

De todo un poco

Francisco Xavier Berganza, candidato del PAN al gobierno de Hidalgo, durante un debate (15 de mayo) le dijo al priista Omar Fayad: “Yo respeto las preferencias sexuales y religiosas de todo el mundo. Si eres homosexual lo voy a respetar. El problema es mentir”.

En Aguascalientes, uno de los 12 estados donde habrá cambio de gobierno estatal, Lorena Martínez, candidata del PRI, acusó al panista Martín Orozco de haber orquestado una campaña sucia en su contra y lo responsabilizó de haber filtrado un video de la priista en un viaje a Japón que se transmitió en tiempo de veda electoral. “Ir a Japón no es ningún delito, delitos son los que él tiene pendientes”, justificó Martínez.

José Rosas Aispuro, candidato del PAN-PRD a la gubernatura de Durango, acusó a su rival del PRI, Esteban Villegas Villarreal, de falsear su declaración patrimonial y sustraer recursos de la Secretaría de Salud estatal cuando la dirigió y de cobrar como médico especialista en la misma.

Como respuesta, Villegas lo acusó de mentir en su declaración patrimonial e hizo público que su rival tiene propiedades con valor de 24 millones de pesos que Rosas Aispuro no reportó y que estarían acreditadas a Elvira Barrantes, esposa del panista.

En Puebla, la candidata del PRI a la gubernatura, Blanca Alcalá, fue señalada de haber establecido una compañía constructora, meses después de haber dejado la alcaldía de Puebla, en asociación con un contratista al que su gobierno municipal le entró contratos por casi 13 millones de pesos.

Lorena Cuéllar, candidata del PRD a la gubernatura de Tlaxcala, denunció que desde mensajes de texto se había desplegado una campaña negra en su contra.

En esos supuestos mensajes se mencionaba que como senadora Lorena Cuéllar impulsó temas como el aborto gratuito, el matrimonio homosexual, las adopciones gay, la muerte asistida y la eutanasia.

La hacen negocio

La semana pasada este diario publicó que con motivo de las campañas electorales, senadores, diputados y dirigentes de partidos han sido visitados o llamados por una persona que les ofrece filtraciones políticas para atacar a sus oponentes.
De acuerdo con testimonios recabados por Excélsior, por 30 mil y hasta 100 mil pesos, dando un adelanto de cinco mil pesos, un hombre identificado como Carlos Alberto Benítez Cruz pretende vender audios, videos y fotografías de sus adversarios políticos.
Desde febrero, esta persona se presenta con identidades falsas en oficinas de políticos.
En algunas ocasiones los aborda como periodista, en otras dice que es policía federal, experto en campañas políticas, operador político e, incluso, asegura que es parte de un equipo que trabajó en el Cisen.
Diversos políticos se han expresado sobre la guerra sucia.

Se está dejando pésimo precedente: Ugalde

Se han cometido excesos inéditos en las campañas electorales, dice.

Luis Carlos Ugalde, quien fue presidente del IFE, aseguró que el desarrollo de las campañas “está dañando la convivencia política y dejando un pésimo precedente para 2018, porque si esto es lo que se hace ahora ya quiero ver lo que va a pasar en 2018”.

En entrevista sobre las campañas negras, sobre todo a partir de que Excélsior puso en evidencia la venta de material para la guerra sucia, sostuvo que las expresiones de los candidatos que buscarán puestos de elección popular en la última elección antes de la presidencial de 2018 “traspasaron los límites legales, políticos razonables e incluso límites morales”.

En opinión del director de Integralia, en lo que es el actual proceso electoral “se han cometido excesos inéditos en las campañas en México. Me parece que lo que habíamos visto en otros años no tiene nada que ver con lo que se está viendo ahora”.

Insistió en que las consecuencias que dejarán la s presentes campañas políticas “pueden ser muy delicadas: primero, heridas políticas; segundo, polarización política, y tercero, incluso la investigación de quién es responsable de filtrar esa información que se ha estado utilizando”.

Ugalde señaló que son serias las acusaciones que se han hecho los candidatos a las gubernaturas de Tamaulipas, Quintana Roo o Veracruz, sólo por mencionar tres ejemplos.

El daño

A pregunta expresa de si esta clase de campañas políticas dejarán un daño a la democracia, Luis Carlos Ugalde respondió:

“Si todas esas acusaciones son ciertas tiene una ventaja y una desventaja. Si es cierto, la ventaja es que se está informando del perfil de los candidatos, aunque el problema es que se usa la información de manera selectiva.

“Lo que están haciendo estas campañas negativas es demostrar que el Estado, los gobiernos de los estados, los gobiernos de todos los partidos usan la información cuando les conviene, y están obligados a perseguir el delito cuando se conoce que hay indicios; lo que hay aquí es un problema de impunidad de quienes debiendo perseguir un delito no lo hacen sino hasta que les conviene políticamente.”

“Hay responsables por omisión y se debe combatir legalmente y no lo van hacer los gobiernos ni los partidos”, añadió Ugalde.

“Hay desencanto democrático en la sociedad”

Exconsejero electoral dice que se está ante la degradación de la vida política.

El resultado de las campañas negras protagonizadas por los candidatos a los puestos de elección popular que estarán en juego el próximo domingo “es la degradación de la vida política y el desencanto democrático de la sociedad”, aseguró Mauricio Merino, investigador del CIDE.

El también exconsejero del IFE señaló que los “júniors de transición” –que para él son los políticos que no fueron protagonistas de la transición en México–, son quienes han metido a la democracia mexicana en un problema muy serio.

“Están actuando como si el proceso democrático resistiera cualquier cosa, como si resistiera la opacidad, esta secuencia de insultos interminables, de frases ingeniosas para lastimar al de enfrente, esta falta de información, falta de rendición de cuentas, con una impunidad absoluta.

“Sí estamos metidos en un problema muy serio y el desencanto del país por la democracia no es un asunto menor, no es trivial, es una de las condiciones básicas para que el país pueda salir adelante de sus muchísimos problemas, no estoy exagerando un ápice con lo que digo, es lo que estamos viendo todos los días”, dijo.

En su opinión, con las campañas negras, los partidos políticos y sus candidatos se están disputando clientelas, y se explica:

“Lo que veo es un uso excesivo de dinero en las campañas políticas, para todos los partidos políticos; veo que no se han quedado satisfechos con el financiamiento público, muy abundante que reciben y que es de suyo profundamente regresivo para la sociedad mexicana. Además, a todas luces, todos los partidos están echando mano de otros recursos.

“Veo que no están dando cuentas de esos recursos, de conformidad con las leyes que ellos mismos se dieron, el INE apenas dio un nuevo informe del reporte de gasto de campaña y 62 por ciento de los candidatos no ha reportado gastos, cuando ya casi concluyó; han burlado las reglas de fiscalización, no hay una relación plena de sus declaración patrimonial, aunque hay excepciones

“Tampoco –dijo Merino– se pueden conocer las biografías de los candidatos, su trayectoria, no están cumpliendo, prácticamente con ninguna de las condiciones mínimas que exigiría un contacto franco, abierto y honesto con los electores.

“En cambio lo que vemos es esta mecánica en la que se disputan la construcción de clientelas a través del uso de recursos públicos, a través del uso de los spots que pone el estado a su disposición y en este trabajo en el que todos han caído de hacerse de sus electores, tratando de arrancárselos al partido adversario, como si se tratara de un pleito de codazos y no de una presentación de proyectos y propuestas que de todas maneras van a tener que convivir, porque nadie se va a llevar todo; en este sistema político mexicano los partidos están obligados a convivir, quieran o no.”

Mencionó Merino que por eso no es casual que México esté entre los últimos lugares del continente, según las mediciones del latinobarómetro, en cuanto al aprecio que la sociedad tiene por su democracia y por sus partidos.
Excélsior