Cinco días después de ser desalojados de los alrededores de la Secretaría de Gobernación (Segob), los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) regresaron a la dependencia para instalar un plantón indefinido.

Alrededor de las 14:30 de la tarde de este miércoles 25 de mayo, los integrantes de la CNTE llegaron a la Segob; sin embargo, no fueron recibidos, puesto que trabajadores de la dependencia federal les indicaron que la Oficialía de Partes cerró antes.

No obstante, los maestros sí entregaron un pliego petitorio, luego de dialogar con Juan Jesús Aguilar Montejo, jefe de Departamento de Vinculación y Orientación de Gobernación.

“Podemos recibir su documento y se lo sellamos y se los regresamos, el sello ya lo traemos”, les dijo el funcionario.

“Recíbamos allá adentro”, le contestaron los líderes de los maestros, entre quienes estaba Rubén Núñez, de la sección 22, y Enrique Enríquez, de la Sección 9.

En respuesta, Aguilar Montejo les explicó que no se podía. “Esa es la indicación que traigo, se les sella su documento y aquí mismo se les entrega”, dijo, de acuerdo con un reporte del diario Reforma.

Luego de unos minutos, los líderes superaron la primera valla y avanzaron unos metros sobre la calle de Bucareli para después entregar su pliego petitorio, el cual fue sellado en la vía pública pasadas las 17:00 horas.

Tras la entrega del documento, Núñez anunció la instalación de un nuevo plantón.

“A nombre de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, a nombre de los integrantes de este movimiento nacional popular me permito instalar formalmente nuestro plantón nacional representativo de la CNTE”, expresó.
Los maestros se cierran las puertas

El secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, señaló que son los líderes de la CNTE quienes se están cerrando al diálogo, porque pretenden sentarse a conversar solo para burlar la ley o “tirar una reforma”.

Dejó claro que un número cada vez menor de profesores están en paro y “hoy la mayoría de las escuelas de los cuatro estados trabajan prácticamente de manera normal. En Guerrero es 100%, en Oaxaca igual y en Michoacán y Chiapas es más de 95%”.

El diálogo “siempre ha estado abierto, a partir del momento que ellos acepten la reforma educativa”, expuso Nuño Mayer, quien indicó que no tiene sentido continuar en una lucha cuyo objetivo es hacer presión a la autoridad para recuperar privilegios que han perdido.

Animal Político