Indígenas y campesinos de la comarca Ngäbe-Buglé anunciaron cierres de calles de forma indefinida para hoy, ante la imposición del proyecto hidroeléctrico Barro Blanco por parte del Gobierno.

La vía Interamericana será cerrada a la altura de la entrada del proyecto en el distrito de Tolé, provincia de Chiriquí, y aseguran que no será reabierta hasta que el Gobierno firme la cancelación de Barro Blanco, a cargo de la empresa Generadora del Istmo, S.A. (Genisa).

La hora que se ha programado para el cierre es a las 8:00 a.m. y aseguran que se darán otros cierres, de forma simultánea, en otros puntos en Veraguas, Bocas del Toro y Chiriquí.

Ricardo Miranda, del Movimiento 10 de Abril, manifestó que ya algunas áreas que eran habitadas por personas han sido inundadas, dejándolas sin un lugar donde vivir “solo por el egoísmo del presidente Juan Carlos Varela y su gabinete y sus propios intereses en el proyecto”.

Mientras, Nazael Serrano, dirigente de la juventud de la comarca, asegura que otros grupos, como el Suntracs, estudiantes ngäbes de la Unachi, Aeve y ambientalistas se sumarán a la lucha.

Según el testimonio de algunos indígenas, ya empiezan a sentirse estragos en sus tierras a causa del llenado del embalse.

Los indígenas dejaron claro su rechazo rotundo a Barro Blanco y señalaron al presidente Varela, al ministro de Gobierno, Milton Henríquez, y al director de la Asep, Roberto Meana, como únicos responsables de todo lo que ocurra por la lucha en Barro Blanco y las afectaciones a indígenas que se registren.

Crítica