Finalmente ayer, el Senado aprobó por unanimidad la conformación de una nueva comisión legislativa pero no con el cometido de investigar algo en particular sino con la finalidad de redactar leyes vinculadas a la evasión y a la defraudación fiscal.

El nombre del nuevo órgano de carácter especial será: “Para la prevención del fraude financiero, la defraudación y elusión fiscal, el lavado de activos y la transparencia global”.

Si bien el disparador de esta nueva comisión fueron los hechos divulgados en todo el mundo por los casos fiscales de los Papeles de Panamá, algunos legisladores entendieron que no era conveniente que ese órgano parlamentario llevara la palabra “Panamá” o “papeles” en su nomenclatura.

En los archivos de los Papeles de Panamá aparecen nombres de dirigentes políticos en actividad y otros retirados de la escena pública, empresarios, deportistas, familiares de legisladores y estudios de abogados locales.

La creación fue apoyada por la unanimidad de los senadores y mocionada por el colorado José Amorín Batlle, el nacionalista Álvaro Delgado, los frenteamplistas Rubén Martínez Huelmo, que fue además quien la propició hace dos semanas, Rafael Michelini y el Independiente Pablo Mieres. La Comisión especial estará integrada por siete miembros a designar a la brevedad y tendrá mayoría de integrantes del oficialismo (4 del FA y 3 de la oposición).

Pedro Bordaberry, senador del Partido Colorado cuyo nombre apareció en los Papeles de Panamá, insistió en sala con que no está vinculado a la apertura de sociedades anónimas de ultramar y propuso que, además de las empresas aparecidas en los “Panamá Papers” se investigue aquellas que han sido abiertas en los Estados de Delaware y Nevada, en Estados Unidos, donde se asegura que también existen condiciones fiscales para la evasión tributaria.

Bordaberry sostuvo que las jurisdicciones “más grandes de este tipo están en Estados Unidos, en Delaware o en Nevada. Por eso nos parece bueno incluirlo en la comisión especial”.

“Nueva develación”

El senador Martínez Huelmo, informante del nuevo órgano, advirtió que en este mes de mayo, el consorcio internacional de periodistas que divulgó la información de los Papeles de Panamá, “harán una nueva develación que obviamente será importante tener en cuenta para analizar en esta comisión”.

Si bien reconoció que los organismos rectores del sistema tributario como la DGI vienen trabajando en la materia, “creo que el Senado debe tratar este asunto” que calificó como “relevante”.

Para el senador fue “sorprendente” que Uruguay apareciera en los informes como el país desde donde más empresas offshore se compraron.

La comisión prevé la citación de actores y organismos de contralor en materia tributaria y “si se comprueba que hubo evasión fiscal, la comisión deberá estudiar qué normas han propiciado la evasión impositiva y analizar las modificaciones necesarias para perfeccionar la legislación”.

“Si hay personas ricas que aprovechando huecos en la legislación evaden los compromisos tributarios, los legisladores somos responsables de esos efectos porque es un clásico problema de legislación tributaria que afecta a la inmensa mayoría de la población”, reconoció.

“El Frente Amplio ha defendido el principio de que pague más el que tiene más, pero si los que tienen más se las ingenian para no pagar, entonces no hay principio que valga porque la inmensa mayoría debe hacer frente a esos no pagos afectándose los servicios sociales que tienen por derecho”, agregó.

La República