Este martes, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, señaló que el Gobierno reconoce que ha habido lentitud en el cumplimiento de algunos de los acuerdos pactados con el sector agrario. Por esta razón, Cristo anunció que varios funcionarios, incluyendo ministros, viajarán a las regiones donde las comunidades han solicitado el diálogo, en el marco del paro que se desarrolla desde este lunes.

Del mismo modo, el Ministro del Interior afirmó que los departamentos a los que se dirigirán los delegados del Gobierno serán Cauca, Chocó, Nariño, Boyacá y Meta, entre otros.

Este lunes, en el primer día de movilización de la Cumbre Agraria Campesina Étnica y Popular se unieron manifestantes de 16 departamentos.

Según cifras de la Policía, en total, se registraron 23 puntos de protesta en 20 municipios, en donde se movilizaron unas 4.600 personas. Sin embargo, los promotores del paro afirman que los manifestantes en vías nacionales llegaron a las 70.000 personas.

Los campesinos, que aseguran que el Gobierno ha incumplido los compromiso que se pactaron tras el gran paro nacional del 2013, se concentraron principalmente en Cauca, Antioquia, Boyacá, Casanare, Caquetá, Cesar, Chocó, Cundinamarca, Huila, Meta, Nariño, Quindío, Risaralda, Santander, Norte de Santander y Valle del Cauca. Esto, con el fin de exigir reformas en el uso de la tierra, la minería y los cultivos ilícitos.

Jimmy Moreno, vocero de la Cumbre Agraria, le aseguró a este diario que se espera que la movilización llegue este martes a algunas capitales. Y agregó que “será indefinida hasta que el Gobierno se siente con las comunidades y dé soluciones concretas a sus condiciones”.

Voluntad al diálogo

Moreno expresó que si bien las comunidades campesinas e indígenas “reconocen la voluntad del Gobierno al diálogo”, aseguran que la dificultad es que el Ejecutivo “no ha querido aceptar varias de las reformas estructurales que propone la cumbre”.

En medio de la manifestación, la situación más compleja de orden público se dio en el sector de La Delfina, en la vía que conduce de Cali a Buenaventura, en donde en la noche del domingo había unos 1.000 indígenas en manifestación. En el sitio murió Willington Quibarecama, quien hacía parte del paro. El ministro Cristo aseguró que el hecho fue producto de un accidente con una tractomula y negó que hubiera sido arrollado por una tanqueta del Esmad, como afirma la Organización Regional Indígena (Orivac).

Las autoridades también investigaban este lunes si una explosión que se registró a las 4 p.m. en el resguardo indígena Las Delicias, en zona rural de Santander de Quilichao (Cauca), está relacionada con la movilización. En el hecho resultaron heridas tres personas.

Uno de los puntos donde se mantiene una concentración es la vía que comunica a La Guajira con Cesar, donde hay represamientos de vehículos por la manifestación a la altura de los Resguardo Indígena de San Francisco, en el corregimiento de Papayal, en Barrancas.

Con la llegada al sitio de la gobernadora de La Guajira, Oneida Pinto, los manifestantes accedieron desbloquear la vía por espacio de 20 minutos, para descongestionar la zona, mientras adelantan una mesa de diálogo, en la que además participan los alcaldes de Hatonuevo y Barrancas.

También, unos 1.562 habitantes de las poblaciones indígenas sikuani se unieron al paro agrario nacional en Puerto Gaitán, al oriente del Meta.

El consejero mayor de la Asociación de Autoridades Indígenas Únuma, Antonio Rubio Yespes, que representa diez resguardos indígenas que agrupan a unos 17.800 habitantes de la etnia sikuani, aseguró que se unieron al paro nacional para reclamar los derechos especiales que el Estado suscribió hace dos años y que no han cumplido.

En ese municipio, los indígenas no han obstaculizado la movilidad y la protesta se mantiene en calma.

Mientras que en Sampués (Sucre), el cacique de la etnia Zenú, Ferney Hernández Santos, denunció atropellos por parte del Esmad, a quienes señalan de arrojarles gas pimienta en la concentración en el cabildo menor de Tierra Grata en el municipio de Chinú (Córdoba).

Mientras tanto, en el oriente del país, cerca de 5.000 campesinos procedentes del Magdalena Medio y Norte de Santander se concentraron en varias vías. Al sitio conocido como La Lizama, kilómetro 35 de la vía Barrancabermeja-Bucaramanga, llegaron 2.000 labriegos que viajaron desde el sur de Bolívar, Santander y el Catatumbo.

José Vidal, uno de los líderes de la protesta en la zona, indicó que a lo largo de la manifestación, las autoridades han dispuesto retenes en los que, según él, los obligan a descender de los buses para caminar hasta el sitio de reunión. La Policía lo negó y dijo que la protesta en la región ocurrió sin contratiempos.

Organizaciones sociales de Barrancabermeja anunciaron que desde el puerto petrolero apoyarán la manifestación. Y en la vía a Bogotá, en un sitio ubicado entre Socorro y Oiba, cerca de 1.000 campesinos del sur de Santander y occidente de Boyacá se instalaron en los extremos de la carretera.

En Antioquia, unas 800 personas, entre campesinos, afrodescendientes e indígenas, se unieron a la concentración en cuatro regiones: Bajo Cauca, Urabá, oriente y suroeste. Pese a algunos choques entre manifestantes y fuerza pública, no hubo bloqueos de vías.

El Tiempo


Un indígena muerto en las primeras protestas del paro agrario

Durante el desarrollo de las protestas indígenas en el departamento del Valle del Cauca, un indígena murió en enfrentamientos con la policía.

Según informó la Organización Nacional Indígena, Onic, el hombre que resultó muerto fue identificado como Willington Quibarecama Naquirucama, de 26 años y perteneciente al resguardo indígena Dachini, quien al parecer falleció por traumas cráneo encefálicos, al ser atropellado por una tanqueta del ESMAD, y caer a más de 20 metros de altura en el viaducto La Víbora.

En el mismo hecho, reporta la Onic, resultó herido de gravedad el indígena Manuel Jovel Dagua en el brazo izquierdo a la altura de la muñeca, y otros con problemas de salud por intoxicación de gases.

Los enfrentamientos entre las comunidades indígenas y la Policía fueron en el sector de La Delfina, en la vía que conecta a Buenaventura con el resto del país. Allí están concentrados desde la madrugada aproximadamente mil indígenas.

Según declaraciones coronel Marcelo Russi, comandante de la Policía de Buenaventura: “la información que se conoce hasta el momento es que unidades del CTI intentaron ingresar para hacer el levantamiento de la persona que ellos manifiestan que murió, pero los recibieron a piedras”.

Apuntó que este caso debe pasar a los entes responsables para adelantar una investigación, puesto que ellos afirman que Quibareacama presuntamente se habría caído de un puente y correspondería a un caso aislado.

A través de su cuenta en Twitter, la Organización reportó que cuatro indígenas habrían resultado heridos y cuatro más estarían desaparecidos durante la jornada de las mingas en el Cauca.

Sin embargo, las autoridades anunciaron que se encuentran preparados a nivel de operativos y controles para garantizar la seguridad durante las movilizaciones programadas en el marco del paro agrario nacional que se llevarán a cabo este lunes.

Los organizadores del paro iniciaron hoy la protesta puesto que consideran que las políticas del Gobierno no responden a la voluntad de los habitantes de las zonas rurales de conseguir “la paz con justicia social y ambiental”.

Los organizadores argumentan además que el Gobierno no les ha cumplido lo acordado en huelgas anteriores, como la de 2013, que paralizó las carreteras en buena parte del país.

Sin embargo, el Gobierno afirmó que, como muestra de su voluntad de diálogos, se instaló la Mesa Nacional, que hasta el momento ha realizado 18 reuniones plenarias.

En el resto del país

Varios grupos de personas que se unieron a la protesta intentaron cortar el tráfico en diferentes carreteras del país, lo que generó que hubiera enfrentamientos con la Policía.

Algunos de ellos interrumpieron temporalmente el tránsito en la vía que une la ciudad de Pitalito, en el departamento del Huila (sur), con Mocoa, capital del Putumayo.

Asimismo, pararon temporalmente la Ruta Nacional 19 que comienza en Cali y la Ruta del Sol, que comunica el interior del país con la Costa Atlántica, a la altura de Aguachica, departamento del Cesar.

Por su parte, el viceministro del Interior, Guillermo Rivera, dijo a Caracol Radio que el Gobierno cree “equivocada” la convocatoria de paro agrario.

Rivera destacó que en los últimos dos años el Gobierno ha negociado con los sectores campesinos y ha habido 75 reuniones con representantes regionales y 18 reuniones plenarias de la Mesa Nacional.

El Heraldo


Campesinos dicen que la protesta es “indefinida”

Comunidades campesinas e indígenas en el pais comenzaron ayer una protesta nacional e indefinida por supuestos “incumplimientos” del gobierno Juan Manuel Santos en acuerdos para mejorar las condiciones del campo, informaron sus organizadores, que también denunciaron la muerte de un manifestante.

“La protesta nacional agraria, indígena, campesina, étnica y popular ha iniciado y la hemos convocado a raíz del incumplimiento del gobierno nacional con los pueblos agrícolas y campesinos del país de los acuerdos negociados desde hace dos años”, dijo Luis Fernando Arias, vocero de la Cumbre Agraria, que convocó la manifestación.

“Este gobierno ha tenido voluntad de diálogo, pero nos hemos quedado en eso: solo hablar. Y además de los incumplimientos, tenemos otros reclamos como las afectaciones a las comunidades por la explotación minero-energética y las amenazas contra nuestros voceros y líderes”, explicó Arias.

Hace dos años, la Cumbre Agraria -que reúne a movimientos sociales de indígenas, campesinos, afrodescendientes y otros- protagonizó un fuerte paro nacional exigiendo mejoras para el sector agrícola, afectado por los Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados principalmente con Estados Unidos y Europa.

Según Arias, el gobierno de Santos ha incumplido un plan de inversiones en salud y desarrollo rural de comunidades indígenas y “la entrega de 80.000 millones de pesos (unos 26 millones de dólares) para compra de tierras, de los que solo se han entregado 16.000 millones (5,2 millones de dólares)”.

La movilización comenzó este lunes en comunidades de casi todos los departamentos de Colombia, con la salida de los manifestantes “desde los territorios hacia las grandes capitales”. La “proyección es que la protesta pacífica, con carácter indefinido, crezca en los próximos días”, dijo Arias.

En el departamento de Valle del Cauca, cuando un grupo de indígenas salía el domingo en la noche de su resguardo para dirigirse a los puntos de protesta, “un compañero indígena murió arrollado por una tanqueta cuando la movilización fue dispersada” por la policía, denunció Arias.

Sin embargo, el defensor del pueblo de la región, Carlos Hernán Rodríguez, dijo a periodistas que se constató que el vehículo involucrado en la muerte del indígena, identificado como Wilington Quibarecama, era particular y no policial.

“No se trató de una tanqueta del ESMAD sino de un vehículo particular (…), una tractomula (camión) de color blanco”. El vehículo “aceleró y la persona se arrojó a un precipicio” para evitar ser embestida, explicó.

– Convocatoria “injusta” -El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, informó que se estableció un puesto de mando unificado “para hacerle seguimiento a las movilizaciones en todo el país”.

Al finalizar la jornada, el director de la Policía Nacional, Jorge Nieto, dio un “balance positivo de la actividad”, salvo el accidente de la noche anterior, y dijo que hay “17 concentraciones en todo el país” de participantes en la manifestación campesina.

Más temprano, el viceministro del Interior, Guillermo Rivera, dijo a Caracol Radio que aunque la convocatoria campesina les parece “injusta”, garantizarán la protesta.

“Es injusta en la medida en que el gobierno ha hecho un gran esfuerzo por cumplir lo que se pactó hace un par de años cuando se dio el paro agrario de ese entonces”, dijo Rivera.

Según el viceministro, desde 2014 se han registrado “en promedio 1.100 horas de reuniones” con campesinos y “se han comprometido más de 250.000 millones de pesos (unos 82 millones de dólares) como resultado de esas negociaciones con la Cumbre Agraria”.

“Nos parece una equivocación haber convocado esta minga agraria en este momento que estamos ad portas de alcanzar un acuerdo que le ponga fin al conflicto armado” de más de medio siglo con las FARC, dijo además Rivera.

En respuesta, Arias dijo que “el movimiento indígena y popular respalda el proceso de paz, pero eso no significa que no reclamemos nuestros derechos”.

El líder indígena pidió también “mayor participación” de estos sectores en las conversaciones de paz que se adelantan en Cuba desde 2012.

El pais vive un conflicto armado de más de medio siglo, que ha involucrado a guerrillas, paramilitares, grupos narcotraficantes y fuerzas del Estado y deja ya 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,8 millones de desplazados.

Semana


Movilizaciones de campesinos e indígenas son injustificadas: MinInterior

Frente a las movilizaciones que han realizado en algunos departamentos del país integrantes de la Cumbre Agraria, Étnica y Campesina, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, aseguró que esta es “injustificada”.

Señaló que “desde hace dos años se ha estado en continuas reuniones con la cumbre agraria, en 18 oportunidades y hay un espacio permanente al diálogo”.

Cristo indicó que “es una movilización injustificada este Gobierno no requiere medidas de presión para dialogar sobre ciertos temas, especialmente en zonas donde la violencia ha frenado la presencia del estado pero dónde una vez se firme la paz habrá gran inversión social”.

En ese punto aseguró que “frente a las comunidades indígenas y movilizaciones que hemos visto hoy de indígenas resulta paradójico que estas movilizaciones se promuevan contra un Gobierno que ha expedido los decretos autonómicos para que manejen los recursos de transferencia en salud y educación”.

Resaltó que existe disposición al diálogo pero recordó que sí se han cumplido los compromisos firmados con la cumbre agraria.

“Hemos venido avanzando en las solicitudes, en suscripción de convenios, hay 250 mil millones de pesos comprometidos de los cuales hay 75 convenios suscritos en proyectos de desarrollo”.

“Hemos suscrito convenios con todos las cumbres agrarias porque nos interesa que estén fuertes para que sean socios del estado para la etapa del postconflicto” indicó.

Agregó que “se han identificado proyectos en infraestructura, educación y salud por un valor cercano a los 10 mil 500 millones de pesos”.

Cristo igualmente reveló que algunos sectores del campesinado e indígenas están preocupados con respecto al impacto que puedan tener los acuerdos de la Habana en esas regiones.

Razón por la que aseguró que “hemos venido dialogando con los negociadores del Gobierno y las Farc para que haya una reunión con indígenas, por lo que se espera que en dos días haya una fecha para tocar temas de cómo será la reinserción a la vida civil de indígenas guerrilleros”.

Finalmente hizo un llamado a los que se están movilizando, indicó que van a tener todas las garantías para su movilización y protección “pero no se va a tolerar que acudan a las vías de hecho, como daño en propiedad ajena o bloqueos en la vía”.

Frente a la muerte del indígena aseguró que se trató de un lamentablemente episodio y que presentó “una situación de confusión”.

Caracol