Los presidentes Enrique Peña Nieto y Barack Obama subrayaron la “positiva relación” entre México y Estados Unidos y establecieron que la mantendrán y fortalecerán durante sus respectivas administraciones.

Ayer los mandatarios de México y Estados Unidos hablaron por teléfono en torno a los temas de la agenda bilateral, de manera particular, según detalló la Presidencia de México en un comunicado, sobre cooperación en seguridad y justicia penal, crimen organizado y migración.

Se congratularon por la reciente nominación de embajadores en ambos países y reiteraron su disposición de encontrarse en junio próximo, junto con el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, en Ottawa, en el marco de la VIII Cumbre de Líderes de América del Norte.

La casa presidencial señaló que Obama expresó su reconocimiento a Peña por los cambios institucionales promovidos durante su gobierno, en particular el paquete de iniciativas de reformas enviado recientemente al Congreso, para poner al día la justicia cotidiana.

“El mandatario estadounidense también celebró la cooperación que ha habido entre ambos gobiernos en temas de seguridad y justicia penal. Asimismo, ambos mandatarios dialogaron sobre los retos hemisféricos que comparten México y Estados Unidos, incluyendo el combate al crimen organizado”, se informó.

Peña Nieto y su homólogo estadounidense expresaron la importancia de seguir velando por el bienestar de los menores migrantes no acompañados provenientes de Centroamérica.

El 3 de julio de 2012 Obama fue uno de los primeros líderes globales que felicitaron a Peña Nieto por su victoria en los comicios presidenciales.

Al año siguiente, el mandatario estadounidense visitó México, el 3 de mayo, y luego el 19 de febrero de 2014. Peña Nieto visitó a Obama el 6 de enero de 2015 y apenas el pasado 1 de abril en la Casa Blanca.

Se han reunido además durante cumbres globales y regionales como las de la Asamblea General de las Naciones Unidas, del G20 y G8, la Conferencia de Partes sobre Cambio Climático (COP) y la Alianza para Gobiernos Abiertos, entre otros.

El 3 de mayo de 2013, los presidentes de México y Estados Unidos acordaron realizar un enérgico impulso de la creación de empleos y promover en Centro y Sudamérica acciones conjuntas vinculadas al desarrollo de la región.

Determinaron impulsar la generación de fuentes laborales mediante el crecimiento económico sostenido, la protección de los derechos humanos, la equidad de género y la gobernabilidad democrática.

Ese día Peña Nieto y Obama subrayaron la importancia de la cooperación de México y Estados Unidos en asuntos internacionales, entre los cuales se encuentra la creación de puestos de trabajo a través de mayor desarrollo.

Como parte de sus más recientes acuerdos, asumieron un compromiso para trabajar de manera conjunta en Centroamérica y en el hemisferio y tomaron nota del memorándum de entendimiento sobre colaboración internacional firmado por la Agencia Mexicana de Cooperación para el Desarrollo y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

El Universal