Panamá cierra sus fronteras y promete cambiar ley migratoria

La frontera selvática colombo-panameña fue cerrada por decisión del Gobierno de Panamá.

La orden del presidente de la República, Juan Carlos Varela, será ‘temporal’ y es para impedir la entrada de más migrantes ilegales.

La medida se toma el mismo día que partió hacia México un grupo de cubanos varados en la frontera de Panamá con Costa Rica.

‘Ante la decisión de otros países de Centroamérica, específicamente Nicaragua y Costa Rica, hemos tomado la difícil decisión de cerrar la frontera con Colombia en el área de Puerto Obaldía y otros puntos fronterizos para evitar el paso de migrantes irregulares’, aseguró el mandatario.

El Gobierno inició ayer el traslado aéreo de cerca de 4 mil migrantes cubanos de Panamá hacia Ciudad Juárez en México, con el apoyo del Gobierno mexicano, ‘como solución excepcional, limitada y, por última ocasión’, para garantizar un tránsito ágil, ordenado y seguro de dichos emigrantes, con observancia del respeto a los derechos humanos.

El traslado de estos cubanos, se realizará durante varias semanas en vuelos diarios, cuyo costo es asumido por los emigrantes, quienes saldrán desde el aeropuerto de Tocumen hacia Ciudad Juárez, en la frontera de México con Estados Unidos.

‘Nos toca cerrar la frontera a este flujo irregular porque no podemos estar de una forma permanente enfrentando esto’, añadió el presidente Varela.

Los migrantes cubanos permanecen en albergues en la frontera tico-panameña a la espera de una decisión qu les permita continuar su viaje hacia Estados Unidos, después de que Costa Rica y Nicaragua les cerraran el paso por su territorio.

El mandatario también instó a Estados Unidos a cambiar su política migratoria, que estimula la migración de cubanos a ese país.

La migración irregular de cubanos que tratan de llegar a Estados Unidos a través de Centroamérica es ‘producto de las leyes de ese país, que incentivan ese tráfico, y al cual hacemos un llamado para que sean revisadas, evaluadas y cambiadas’

Germán Rubio, un ciudadano cubano varado, aseguró que el cierre de la frontera con Colombia ‘es una lástima’ porque detrás de ellos vienen otros compatriotas con el mismo sueño de llegar a los Estados Unidos.

El anuncio del cierre de la frontera vino con otros cambios en la política migratoria.

Después de la operación humanitaria con los cubanos –que durará de dos a tres semanas–, la política migratoria del país ‘va a cambiar’, aseguró el mandatario.

‘No permitiremos la permanencia de nadie que no tenga estatus migratorio legal… tendrán que formalizarse’, afirmó Varela, quien prometió actuar con firmeza en este tema.

El mandatario agregó que se firmarán decretos, que han sido estudiados desde hace más de un año, para permitir la ‘formalización por la vía correcta’.

El Colegio de Abogados, por medio de la Comisión de Derecho Migratorio, ha emplazado al Gobierno a definir la política migratoria.

Reclaman políticas y programas para ordenar la legislación al respecto.

La Estrella de Panamá


Colombia, preocupada por que el cierre de la frontera con Panamá conlleve problemas sociales en el país

Las autoridades de la región del Urabá han expresado este lunes su preocupación por el reciente cierre de la frontera ordenado por el presidente de Panamá en respuesta a la masiva llegada de inmigrantes cubanos que buscan llegar a Estados Unidos, medida que consideran que puede provocar problemas sociales en suelo colombiano.

Jasney Palacio, procuradora del municipio de Acandí, en la costa norte del departamento de Chocó, ha asegurado que en ningún momento se les informó de esta decisión desde el consulado colombiano en Puerto Obaldía (Panamá) y que desde que se ha decretado el cierre de la frontera, la vigilancia de las fuerzas de seguridad panameñas se ha incrementado.

En este contexto, la procuradora ha criticado que con esta medida, muchos de los emigrantes que se encuentran en la región no querrán dar la vuelta a sus lugares de origen, tal y como explica a la emisora colombiana Caracol Radio. En su lugar, ha explicado, esperarán en Acandí esperando poder continuar su viaje hacia Estados Unidos por alguna de las vías que existen en la zona del paso fronterizo.

Palacio ha advertido que Acandí no tiene recursos económicos suficientes para atender a los llegados y que los que tiene, en su mayoría, están embargados, por lo que han pedido a la Organización Internacional para las Migraciones y a la Autoridad Marítima Nacional que busquen una solución a este problema.

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, anunció este mismo lunes el cierre de la frontera con Colombia en respuesta a la masiva llegada de inmigrantes cubanos que suman meses de periplo regional para alcanzar suelo estadounidense.

“Hemos tomado la difícil decisión de cerrar nuestras fronteras con Colombia para enfrentar el paso de migrantes irregulares”, ha anunciado el dirigente panameño en su cuenta oficial de Twitter.

Varela ha explicado, durante un acto gubernamental, que en realidad el cierre fronterizo se hizo efectivo hace cuatro días, cuando dio la orden al director general del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront), Cristian Hayer.

El jefe de Estado ha esgrimido que Panamá “no tiene capacidad para ser parte de este tráfico todo el tiempo”. “No se va a permitir que ninguna persona que no tenga un estatus migratorio formal esté en el país”, ha sostenido, según informa ‘La Prensa’.

ACUERDO CON MÉXICO

Varela ha hecho este anuncio días después de que Panamá llegara a un acuerdo con México para evacuar cerca de la frontera con Estados Unidos a 3.500 inmigrantes cubanos que estaban varados en las lindes con Costa Rica desde diciembre.

Miles de cubanos abandonaron la isla el año pasado ante los intensos rumores que apuntaban a un cambio en la política migratoria de Estados Unidos que acabaría con los beneficios de los que goza esta comunidad respecto a otros extranjeros en el país.

El flujo incesante de cubanos llevó a varios países centroamericanos a cerrar sus fronteras para impedirles el paso, con lo que la mayoría se quedaron atrapados en las fronteras de Costa Rica, cuyo Gobierno ha reclamado desde entonces una solución concertada.

La Vanguardia