Países del Triángulo Norte urgen primer desembolso a EE.UU.

El gobierno de Barack Obama espera ver resultados paulatinos al comenzar a ejecutarse los más de $700 millones de dólares aprobados por el Congreso para impulsar el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras).

El mandatario estadounidense se unió a la reunión sostenida ayer entre los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de  El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, con el vicepresidente Joe Biden, para demostrar el alto interés en mantener el apoyo para este proyecto de cooperación regional en el Senado y la Cámara Baja que aprueban los fondos federales.

“Creo que ha sido una reunión muy provechosa y yo quisiera destacar la pertinencia en el sentido de que el mismo presidente Obama nos ha acompañado esta tarde por un buen rato, de igual manera el equipo del vicepresidente Biden y los principales asesores con el interés de que podamos tener resultados pronto, pero que al mismo tiempo esos resultados logren que el Congreso norteamericano aparte de este año los próximos y sucesivos fondos para el Plan Alianza para la Prosperidad”, comentó el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Por su parte el mandatario guatemalteco, Jimmy Morales, aseguró que en esta reunión no se han adquirido nuevos compromisos, sino más que seguir el cumplimiento de los planteados en el proyecto, el que tendría impacto en toda la región.

Ambos gobernantes atendieron a periodistas tras la reunión, mientras que Sánchez Cerén no quiso hablar ayer y prometió hacerlo mañana a través de su Canciller (ver detalles en nota aparte).

Uno de los proyectos a ejecutar es el combate a la corrupción, temas que genera duras críticas desde todos los estamentos de poder y centros de influencia en Washington, quienes señalan que este flagelo es uno de las principales detonantes del retraso y endémicos problemas de la región.

Los retos y compromisos

“Nosotros (Guatemala) vamos adelante del compromiso y lo estamos demostrando con resultados concretos; estamos luchando contra la corrupción y hemos ampliado la CICIG, en el caso de Honduras se inicia un proceso similar”, aseguró el presidente Morales en la conferencia de prensa ofrecida en conjunto con su homólogo de Honduras.

En días recientes el Comité de Relaciones Exteriores del Senado analizó los problemas y desafíos de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte. Ahí, especialistas citados señalaron que aún persiste la corrupción e impunidad como factores decisivos que minan el desarrollo, por lo que los objetivos del plan deben estar supeditados a erradicar estos problemas para generar un verdadero clima de prosperidad en los tres países a beneficiar.

Los presidentes de Honduras y Guatemala dejaron ver la rueda de reuniones que sirvió para revisar el recorrido que han hecho a partir de los compromisos adquiridos en la hoja de ruta del proyecto.

Esta iniciativa busca inyectar millonarios desembolsos para agilizar al sector productivo y propiciar empleo, mejorar infraestructura y motivar a los emprendedores para encaminarse en proyectos empresariales sostenibles.

Pero sobre todo, poner énfasis en combatir la inseguridad, que es una de las mayores preocupaciones de los habitantes del Triángulo Norte.

“Platicamos sobre el recorrido que cada uno de nuestros países lleva, a partir de una hoja de ruta que se planteó acá. También para ver que el desembolso de los fondos sea lo más pronto posible para poder aunar al esfuerzo que estamos haciendo los gobiernos de Centroamérica para poder alcanzar los objetivos que tienen que ver, entre varias cosas, disminuir la migración desde nuestros países”, afirmó el presidente Morales.

La administración Obama propuso este plan a mediados de 2014, luego que se generara la llamada “crisis humanitaria de los niños migrantes de Centroamérica”, cuando se abarrotaron los albergues fronterizos con grupos familiares y menores de edad no acompañados que dijeron huir de la inseguridad y la extrema pobreza de estos países.

Antes de llegar al complejo de la Casa Blanca, los tres mandatarios tuvieron un almuerzo con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, Luis Alberto Moreno, en donde se revisaron propuestas de financiamiento para apuntalar la donación estadounidense.

El BID sugiere abrir nuevas líneas de cooperación especial para minimizar los impactos de cambio climático en la región con la prevención de desastres. Según estudios de organismos internacionales,  Centroamérica es una de las regiones más vulnerables del mundo ante el fenómeno del calentamiento global.

El Salvador


Guatemala y Honduras invitaron a El Salvador a sumarse a unión aduanera

Los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales y de Honduras, Juan Orlando Hernández, esperan que El Salvador se adhiera pronto a la Unión Aduanera que han implementado estos dos países.

En una conferencia de prensa ofrecida este martes tras la reunión sostenida con el presidente estadounidense Barack Obama y su vicepresidente Joe Biden, afirmaron  que si El Salvador se une al proyecto se  agilizaría el movimiento de mercancías y contribuiría a cumplir las metas previstas por Estados Unidos.

“Hemos logrado afinar la unión aduanera (…) Guatemala y Honduras están dando pasos sumamente importantes, esperamos que El Salvador también se una pronto”, aseguró el presidente de Guatemala, Jimmy Morales.

La prioridad de la propuesta Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, gestada por la administración del presidente Barack Obama, es lograr que la región agilice el sector productivo y este genere más empleo y condiciones que minimicen las migraciones irregulares hacia Estados Unidos.

“Es más que evidente que estamos avanzando, son grandes los desafíos, no se van a resolver los problemas en el corto plazo, pero vamos avanzando”, dijo sobre estos puntos el presidente hondureño Juan Orlando Hernández.

El presidente de El Salvador. Salvador Sánchez Cerén, y su Canciller, Hugo Martínez, se abstuvieron de participar en la conferencia de prensa conjunta sin argumentar las razones de su ausencia. Desde la oficina de prensa de la embajada de El Salvador en Washington se hizo saber que habrá una oportunidad de hablar con el canciller Martínez el día jueves 5 de mayo, cuando el funcionario asista a un evento comunitario en la sede del consulado de El Salvador en esa ciudad.

El Salvador